Dinero.com Revista Dinero

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda

| 7/12/2013 7:00:00 AM

‘Estoy optimista con el café’

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, confía en el crecimiento económico y en una mayor producción del grano, pero dice que ante un nuevo paro no podrá dar más plata.

— ¿Le preocupa el enrarecido ambiente externo, sumado a un primer trimestre de flojo crecimiento?

Con el entorno actual es natural que las cifras de crecimiento no sean espectaculares. No somos un país aislado, pero también creo que es un logro que sigamos creciendo a un nivel cercano al potencial y que además tengamos margen de maniobra para reaccionar. Mientras en Brasil están subiendo las tasas de interés con la economía bastante deprimida, acá podemos mantenerlas bajas, al tiempo que hacemos política fiscal para incentivar el gasto. En otras palabras, estamos aplicando la economía del libro de texto para tratar de poner la economía a crecer al 4,6% en un entorno internacional difícil.

— ¿Esa no es una meta muy optimista?

Sí, pero estoy convencido de que la economía está recuperándose. Cada trimestre va a ser mejor que el anterior y, aunque no le apuesto a tasas de crecimiento muy altas en industria, por lo menos no veo caídas. También estoy optimista con la construcción, infraestructura y vivienda, a pesar de Bogota, al tiempo que estoy positivo con el café.

— ¿Y por qué está optimista con el café, si ya lo que se viene es un nuevo paro?

Porque la producción se está recuperando y finalmente vamos para los 10 millones de sacos. Ese escenario implica más capacidad de compra de las familias cafeteras y más PIB. También hay una fuerza que contrarresta, pues el precio está cayendo por una gran cosecha en Brasil, la más alta en la última década. Aún es incierto cuál de los dos factores va a pesar más, aunque la devaluación nos ayuda un poco. Frente a la amenaza de paro, en el Gobierno tenemos la disposición de mejorar la forma como operan las cosas para asegurar que los subsidios y los créditos se irriguen a todos los caficultores. Lo que no podemos es hablar de compromisos adicionales que tengan impacto fiscal. Ya hemos hecho un gran esfuerzo. Por eso, la reacción no puede ser confrontación y vías de hecho.

— ¿No le preocupa que otros sectores decidan también protestar al ver que a los cafeteros y a otros les están dando prebendas?

Nadie puede negar que hay sectores que la están pasando mal y eso es motivo para protestar, pero no se puede ser tolerante con que esa protesta se traduzca en vías de hecho. Si eso ocurre la solución es la fuerza pública. Si hay diálogo, el Gobierno siempre ha estado dispuesto a hablar y a buscar fórmulas dentro de sus posibilidades fiscales, pues uno de los pilares del éxito económico y social de Colombia son sus fundamentos fiscales sólidos, es decir, que buscamos cumplir con nuestras metas de reducción del déficit y de la deuda.

— Pero las protestas no son solo de Colombia, son internacionales y cada vez con más fuerza, ¿no ve ahí un riesgo de contagio?

No podemos ignorar lo que ha pasado en Turquía y Brasil, que coinciden con Colombia, al ser países exitosos porque están haciendo bien las cosas. En ambos países se está reduciendo la pobreza, pero la gente está protestando. Al analizar lo que pasa allá, nos hemos dado cuenta que estamos poniendo mucho énfasis en la reducción de la pobreza, que es un problema apremiante, pero con la menor pobreza hay más clase media, que tiene aspiraciones, pues está mejor educada. Vamos a tener que ponerle más atención a la clase media como foco de la política pública.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

}
>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×