| 4/30/2015 12:00:00 AM

Plan de choque

Mientras el efecto de la devaluación se refleja en las exportaciones, la ministra Cecilia Álvarez avanza con una ambiciosa estrategia para reactivar el sector y echar a andar la locomotora.

La recuperación de las exportaciones colombianas se dará en cuestión de meses. Esa es la meta que se ha trazado la ministra de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT), Cecilia Álvarez, quien lidera un plan de choque para que este sector se convierta en una verdadera locomotora para la economía. El nivel de ambición es alto: espera que en 2018 las exportaciones no tradicionales del país alcancen los US$30.000 millones. Hoy están en US$23.000 millones.

Pero tendrá que sortear varios obstáculos. Uno de ellos es el escepticismo, generado por la demora en aprovechar la devaluación. Aunque muchos esperaban que la reciente devaluación impulsara las exportaciones, las estadísticas del Dane muestran que hasta febrero las ventas externas seguían cayendo 33,8% anual.

Esta baja se explica por una disminución de 45,2% de las llamadas exportaciones tradicionales –petróleo y productos de las industrias extractivas– y de 9,7% en las ventas de manufacturas y otros bienes conocidos como no tradicionales.

La ministra Álvarez reconoce que la depreciación no se refleja inmediatamente en aumentos en cantidades exportadas y para incrementar los volúmenes, las empresas tendrán que volver a activar su red de clientes en el exterior, aumentar su capacidad instalada, contratar más gente y hacer inversiones que les permitan producir más. Y eso toma un tiempo.

Para acelerar el proceso de aprovechamiento, Álvarez ha diseñado un plan de apoyo que busca eliminar los obstáculos que generan cuellos de botella y frenan las exportaciones desde la institucionalidad. De su efectiva ejecución dependerá que, esta vez, por fin, crezca el número de exportadores, se puedan aprovechar las oportunidades negociadas en los TLC y más empresas den el salto a la internacionalización.

*
Diversificar es el camino

¿Cuánto tardará en sentirse el impacto de un dólar más caro en las exportaciones?

Esperamos que con el plan de choque exportador que estamos implementando logremos resultados este año. Los empresarios, por su parte, también están haciendo la tarea y están optimistas de poder aumentar sus exportaciones durante los próximos meses.

¿Qué falta para que las no tradicionales puedan compensar parte de la caída de las tradicionales?

Ya estamos observando el surgimiento de nuevos sectores y empresas exportadoras. Falta aumentar las cantidades exportadas de esos nuevos productos. Un ejemplo de nuevo sector exportador con gran potencial es el de la acuicultura: las exportaciones de trucha y de tilapia fresca están creciendo a tasas de 30% anual. Hoy exportan cerca de US$50 millones anuales. Este es un sector de “short logistics”. Llegan a Nueva York en menos de 24 horas. Podemos potenciarlo y muchas de las experiencias de los floricultores, pioneros exportadores, nos van a ayudar a hacer surgir nuevos productos de exportación y crecerlos. Otros ejemplos incluyen los cosméticos, los servicios, sectores metalmecánicos, petroquímica. Tenemos grandes exportadores en productos como vidrio, globos de inflar, cápsulas para medicamentos. Todos abriendo nuevos mercados con nuevos productos.

¿Qué se está haciendo para reactivar el sector?

En el Ministerio nos hemos trazado una meta ambiciosa: alcanzar US$30.000 millones de exportaciones no minero-energéticas al terminar 2018. Para ello, esta cartera y sus 14 entidades adscritas construimos la estrategia Colombia es lo que Exporta. Trabajaremos desde y con las regiones para apoyar a las empresas que se atrevan a competir para incrementar sus ventas en los mercados internacionales, conquistar nuevos destinos y diversificar su oferta exportable.

Analdex ha dicho que hay barreras no arancelarias que generan problemas, ¿cómo eliminarán estos obstáculos?

Somos conscientes de la existencia de diferentes tipos de barreras que impiden potencializar nuestras exportaciones, como por ejemplo el costo país, baja productividad, medidas arancelarias y no arancelarias y la necesidad de aumentar la promoción de nuestra oferta exportable en el exterior.

El enfoque de nuestro trabajo estará dedicado al gerenciamiento y desmonte de estas barreras identificadas, con el fin de aumentar las exportaciones de los bienes no minero-energéticos y servicios. Esta estrategia se complementa directamente con nuestros esfuerzos para lograr el aprovechamiento de los acuerdos comerciales vigentes que tiene Colombia. Con estas iniciativas, entre otras, buscamos lograr una mayor diversificación de nuestra oferta exportable y mitigar el impacto de los bajos precios de los bienes minero-energéticos.

**
Revolcón arancelario

La política arancelaria del país es una verdadera colcha de retazos. Así lo reconoce la viceministra de Comercio, Mariana Sarasti, quien anuncia que se corregirá cuando tenga lista la nueva política arancelaria. Esta se formulará tras conocer los resultados de un estudio contratado con el ex codirector del Banco de la República, Juan José Echavarría, quien acaba de entregar el diagnóstico.

Con base en este estudio, el MinCIT redactará una propuesta para darlo mayor coherencia al universo arancelario y corregir las distorsiones. La ministra Álvarez se queja de que en algunos casos hay protecciones de hasta 400% para algunos productos. “Hay protecciones negativas y uno dice, esto tiene que cambiar, porque no podemos seguir con 3.000 empresas exportando, las mismas de hace años.

Antes de tres meses estará lista la nueva política arancelaria que busca mejorar las condiciones para que el país pueda exportar más.

***
Mapa de oportunidades


Un trabajo de filigrana adelanta el Ministerio para identificar los productos no minero-energéticos y servicios con mayor potencial exportador. Se logró al cruzar la oferta por departamento y por mercado destino, e identificar las barreras arancelarias y no arancelarias que han impedido que estas exportaciones sean más dinámicas.

El trabajo lo desarrollan ProColombia y el Centro de Aprovechamiento de Acuerdos Comerciales, dirigido por Eduardo Muñoz, que lleva el inventario de las barreras a las exportaciones, enfocándose en los mercados de Europa, Estados Unidos, los países Efta y Corea. Se complementa con el trabajo de ProColombia, que se encarga de identificar los mercados con mayor potencial para los productos colombianos.

El resultado de este match es una gigantesca base de datos con las oportunidades que tienen en estos mercados cada uno de los sectores productivos en todas las regiones del país. Este ‘Mapa de las oportunidades’ busca convertirse en una poderosa herramienta para animar a más empresarios colombianos a exportar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?