| 7/26/2013 3:00:00 PM

¿Hasta cuándo?

El mercado de valores sigue a la espera de medidas para evitar que se repitan casos como el de InterBolsa. En el segundo semestre se conocerán estas normas.

Tras nueve meses de la quiebra de la comisionista de bolsa más grande del mercado, InterBolsa, el país está ansioso de conocer no solo las determinaciones de la justicia sobre los culpables de esta debacle financiera, sino las medidas por parte de las autoridades del sector para evitar que hechos como este vuelvan a repetirse.

Muchos expertos consideran que InterBolsa y otros escándalos financieros recientes como los de Proyectar Valores, de la comisionista Torres Cortés o Factor Group, entre otros, se facilitaron ante los grandes vacíos legales y la lentitud con que avanza la regulación financiera en Colombia.

Por esto reclaman más y mejores normas para evitar que hechos como el sobreapalancamiento con repos de Fabricato, el abuso de la figura de corresponsalía –que se hizo en el Fondo Premium–, la falta de control sobre las holdings financieras y operaciones entre vinculados, entre otras prácticas que se han identificado, se presenten nuevamente.

También hay quienes se preguntan qué pasó con la Unidad Especializada en Regulación Financiera que se creó en la última reforma al Estado. Y consideran que todo lo sucedido con el decreto de rentabilidad mínima de los fondos de pensiones es una muestra de la improvisación que existe hoy en materia de normatividad financiera. Por eso, la pregunta de fondo es ¿qué pasa con la regulación financiera?

Según David Salamanca, director de Regulación Financiera del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, la regulación no puede prevenir todo tipo de conductas y menos cuando la gente incurre en actividades delincuenciales e, incluso, hay dolo. “No quiero desestimar las preocupaciones de la industria pues hay muchas cosas que se pueden pulir de la regulación y es en lo que estamos trabajando. Pero, si alguien quiere salirse de las reglas, no importa el castillo de normas que se invente, pues si me excedo esto va a afectar el desarrollo del mercado. Hay que buscar el equilibrio”, señaló. Lo clave, asegura, es que haya sanciones fuertes contra la gente que está yéndose por fuera de la ley.

Lo que viene

Salamanca, un economista de 33 años con más de diez años de experiencia en regulación financiera, asegura que la agenda regulatoria responde a los hechos que se han presentado. Sin embargo, a la hora de escribir los decretos y las resoluciones, será necesario mirar a largo plazo.

El funcionario anuncia un semestre bastante movido en temas de nueva regulación financiera: mayores exigencias de capital para las comisionistas, mayores controles sobre operaciones repos, una ley de conglomerados y la implantación de la figura del custodio, entre otros cambios.

En materia de repos, por ejemplo, afirma que en un mes se tendrá un borrador más depurado del decreto sobre el tema donde todos los límites que antes estaban determinados por la Bolsa de Valores de Colombia BVC “se pasarán a un nivel normativo superior para evitar los conflictos de interés que se estaban presentado y cobijar otros sistemas de negociación y operaciones”. Además, se buscará que este tema tenga la revisión de un experto que ha participado en todas las discusiones del Financial Stability World (FSW), del G20.

Pero también viene toda la revisión de los estándares de capital y solvencia para administradores de recursos de terceros, como Sociedades Comisionistas, Fiduciarias y Sociedades Administradoras de Inversión (SAI). Se les exigirá más capital para todas las operaciones que ellos hacen contra su patrimonio, incluyendo los repos.

Por último, están buscando sanciones para los que incumplen en el mercado de valores. Por ejemplo, haciendo que el incumplimiento de un repo se tenga que reportar en las centrales de riesgo crediticio pues son operaciones muy grandes y no honrarlas es tan grave como dejar de pagar un crédito.

Otro tema que se va a reglamentar en el segundo semestre son los contratos de corresponsalía. “Queremos hacer una definición más clara de las responsabilidades para que el inversionista tenga claros los riesgos en que incurre, sea claro el nivel de asesoría que debe prestarse y la responsabilidad del intermediario, y hasta qué tipo de información debe entregarse y qué papeles firmarse”.

Esta figura que ofrece productos en el exterior pone en cabeza del inversionista un rol mucho más activo y este tiene que asumir sus responsabilidades.

"Por otra parte, estamos preparando un proyecto de ley de conglomerados para darle facultades a la Superintendencia Financiera de tener la supervisión de los holdings de los conglomerados financieros. Por ejemplo, para evitar lo que sucedió con InterBolsa, donde la Superintendencia vigilaba la comisionista y la SAI pero no sabía qué pasaba con la holding y el resto del grupo".

Este proyecto –que se presentará durante esta legislatura– también busca que la Superfinanciera tenga mayor fortaleza y autonomía, por ejemplo, con periodos fijos para el Superintendente.

Y, respecto al Autorregulador del Mercado de Valores (AMV), que recibió fuertes críticas por los gigantescos conflictos de interés que maneja, hay una consultoría contratada por el propio autorregulador que busca definir cómo se reforma el tema de Gobierno Corporativo en esta entidad.

El custodio

Sin embargo, uno de los cambios más profundos que se darán es la figura del custodio. En el decreto de Fondos de Inversión Colectiva que salió para comentarios hace un mes, se introduce esta figura internacional. Se trata de una entidad independiente del administrador, que se encarga de vigilar y salvaguardar los valores de un fondo de inversión colectiva.

El objetivo es lograr la especialización de la industria, atraer nuevos jugadores y blindar los recursos de los fondos de inversión colectiva y evitar que se utilicen para la operación propia de la firma o cubrir otros de sus clientes, como sucedió con la triangulación de recursos de la Clínica La Candelaria.

“Además, tenemos el proyecto de decreto de segundo mercado que busca facilitar una canal de acceso para nuevos emisores, la convergencia a normas internacionales de contabilidad para que existan mayores estándares de revelación de información y el decreto de libranzas que debería estar andando en diciembre, entre otros temas”, asegura Salamanca.

Sin duda, una gran cantidad de asuntos para un departamento que no tiene más de una docena de personas. “Estamos en las últimas etapas con función pública y presupuesto para la aprobación de la planta y su viabilidad presupuestal. La nueva unidad debería crearse en aproximadamente dos meses y debería duplicar o triplicar la capacidad de actual de la dirección”, agrega el joven funcionario.

Por último, respecto al tema de rentabilidad mínima, afirma que hay un consenso en que el cambio debe hacerse de cara a la nueva concentración de la industria y el sesgo que existe hacia activos locales. “Sin embargo, nos agarró la turbulencia internacional y no creímos oportuno dar esta discusión en este momento. No hubo improvisación pues muchos de estos temas ya se habían discutido con el Fonpet”, señaló Salamanca.

Sin embargo, son muchos los actores que creen que el Gobierno improvisó y que, además, se sigue demorando en estos temas clave para impedir nuevos casos como el de InterBolsa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?