| 7/26/2013 11:00:00 AM

Hagámonos pasito...

Tras el reencuentro de Maduro y Santos, ahora viene una reunión ministerial en la primera semana de agosto que será vital para el futuro de los negocios entre ambos países.

La reconciliación entre los presidentes de Colombia y Venezuela, tras la reunión del pasado lunes 22 de julio en Puerto Ayacucho, revivió la esperanza de los empresarios binacionales por despejar el panorama de los negocios.

El relanzamiento de la relación por parte de los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro al final del encuentro generó optimismo en el empresariado, que ve con buenos ojos la selección de tres temas claves: comercio, energía y seguridad.

Para la presidente de la Cámara Colombo-Venezolana, Magdalena Pardo, la reunión es una buena señal de que el gobierno vecino tiene la disposición de recomponer la relación. Muchos empresarios habían expresado sus temores de que el gobierno venezolano le siguiera dando largas a este encuentro, que solo se produjo ochenta días después de que Nicolás Maduro llegara al poder en Venezuela.

La cita presidencial sirvió además para fijar fecha al encuentro de los cancilleres, el próximo 2 de agosto, en el cual se definirá la agenda que podría dinamizar los negocios binacionales.

Esta deberá arrancar con una reunión de los Ministros del área económica que permita afinar temas pendientes como la operatividad del Acuerdo de Alcance Parcial –que entró en vigencia en noviembre de 2012–, definir nuevos mecanismos de pago y cerrar por fin los negocios que se plantearon el 27 de mayo, con el fin de frenar el desabastecimiento que vive Venezuela.

Los empresarios de ambos lados buscan ponerle el acelerador a los negocios, que hasta mayo presentaban cifras destempladas: las ventas colombianas a Venezuela caían 1,5%, mientras las del vecino país a Colombia descendían 35%. Aunque no se conocen nuevas cifras, la situación comercial empeoró tras la crisis política que generó el encuentro entre el presidente Santos y el líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, el 29 de mayo (ver Dinero 425).

Pero, más allá del optimismo que generó la reunión presidencial, muchos se preguntan qué tanto durará esta nueva ‘luna de miel’. Nadie apuesta por que sea prolongada. Aunque a su llegada al gobierno Nicolás Maduro ha promovido cambios para darle oxígeno a la economía, por la vía de una flexibilización en materia cambiaria, la escasez de divisas y los problemas fiscales del gobierno no le dan mayor margen de maniobra.

El director de Datanálisis, Luis Vicente León, dijo al diario El Nacional que las modificaciones al control de cambio han ayudado a las autoridades a prevenir una desestabilización de su balanza de pagos pero “estos mecanismos han sido costosos en términos de crecimiento económico”. Y no le falta razón: en el primer trimestre del año, el crecimiento venezolano alcanzó 0,7% y en el segundo periodo no se esperan mejores noticias. Mientras tanto, la inflación volvió a desbocarse y alcanzó 6,1% solo en el mes de mayo, para una cifra anualizada que ya bordea el 30%.

Aunque la reconciliación de los presidentes Santos y Maduro revivió el optimismo a lado y lado de la frontera, la cautela en los negocios no está de más pues, como en los matrimonios, nadie sabe cuándo será la próxima pelea.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?