| 6/24/2015 12:00:00 AM

Revolución tecnológica en la banca

La virtualización de la economía amenaza a la banca tradicional, que en 5 años perdería 30% de sus negocios por esta competencia. Billeteras digitales y botones de pago por internet, las apuestas.

En menos de una década internet se convirtió en la sucursal bancaria preferida de los colombianos. Según el informe de operaciones de la Superfinanciera, que discrimina los canales a través de los cuales los usuarios realizan pagos, transferencias o consultas de saldos, las operaciones a través de la red de redes pasaron de ser el 22% del total en 2008 a 37% en 2014.

Y no solo internet se impuso sobre las oficinas de cemento y ladrillo; los cajeros automáticos se ubican como el segundo canal preferido para las operaciones bancarias, con 18,9% del total.

Esta situación, sumada a la llamada banca móvil (que hasta 2014 respondía por 3,20% de las operaciones) se ha convertido en una amenaza para la banca tal como se conoce actualmente.

Este temor fue expresado por Santiago Perdomo, presidente de Colpatria y de la junta directiva de Asobancaria, al inaugurar la convención anual del gremio. “Los banqueros convencionales, como nosotros, tenemos los días contados (…) es imperativo ocuparnos de la revolución tecnológica observada desde finales del siglo pasado y que está cambiando, con gran celeridad, las condiciones del mercado a través de nuevos productos, menores costos y la entrada de grandes jugadores no convencionales”, señaló.

Perdomo no solo se refiere a la necesidad de los bancos de tener sucursales virtuales y aplicaciones robustas y seguras, sino a la creciente competencia de jugadores que a primera vista no tendrían nada que ver con el negocio financiero, como Apple, Google o Facebook.

La firma de la manzana mordida tiene 800 millones de usuarios registrados en iTunes con sus respectivas tarjetas de crédito. Lanzó su billetera electrónica, el Apple Pay, que ya opera en Estados Unidos y negocia su entrada al mercado chino.

Google, por su parte, tiene 450 millones de cuentas de Gmail y más de 1.300 millones de teléfonos inteligentes con sistema operativo Android. Por medio de su billetera electrónica, el Google Wallet, se pueden realizar giros y trasferencias entre usuarios por correo electrónico que después pueden usar para comprar casi cualquier producto en Amazon.

En esta misma línea, Facebook está considerando la posibilidad de hacer transferencias por medio de Whatsapp y actualmente es posible realizar pagos en línea a través de su plataforma de mensajería interna.

A estos gigantes de la tecnología, se suman plataformas de pagos virtuales como PayPal, cuyos usuarios globales triplican la población de Colombia, así como portales crediticios como Lending Club, que agrupa a inversionistas, prestamistas y prestatarios para colocar y pedir créditos libremente, con tasas y montos pactados entre ellos.

Si bien estas alternativas paralelas a la banca aún no representan un monto importante de las transacciones totales, en cinco años podrían quitarles 30% de su negocio, advirtió Perdomo.

Rápida adopción

“No quiero desconocer los ingentes esfuerzos que la banca ha hecho por la actualización tecnológica. Son millonarias las inversiones que como industria realizamos año tras año. Pero, en mi opinión, también hemos sido cómodos y autocomplacientes. Estamos muy lejos de anticipar, o cuanto menos seguirle el paso, a esta revolución tecnológica”, admitió el presidente de Colpatria.

Su alerta, sin embargo, fue tomada en serio por varios jugadores del sistema financiero que aprovecharon la coyuntura para lanzar nuevos servicios tecnológicos, con los que buscan ganarse la fidelidad de sus clientes.

Ese es el caso de Visa, que está estrenando en Colombia su servicio Visa Checkout, que no es otra cosa que un botón de pagos que aparece en las páginas de las empresas que ofrecen comercio electrónico. La idea es que los tarjetahabientes ingresen sus datos personales en una plataforma de Visa y cada vez que van a comprar en algún comercio virtual afiliado a esta franquicia, lo único que deben hacer es dar click en el botón de checkout y escribir su clave. Así evitan tener que digitar sus datos personales y los de su tarjeta cada vez que realizan una compra, además con la promesa de mayor seguridad en la transacción.

Eduardo Coello, vicepresidente senior para América Latina de Visa, explica que Colombia es uno de los primeros países de la región donde activan este servicio, pues es uno de los que más crece en materia de pagos en línea. Prueba de ello fue la rápida adopción de los usuarios de Easy Taxi de los pagos con tarjeta de crédito, tecnología que fue provista por Visa. En un mes se pasó de 8.000 a 30.000 transacciones con este medio de pago.

Los clientes quieren hacer transacciones de manera más fácil, reducir la fricción y mejorar su experiencia de compra”, reitera Coello, a quien secunda Gustavo Leaño, presidente de Credibanco, red que acaba de lanzar una billetera digital, inicialmente para los clientes del Grupo Aval.

Se trata de una aplicación móvil que permite hacer pagos sin el uso de efectivo, pues allí los usuarios cargan sus tarjetas. Al momento de pagar, acercan su teléfono al datáfono y aprueban la transacción, así se evita el riesgo de entregar la tarjeta a otra persona. Es más, ya las personas no necesitan cargar el plástico, pues toda la información está en el teléfono.

Esta billetera digital operará aproximadamente en 45.000 establecimientos afiliados a Credibanco.

Las cifras de la Cámara de Compensación Automatizada ACH indican que en Colombia mensualmente se realizan 12 millones de transacciones electrónicas.

Redeban también alista una billetera digital para Bancolombia, al tiempo que lanzó un minidatáfono, que está orientado a los profesionales independientes, como odontólogos o abogados, así como para quienes hacen venta directa. Solo necesitan tener un celular con plan de datos y sincronizar el datafono. Ya tienen 5.000 mini dispositivos operando y la meta es llegar a 50.000 en tres años, que se sumarán a los 120.000 datáfonos instalados en el país.

Estos lanzamientos ratifican la necesidad que tiene la industria bancaria de evolucionar hacia el mundo digital, de lo contrario, bien lo advierte Perdomo, las plataformas virtuales serán las que ocupen su lugar como prestadoras de servicios financieros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?