| 2/2/2017 12:00:00 AM

Incertidumbre en el comercio exterior por reglamentación aduanera

Primero alabado y ahora criticado. Así es la situación del nuevo Estatuto Aduanero, promulgado en marzo del año pasado y que hoy está en el centro de una discusión nacional por cuenta de los problemas que su aplicación les ha generado a empresarios y usuarios del comercio exterior.

Si bien su expedición fue bien recibida y en su redacción y revisión participaron activamente funcionarios del sector público y líderes del sector privado, las fallas han comenzado a aparecer en los cerca de diez meses que lleva en vigencia. Tres temas son el centro de la preocupación de los usuarios: la reglamentación escalonada de algunas de sus normas, los errores en un par de decretos reglamentarios expedidos en el segundo semestre del año pasado y la falta de certeza sobre cuándo y cómo operará el nuevo sistema informático, considerado la columna vertebral. ¿Por qué la realidad está superando lo acordado en el papel?

El primer tema que ha provocado críticas tiene que ver con los plazos para reglamentar la norma. Nicolás Potdevin Stein, asociado senior de Gómez-Pinzón Zuleta Abogados, asegura que la entrada en vigencia escalonada “ha demostrado ser un mecanismo poco técnico desde el punto de vista jurídico. Además, en la práctica se han generado múltiples interpretaciones acerca de la aplicación de las normas de la nueva regulación, así como de la vigencia de las que consagra o consagraba el Decreto 2685, entre otras”.

Le podría interesar: Las 5 claves del nuevo estatuto aduanero

Miguel Ángel Espinosa, presidente de Fitac –el gremio de agentes logísticos en comercio exterior–, reconoce que el entusiasmo que generó la expedición del Estatuto Aduanero se ha venido empañando un poco por la reglamentación e implementación de la norma. “Aunque uno de los artículos más importantes tiene que ver con la entrada en vigencia escalonada del decreto 390, esto se ha vuelto para toda la cadena logística de comercio exterior un dolor de cabeza”, asegura.

Tal como se pactó, el primer grupo de normas que entró en vigencia dos semanas después de sancionado el Estatuto tiene que ver con clasificación arancelaria, origen, centros de distribución, resoluciones anticipadas y todo lo relacionado con control y fiscalización, entre otros. Un segundo paquete de normas debe entrar en vigencia a finales de marzo y ya fue colgado en la página de la Dian para discusión, y en una tercera etapa deberá quedar listo el sistema informático, previsto para marzo de 2018.

Pero, pasado un año, menos de 25% de la normatividad está en vigencia. Juan David Barbosa, socio del área de Aduanas y Comercio Exterior de Posse Herrera Ruiz, asegura que “el grueso todavía está por entrar en vigencia, supeditado a los sistemas y, por ende, todavía el tema sancionatorio no está vigente. Por ahora los plazos se van cumpliendo, pero en virtud de lo que lamentablemente se viene dando con distintas resoluciones, que incluso se modifican unas a otras, se genera incertidumbre”.

Foto: Juan David Barbosa, Socio de Aduanas y Comercio en Posse Herrera Ruiz; Miguel Ángel Espinosa, presidente de Fitac y Nicolás Potdevin, Asociado de Gómez-Pinzón Zuleta

De hecho, este experto cree que hay cierta inseguridad jurídica, porque tanto los usuarios de aduanas como los propios funcionarios de la Dian, en las seccionales, tienen dudas sobre qué normas aplicar, si las del anterior o las del nuevo Estatuto. “Por ejemplo, en el tema del Operador Autorizado (OAS), que ya está vigente, sigue la inquietud en cuanto a cómo se tramita el mismo, según nos lo comentó un cliente hace unos días”, explica.

Manejar en la práctica dos Estatutos de forma paralela es quizás uno de los temas que más incertidumbre genera, pues en el caso de las aprehensiones hay un alto grado de confusión, coinciden en señalar los operadores de comercio exterior.

También los errores en la reglamentación expedida han provocado una fuerte reacción. Aunque el segundo paquete de normas entrará en vigencia en marzo próximo, los empresarios sugieren recoger allí las correcciones a estos.

Lea también: Cambios que se implementarán en el Estatuto Aduanero colombiano

Para Potdevin, uno de los errores más protuberantes fue la expedición de la Circular 003, de marzo 22 del año pasado, pues “legisló al modificar el decreto 390. Es bien sabido que una circular de la Dian no puede modificar un decreto, no puede legislar”. A esto se suma que en otros hay normas citadas de manera errónea, o que dan órdenes contrarias a las expedidas previamente.

La plataforma

El tema informático es el mayor motivo de críticas. Aunque hasta el año pasado se contemplaba la adquisición de la plataforma informática al gobierno coreano, a la Unctad o a Uruguay, el Gobierno evaluó temas fiscales y operativos y optó por hacer un desarrollo propio, actualizando y fortaleciendo sus sistemas, que ahora complementarán la información tributaria del Muisca con la aduanera.

Esta decisión tiene tanto de bueno como de malo porque, explica Espinosa, “desafortunadamente el sistema informático de la Dian en el pasado ha mostrado su vulnerabilidad”.

De hecho, existe temor de que esta caja informática no esté saneada de vicios del pasado y blindada para las funciones que le añadirán, pues incluso un exdirector de la Dian reveló que en el pasado existía un sistema para ‘comprar levantes automáticos’, a través de una línea telefónica por medio de la cual se acordaba el pago de dinero para ‘borrar’ infracciones.

La Dian ha dicho que va a robustecer el equipo informático, el cual trabaja de la mano de la subdirección de comercio exterior, la entidad delegada por la Unidad de Gestión de Aduanas, que tendrá un plazo para adoptar los cambios a más tardar en marzo de 2018, cuando todos los sistemas deberán estar totalmente alineados.

Aunque la regulación aduanera es robusta, para Potdevin “no tenemos un sistema informático que sea capaz de dar aplicación a la misma, en otras palabras y con el debido respeto, nos preguntamos si en materia aduanera continuamos siendo demasiado ‘Muiscas’. ¿Por qué el gobierno nacional no realiza una inversión seria en un buen sistema informático aduanero? Definitivamente, si se continúa con la idea de ‘modernizar’ nuestro sistema Muisca, se perderá tiempo y, lo peor, se generarán reformas de un decreto que aún no ha entrado en vigencia en su totalidad y todo en perjuicio del comercio exterior colombiano”, asegura el experto.

Barbosa dice que lo bueno del nuevo Estatuto Aduanero es que “fortalece el régimen, aclara conceptos y genera confianza en el negocio. Lo malo, el extenso régimen sancionatorio –no vigente aún– que, si bien con adecuados controles se puede manejar, en todo caso sí genera desgaste para los usuarios”. Finalmente, considera que lo feo es que habrá que esperar hasta 2018 para saber si operativamente queda listo el Estatuto Aduanero.

Recomendado: Colombia estrena hoy su nuevo Estatuto Aduanero

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.