| 5/25/2017 12:01:00 AM

El Gobierno se prepara para adjudicar un billonario espacio en su espectro

En los próximos 8 meses, el gobierno nacional espera adjudicar una banda adicional de espectro, a pesar de las peticiones por dejar el proceso para más adelante. El negocio puede resultar multibillonario.

Hace exactamente un año, Perú realizó la adjudicación de 90 Mhz de su espectro de banda baja; los resultados fueron millonarios. Según reportaron los medios de ese país, las autoridades de telecomunicaciones recibieron un total de US$900 millones (cerca de $2,7 billones) que fueron pagados por los principales operadores de telecomunicaciones de ese país: Claro, Movistar y Entel.

Colombia podría reeditar esta historia y el volumen de recursos involucrado sería similar o incluso superior al registrado en Perú: la banda que está a punto de poner en oferta el Gobierno está limpia; es decir, todas las frecuencias que allí se encontraban (incluida las de los canales de televisión abierta) hoy no interfieren con la operación. De tal manera, quien se haga a alguna porción de este espectro tendrá el terreno abonado para ponerlo a funcionar rápidamente.

La noticia es que, a pesar de las críticas de todos los operadores y de fuertes debates en el Congreso, el gobierno nacional se comprometió con sacar adelante esta licitación, que quedará adjudicada entre finales de 2017 y comienzos de 2018.

Recomendado: La cifra: Del ‘prime time‘ al ‘my time‘

Según le confirmó David Luna, ministro de las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones (MinTIC), a Revista Dinero, la gran conclusión luego del debate que se realizó a mediados de mayo sobre este tema en la Comisión Sexta del Senado es que la subasta debe hacerse.

“La conclusión de ese debate, donde estaban todas las fuerzas políticas –y todas tenían peros al borrador– es que la subasta se tiene que hacer”, comentó Luna en entrevista con Dinero.

De acuerdo con el funcionario, el tema es central para el futuro de las telecomunicaciones en Colombia, pues el número de teléfonos inteligentes, computadores portátiles y tabletas seguirá creciendo. Pero no solo eso, lo que de verdad va a presionar a las redes en el futuro próximo será el Internet de las Cosas. Luna señaló que para 2022 se espera que haya 16.000 millones más de conexiones a internet de banda ancha en todo el planeta, demandando velocidad y calidad en la transmisión de datos para que muchas cosas funcionen en los hogares, las empresas y las entidades públicas. De tal manera, la vida diaria de las firmas, los hogares y los gobiernos será cada vez más dinámica y requerirá mayor infraestructura de telecomunicaciones. Esa es la urgencia de este proceso, porque el país, según Luna, corre el riesgo de quedarse rezagado en esta tendencia.

“Si nosotros no somos capaces de soportar eso, vamos a colapsar. De hecho, cuando hablábamos del debate de la calidad, lo más importante es adjudicar espectro”, señaló.

Puede interesarle: ¿Adiós a los televisores?: Consumo de video móvil aumentó 500 horas desde 2012

Eso es lo que le imprime urgencia al que será sin dudas uno de los grandes negocios de la década en el país.

Muchas presiones

El ministro reconoció que el proceso será arduo, pues habrá mucho debate, ya que cada operador interesado –Claro, Tigo, Movistar, Avantel o ETB– quieren que las condiciones de la convocatoria los favorezcan, o al menos no afecten su situación actual.

Durante el debate realizado en el Congreso se escucharon las razones de todos ellos. Por ejemplo, Telefónica y Tigo han manifestado que, antes de abrir el proceso, la Comisión de Regulación de Comunicaciones debe establecer con claridad las obligaciones que se les asignarán a los operadores que quieran nuevo espectro y corregir los problemas de competencia para evitar que con la subasta se fortalezca la dominancia del operador que tiene mayor participación de mercado. Claro, el operador de mayor tamaño en Colombia, quiere que haya subasta ya, pero sin “obligaciones de hacer”; estos son requisitos como cobertura y calidad, que debe fijar el Estado para cumplir objetivos sociales, como llegar a poblaciones que hoy solo cuentan con tecnología de telecomunicaciones en 2G; también ha planteado la posibilidad de que la adjudicación sea mayor a los diez años.

Asimismo se ha considerado la coyuntura, con la desaceleración de la economía y un menor crecimiento de la industria de comunicaciones.

“Cada uno tiene su interés, pero lo destacable del debate es que todo el mundo coincidía en que, si no hay subasta, el país va a sufrir”, aseguró Luna.

El negocio

La banda baja es una de las partes del espectro electromagnético más interesantes para cualquier operador. Primero, tiene una cobertura muy extensa y, segundo, tiene una mayor calidad técnica. “Esto es lo que llaman el dividendo digital, a lo que se debe agregar que hoy esa banda está limpia”, explicó el funcionario. Se refiere el Ministro al hecho de que desde hace varios años el Estado colombiano decidió sacar de allí a muchos operadores, incluidos los de la televisión abierta que ahora también van por señal digital.

“Esa banda de espectro es la última llamativa que va a haber por los próximos 15 ó 20 años”, aseguró el Ministro, al insistir en que esa subasta será una de las grandes movidas del sector de telecomunicaciones en Colombia.

Lea también: Guerra de los cableoperadores por la audiencia

El Gobierno aspira a que todos los operadores participen, pero cumpliendo con unas obligaciones de cobertura y calidad adicionales. Según Luna, la subasta debería permitir que la señal de alta tecnología para las telecomunicaciones llegue por lo menos a 2.500 centros poblados que hoy no tienen ningún tipo de cobertura o una con muy baja calidad.

Destacó que el proceso podría significar unos recursos significativos para el Estado colombiano y citó el caso de Perú, donde se logró recaudar US$900 millones a pesar de que la banda está “sucia”. Aseguró que Costa Rica se encuentra en un proceso similar.

Acerca de los plazos, el Ministro ratificó que el proceso está en marcha y que están a la espera de los comentarios de los órganos de control. “Además, estamos esperando dos debates más que tenemos citados en el Congreso y un foro nacional que nos falta dentro del cronograma; esperamos que a finales del año o a comienzos del entrante pueda adjudicarse”, dijo.

“Nosotros creemos que acá debe haber un equilibrio en general. Todos (los operadores) deberían tener la posibilidad de participar, incluyendo a Claro y Movistar, que están a punto de llegar a los topes. Hemos planteado aumentar el tope que hoy está en 30 a 45 Mhz. Así que, si los que ya tienen y quieran ir, puedan hacerlo. En total, la subasta será sobre 70 Mhz y reservamos 20 para red de emergencias. También pensamos que se podría ampliar el término de la concesión que hoy está para 10 años, a 12, 20 o 30 años. Para eso sería necesario presentar un proyecto de ley que, si el Congreso lo desarrolla, lo acompañaremos”, aseguró.

El proceso de subasta de espectro tiene, según Luna, cuatro principios fundamentales: competencia, calidad, ingresos y cobertura. “Esas son las cuatro patas de esa mesa”, explicó.

El país está a punto de empezar una dura competencia por uno de los bienes públicos más preciados en el mundo moderno: el espectro. Probablemente la historia del país en este frente será distinta. La señal tiene que ser clara y positiva.

Recomendado: Vuelve y juega el tercer canal de TV

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.