| 6/23/2016 12:00:00 AM

Empresarios del Pacífico reviven fundación para el progreso de la región

El director ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo Integral del Pacífico (FDI), Alejandro Eder, cuenta los proyectos que busca sacar adelante.

Un grupo de influyentes empresarios del Valle del Cauca y el Pacífico revivió una fundación creada en 1969, que había perdido su brillo por cuenta de la crisis económica y social de finales de la década del 90. Entre los proyectos de la Fundación para el Desarrollo Integral del Pacífico (FDI Pacífico) está la creación de un centro regional de planeación, el reforzamiento del jarillón que salvaría de la inundación a Cali y una vía que conectaría los Llanos Orientales con Buenaventura.

¿Cómo nace la Fundación?

Nace en 1969 por un grupo de empresarios del Valle del Cauca y algunas entidades de la región. Su objeto era impulsar y estructurar proyectos grandes. Trabajó entre 1969 hasta 1999. Durante ese tiempo estructuró y lanzó más de 50 empresas públicas y privadas, incluyendo la Sociedad Portuaria de Buenaventura, la Bolsa de Valores de Occidente y Telepacífico.

¿Y qué pasó?

En 1999 se ‘duerme’ la Fundación por diversas razones. No se liquida porque cuando estructuraba los proyectos se quedaba con una participación accionaria pequeña y eso dificultaba el proceso de cierre. La decisión que se toma en ese entonces es dormir o congelar la gestión de la Fundación.

En el 2012 un grupo de empresarios decide revivirla. En ese periodo pasa a llamarse Gerencia de Gestión e Innovación de Proyectos (GIP) y manejó entre 2012 y 2015 recursos de la Fundación Ford, de la ONU y de otros donantes para apoyar proyectos sociales en Cali.

En 2015, un grupo de empresas, algunas de ellas las mismas que apoyaron la idea en 1969 se juntan y expresan el interés de crear una entidad que contribuya al desarrollo de la región. Se trata de la misma entidad, pero con otros estatutos. En la actualidad tiene unas 21 empresas, pero en mes y medio podrían ser 30.

¿Cuáles son las tareas y proyectos?

La FDI tiene la tarea de identificar, gestionar y articular proyectos de alto impacto, sobre todo los de carácter público. Que sean visionarios, de largo alcance y estratégicos para integrar la región.

Por ejemplo…

El primer eje es conectividad y logística. Estamos viendo con interés una vía que queremos que se construya y es la que conecta al Pacífico con la Orinoquia. En esencia abriría el Pacífico a los Llanos.

Ya el Invías viene haciendo algunos estudios. Esta vía no es un invento nuevo, de hecho se está pensando desde hace por lo menos una década. Ese ejemplo ilustra lo que queremos hacer en FDI: que los proyectos salgan adelante y que las buenas ideas no se queden solo en diagnósticos y planes.

¿En qué consistirá la asesoría técnica?

La haremos en dos niveles. Primero, en la identificación de proyectos. Queremos que se hagan porque existe una razón de fondo. Eso lo vamos a hacer trabajando con centros de pensamiento, universidades y otras entidades. Lo segundo es ayudar con la gestión de los proyectos. Desde que se identifica la iniciativa hasta que se inicia su ejecución. La Fundación no ejecutará proyectos ni recibirá participación de ningún proyecto, como lo hacía en el pasado.

¿Quiénes van a trabajar en la FDI?

Hay varias opciones. Puede ser incubando un equipo de expertos o puede ser contratando un estudio que haga falta para un determinado proyecto. La idea es eliminar los obstáculos.

¿Qué otros proyectos tienen?

Estamos viendo con entidades regionales la recuperación de las cuencas en los ríos Dagua y Cauca. Eso lo hacemos de la mano con el BID e implicará reforzar los 26 kilómetros del jarillón del Río Cauca. Si se rompe ese jarillón se inunda la mitad de Cali, afectando a unas 800.000 personas que quedarían bajo el agua. Sería una tragedia peor que Katrina.

Lea también: US$400 millones para impulsar municipios del Pacífico

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?