| 6/14/2014 9:45:00 AM

Alerta roja

Aumenta la probabilidad de que el Fenómeno del Niño llegue con gran intensidad. Las alarmas están encendidas.

El pasado viernes 6 de junio, el Instituto de Meteorología, Hidrología y Estu-dios Ambientales (Ideam) confirmó una de las mayores preocupaciones que tiene el país en el futuro inmediato: aumentan las probabilidades de que se presente un Fenómeno del Niño.

En los escenarios que maneja el Ideam, la posibilidad de que este fenómeno climático arranque en julio es de 73%, hace apenas unas semanas era de 70%. Incluso, para el último trimestre de este año elevó las probabilidades por encima de 80%. Todo indica que el país no se va a salvar y que vendrá un periodo largo de sequía. Mucho sol, pocas lluvias, incendios forestales y cultivos arruinados. Esas serán algunas de las escenas que veremos en el segundo semestre de 2014 y en el primer trimestre de 2015.

El ‘Niño’ es inevitable y ya se ve el impacto en sectores como el de energía. Por eso el Ideam se reunió con diversos actores para mitigar su impacto. Estas son algunas de las conclusiones de los acercamientos del director del organismo, Omar Franco, con líderes privados.


Agricultura


Es uno de los sectores que resultarían más golpeados. El llamado del Ideam es a que desde ya se planee el tipo de cultivos que se deben desarrollar en los próximos 9 meses. Se habla de una etapa inicial del fenómeno climático que iría desde julio a septiembre del presente año y que traería menos lluvias que las tradicionales. Después vendría el desarrollo del efecto climático que iría de octubre a diciembre, cuando se presentarían algunas lluvias, pero menores a las acostumbradas. Sin embargo, la etapa más dura sería entre enero y marzo de 2015, cuando los aguaceros podrían ser casi nulos. Los agricultores deben planear sus cultivos de acuerdo con esas tres etapas. Un ejemplo claro: cultivar cebollas u hortalizas en esos primeros meses de 2015 sería casi un suicidio. La oferta de pastos también resultará afectada y, en consecuencia, la oferta de leche y carne podría reducirse.

Transporte

El Ideam le advirtió al Ministerio de Transporte que el nivel de los ríos, en especial el Magdalena, podría afectar la navegabilidad. Una recomendación especial es utilizar en los próximos meses embarcaciones de bajos calados. Un número importante de industrias utiliza el río Magdalena para el transporte de insumos. Las cementeras y Ecopetrol son solo dos ejemplos.

El Ministerio de Transporte también podrá lanzar alertas para que los contratistas de obras aprovechen el verano y agilicen la pavimentación de vías y construcción de puentes y viaductos.

Banca y aseguradores

El encuentro que organizó el Ideam con los banqueros del país dejó a más de uno sorprendido. El alcance que podría tener este extenso verano en la economía apenas se alcanza a vislumbrar. Los campesinos, sujetos a créditos y pólizas estarán expuestos a vulnerabilidades climáticas no previstas. De la misma manera, algunos bancos tienen en sus portafolios inversiones en el sector agroindustrial o alimenticio. Allí va a presentarse un impacto importante. El Banco de la República, también presente en la reunión, tendrá que evaluar el impacto en la inflación de un potencial desabastecimiento de alimentos.

Industria

Las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR) deben liderar acciones para inculcar en la industria el uso eficiente del agua. Si el verano se complica más de lo previsto, la legislación actual permite que parte del agua que consume la industria entre a suplir las necesidades de la población. Aunque se trata de un caso extremo, es necesario tenerlo en cuenta desde ahora. El Ideam recomienda a la industria contar con mecanismos y tecnología para reutilizar el agua y recurrir a fuentes renovables de energía.

***
Corto circuito

Uno de los mayores frentes de preocupación es el de la energía eléctrica. Aunque no hay amenaza de racionamiento, el impacto se verá en las tarifas para quienes no firmaron en el pasado contratos de suministro a precios favorables. Hoy los precios promedio que se situaban en $150 KWh, están llegando casi a $400. La razón es que es necesario empezar a generar con plantas térmicas a gas, carbón o combustibles líquidos, y cuidar el agua de los embalses que, en promedio, están en más de 50% de su capacidad. Si se sigue generando con agua, el riesgo es que el país pueda llegar a niveles críticos en los embalses en los momentos más duros del Fenómeno del Niño, hecho que hace casi 20 años provocó el racionamiento de energía. Este aumento de precios está golpeando a los distribuidores y grandes consumidores que no contrataron a largo plazo el suministro de energía con los generadores y quedaron expuestos a los precios que se transan en el mercado de la bolsa de energía. En algunos casos, como Emcali, quedaron descubiertos en 50%.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?