El Ministro se pregunta por qué se le dio luz verde al proyecto de Reficar con apenas 21% de la ingeniería de detalle.

| 2/18/2016 12:00:00 AM

¿Qué planea el gobierno para enfrentar la crisis minero-energética?

La locomotora minero-energética pasa por los peores momentos de los últimos años. ¿Cuál es la agenda del Gobierno? Entrevista.

En poco más de un año y medio, la locomotora minero-energética se frenó. La caída de los precios de los commodities, su impacto en la industria y las finanzas públicas, y el Fenómeno del Niño han puesto en jaque al sector. ¿Cuál es la estrategia del Gobierno para enfrentar esta difícil coyuntura? Dinero entrevistó a Tomás González, ministro de Minas y Energía.

Frente al tema petrolero, ¿cómo atraer inversión en este momento?

Una de las cosas que se han hecho con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) es ayudar a que las compañías puedan mantener sus compromisos de inversión; por ejemplo, dando flexibilidad en algunos casos. También se miró si se podía hacer algo con las garantías para liberar caja y facilitar la actividad exploratoria. De igual forma, se evaluó la posibilidad de que la exploración que se iba a hacer en determinada zona se pudiera realizar en otras de mayor prospectividad. Se ha trabajado en adecuar los tiempos de los proyectos offshore para darles mayores plazos. Lo que falta es encontrar una manera de contratar más ágil y no tener que esperar a nuevas rondas.

¿Qué van a hacer en este sentido?

Se sacó a consulta la posibilidad de que los interesados puedan pedir un área directamente y hacer una oferta. Si alguien quiere hacer una contraoferta, lo podría hacer. Es algo así como el modelo de una alianza público-privada que se hace a través de acuerdos del consejo de la ANH.

¿Qué otros temas están en la agenda petrolera?

Otro tema importante es que se identificó una lista de más de 160 compañías para hacer una labor de promoción más agresiva y focalizada.

Este año se debe trabajar en los modelos de sísmica multicliente que no estaban en el país. Esto tiene una ventaja y es que no se depende de los recursos de la ANH sino que las firmas que hacen sísmica pueden invertir, vender y recuperar la inversión.

¿Y en lo tributario?

Un aspecto para analizar es que la renta petrolera tiene un carácter regresivo, lo que indica que el porcentaje que se lleva el Gobierno es más alto cuando el precio es más bajo y viceversa. Una reforma estructural que el país tiene que pensar es cambiarle la pendiente a esa curva. También estamos buscando incentivos. Pueden ser unos bonos que tuvieran unos descuentos tributarios más adelante y pudieran ser vendidos en el mercado ahora.

¿Y las rondas petroleras?

La idea es no deshacerse del mecanismo de rondas, porque ofrece ventajas, pero en este momento estamos dedicados a mirar el tema de los accesos permanentes a las áreas. Sin embargo, no se descartan las rondas. Este es un momento en el que se tiene que ser más agradecido con el carbón y el petróleo. En un solo año, con lo que generaba el petróleo se pagaba toda la educación pública. Con lo que se generó en cuatro años con el petróleo se hace dos veces el programa de 4G.

A propósito del Fenómeno de El Niño, ¿en cuánto están los embalses?

En 49,05%. Lo cierto es que las medidas que se tomaron han servido para subir la generación térmica en casi 30%, la demanda se ha comportado mejor y esto deja algo de tranquilidad. Cuando se anunciaron las medidas se dijo que se esperaba que el aumento en el costo fuera entre $6 y $7 por kilovatio. Eso era lo que daban los casi $390 para el estrato 1 y casi $3.000 para el estrato 6. En la práctica, hoy es $0,84, lo que muestra que está costando mucho menos de lo que se esperaba. No ha habido ni una sola térmica que no haya entregado energía en el último mes.

¿Han pensado en ajustes en materia regulatoria, como el cargo por confiabilidad o el precio de escasez?

Sería absurdo pensar que no hay que hacer cambios porque siempre los Niños ponen el sistema en máximo estrés. Es claro que el país tiene que tener más generación con combustibles que generan más confiabilidad y competitividad, y uno de ellos es el carbón. Se tienen que revisar los mecanismos de cálculo del precio de escasez, es importante mirar la sustitución de combustibles y asegurarse de que los mecanismos, que son tan de uso común en el sector financiero, se puedan meter más fuerte en este sector. Es clave tener un mercado intradiario en el que se puedan hacer transacciones rápidas y que permita un mejor manejo del riesgo y ser más eficientes.

¿Van a hacer subastas este año?

Creo que sí. El plan de expansión muestra que se tendría déficit de demanda a finales de 2021; entonces, necesitamos hacerlo y, si se requiere algo de sustitución, también se debe hacer.

¿Cuáles serán las características de esas subastas?

En la Upme hay por lo menos 150 proyectos registrados. De esta cifra, tres cuartas partes son renovables, la mayoría de agua y hay 18% que son proyectos eólicos. Por ejemplo, en el plan de expansión se contempla una gran línea que cuesta US$700 millones para la Guajira. El objetivo es sacarla de ese departamento e integrarla al sistema nacional e incluso llevarla hasta Antioquia. Hay interés de empresas multinacionales por montar proyectos eólicos de gran escala en la Guajira que podrían sumar hasta 3.000 megas, eso es 20% de la capacidad de generación actual. Esto ayudará a que la matriz energética en el país sea diferente.

¿Cuál es la señal para las térmicas que funcionan con gas?

Los líquidos tienen un rol que jugar en la matriz. No se pueden satanizar las cosas. Los líquidos dan muy buena confiabilidad y si no fuera por ellos estaríamos muertos. Termocandelaria es una central muy confiable que funciona con líquidos, se prende fácilmente, pero hacia adelante se va a tener que pensar en cuál va a ser la forma de asignación del cargo, que permita que los proyectos que tengan esas características sean más competitivos.

“Peso que no esté justificado lo tienen que devolver”

¿Cuál es la percepción que tiene el Gobierno de lo que pasó en Reficar?

La pregunta es si la cifra de los sobrecostos (US$4.000 millones) es correcta. Yo creo que no, por varias razones. Hay que tener en cuenta tres elementos de la planeación del proyecto. El primero es que la luz verde se le dio al proyecto con el 21% de la ingeniería de detalle y este porcentaje da un margen de imprecisión muy alto.

Segundo, la empresa que contrataron nunca había construido una refinería y se le entregó un presupuesto US$3.777 millones y, tercero, se usó una modalidad contractual de gastos reembolsables o de libro abierto. Entonces, si se mira la diferencia de los US$4.000 millones se explica porque hay una parte que no se sabía cuánto era, se requirió personal adicional, hubo alcances adicionales de la obra, además de otros fenómenos como la huelga que costó alrededor de US$500 millones y hay otra parte que indudablemente sí es de sobrecostos.

Ahora hay unas reclamaciones en curso. ¿Por qué se inició con 21% en ingeniería de detalle?Creo que, así como hay preguntas muy legítimas para este gobierno y para esta administración de Ecopetrol y Reficar, también hay que hacérselas a la administración anterior.

¿Por qué con el 21% y por qué con una compañía que nunca había hecho una refinería? Todo el mundo debe responder por las decisiones que toma.¿Cuánto vale la reclamación?Hay un trabajo detallado de contabilidad para la reclamación, pero no lo puedo decir. Ahí está el proceso legal y peso que no esté justificado, peso que nos tienen que devolver.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.