| 10/31/2014 10:15:00 AM

La alternativa verde

Antonio Navarro, Senador.

En vez de un impuesto antitécnico como el de la riqueza, el senador Antonio Navarro y su partido, la Alianza Verde, proponen gravar los dividendos. Se recaudarían hasta $3,5 billones. El Gobierno ya conoce la propuesta.

El senador nariñense Antonio Navarro Wolf y su partido, la Alianza Verde, les presentaron al presidente de la República, Juan Manuel Santos, y a su ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, la primera contrapropuesta tributaria.

“Si el Gobierno está planteando impuestos progresivos hay que apoyarlo. Si se ha aguantado la tentación de aumentar el IVA hay que apoyarlo”, explica el Senador. Por esta razón, la propuesta de la Alianza Verde apunta a moderar e incluso eliminar el controvertido impuesto a la riqueza, que ha generado rechazo en muchos sectores por antitécnico.

Los ‘Verdes’ proponen el “Impuesto a los dividendos y las participaciones” (IDP), que sería cobrado tanto a personas naturales como jurídicas que reciban giro de utilidades de las empresas.

Sin embargo, no se aplicaría una tarifa plana, sino progresiva, en función de la cantidad de dividendos que reciba cada contribuyente. Navarro señala que la norma establecería una tabla que gravaría el giro de dividendos o participaciones por encima de los $41 millones aproximadamente. Esta tabla, más o menos coincide con la del Impuesto Mínimo Alternativo (Iman) que se les aplica a las personas naturales en el impuesto de renta. Así, la tarifa del impuesto va aumentando junto con el valor de los dividendos girados. De esta forma termina pagando más el que más plata recibe como resultado de las utilidades de las empresas de las que es dueño.

“La idea es que pasemos de gravar las empresas a gravar a los dueños de las empresas”, agrega Navarro.

Según el Senador, miembro de la comisión Tercera del Senado de la República, fueron estudiadas 5.400 compañías en las bases de datos de la Superintendencia de Sociedades y la Superintendencia Financiera.

Como el impuesto a los dividendos será cobrado también a las empresas que reciban giro de utilidades de otras compañías, es necesario establecer una medida para evitar la doble tributación. Según Navarro, la propuesta establece un mecanismo parecido al que se aplica en el IVA, pues las empresas pueden descontar el gravamen que hayan pagado en el proceso de producción por la compra de materias primas y bienes intermedios.

En el caso de los dividendos, el contribuyente que los reciba y pague impuestos podrá descontar en su declaración los pagos que haya hecho previamente.

De acuerdo con Navarro, las cuentas preliminares señalan que habría un posible recaudo de $4,8 billones. Pero, con una tasa razonable, podría ir entre $3 billones y $3,5 billones.

“Sería la mitad del recaudo esperado por el impuesto al patrimonio, lo que daría para que se redujera a la mitad el impacto de un impuesto que ha sido catalogado de antitécnico”, añade Navarro.

De otra parte, el impuesto a los dividendos sería realmente un impuesto nuevo, lo que haría que no se le aplicara ninguna de las exenciones vigentes a través de contratos de estabilidad.

Los Verdes propondrán otras alternativas, como aplicar una tasa de uso del agua o rediseñar el estatuto tributario departamental para reemplazar la gran cantidad de estampillas que hay con un impuesto de timbre departamental.

Oficialmente, la discusión en torno de la reforma tributaria no ha empezado en el Congreso. Todo parece indicar que el debate va a estar como para alquilar balcón. Navarro y los Verdes pegaron primero.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.