| 3/5/2015 7:40:00 AM

Estos son los miembros de la Comisión de Expertos para la reforma tributaria

Dinero le recuerda los miembros de la Comisión de Expertos para la reforma tributaria, autores del documento filtrado a los medios que incluye polémicas recomendaciones como aumentar el IVA al 19%.

La reforma tributaria que necesita el país la recitan de memoria los especialistas en impuestos, los economistas, los organismos internacionales y los columnistas de opinión: reducir las tarifas y ampliar la base del IVA, atacar la evasión, bajar las tasas impositivas a las empresas, eliminar exenciones, etc. Aunque parece existir consenso sobre lo que se debe hacer para simplificar y volver más eficiente el estatuto tributario, convertirlo en realidad no resulta fácil y, por eso, el Gobierno acaba de nombrar una nueva misión de expertos para que le ayude a encontrar el camino.

Se trata de un grupo conformado por nueve personas con las más altas calidades profesionales, que vienen de distintos sectores y con visiones políticas diversas. Su tarea es realizar estudios que serán presentados trimestralmente a las Comisiones Económicas del Congreso para ir ambientando la tan anhelada reforma tributaria estructural.

Sin embargo, esta no es la primera vez que se usa la fórmula de reunir un grupo de expertos para que asesoren las finanzas públicas. Se viene haciendo desde 1923, con la llamada Misión Kemmerer, que fue dirigida por el economista estadounidense del mismo nombre y que le dio vida a entidades como el Banco de la República, la Contraloría y la Superintendencia Bancaria, al tiempo que reformó el régimen impositivo y el presupuestal.

Luego vinieron al menos otras 10 misiones y estudios que buscaron orientar el tema tributario. El más reciente fue en 2006, y las conclusiones fueron compiladas por el ex codirector del Emisor, Juan José Echavarría. Esta misión fue encomendada por el presidente Santos cuando era Ministro de Hacienda.

La idea de reunir expertos ha sido persistente en la historia de Colombia, pero las propuestas no han sido acatadas: en materia de impuestos no estamos en manos de los técnicos sino del Congreso.

“Los problemas del sistema tributario están sobrediagnosticados, existen cantidad de estudios hechos dentro y fuera del país que dicen lo que hay que hacer, pero no se implementan porque este es un tema político y no de técnicos. Hoy no hay un ambiente para que se apruebe una reforma estructural y, si pasa, es difícil que no se distorsione, por la cantidad de grupos de interés involucrados en la discusión”, opina Horacio Ayala, exdirector de la Dian.

En el pasado, los gremios no tenían tanta influencia como ahora. Hoy todos tienen un enlace con el Congreso a través del cual cuidan sus intereses y buscan evitar que se aprueben normas que los perjudiquen.

Cuestión de voluntad

La economía política es la clave para que los cambios en impuestos puedan pasar en el Congreso, lo que hace que a los técnicos, como el exministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, se les dificulte aprobar este tipo de reformas (se le hundió una en 2006).

El lío está en que por las afugias fiscales se ha vuelto necesario estar cambiando las reglas de juego de los impuestos para poder tapar el hueco que se abre cada año. El resultado es que, sin haber realizado los cambios que tanto se necesitan, desde el año 2000 para acá se ha aprobado casi una reforma anual, enredando aún más el estatuto tributario.

“Este es un tema de voluntad política y, así la Comisión de expertos haga un trabajo grandioso, hoy no existe esa voluntad en medio de un Congreso dividido”, insiste Ayala.

Otra visión tiene Alberto Carrasquilla, quien piensa que la Comisión le puede ayudar al Gobierno a diseñar un proyecto con respaldo técnico amplio, lo que volvería más presentable una reforma, que no es fácil.

“Cada uno de los cambios que se planteen tiene enemigos. Espero que la Misión estudie la estructura del sistema tributario y proponga cuatro o cinco propuestas articuladas y consistentes entre sí. Esta no puede ser una reforma solo para conseguir plata, porque para eso hacen otra minirreformita, pero perturbando más el sistema. Sería un disparo en el pie”, señala.

La opinión de Carrasquilla es compartida por otros expertos que piensan que la nueva Misión no solo tiene aspectos técnicos, sino de validación. Por ejemplo, una de sus integrantes es Rosario Córdoba, presidente del Consejo Privado de Competitividad, donde están representados los grupos más importantes del país. Se presume que ella será una de las voces más fuertes de los empresarios en la Misión. Por otro lado, la izquierda está representada por Ricardo Bonilla González, Secretario de Hacienda de Bogotá.

Precisamente, que solo exista un miembro de la izquierda en la Comisión es una de las críticas de la Red por la Justicia Tributaria, pues según José Roberto Acosta, uno de sus miembros, casi todos los nueve integrantes han expresado con anterioridad sus ideas sobre lo que se debe hacer con los impuestos y es factible que las defiendan durante sus discusiones. “Eso hace previsible esperar una aplanadora de todos contra Bonilla, que es el que piensa distinto”, señala.

No obstante, Acosta considera que la Comisión es una buena idea, que podría ser potencializada en la medida en que sus conclusiones se puedan discutir ampliamente, pero aclara que al final será el Congreso el que decidirá.

Los consultados coinciden en que así se logren consensos antes de llegar al Congreso, este año no se discutirá la reforma estructural, porque no hay tiempo, vienen elecciones y el Gobierno no quisiera ‘darse esa pela’.

La sabiduría popular dice que cuando no se quieren tomar decisiones se crea una comisión. Esperemos que este no sea el caso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?