| 4/28/2016 12:00:00 AM

Acá todos perdemos: dice fundador de Pacific a los accionistas

Miguel de la Campa, fundador de Pacific, responde a los cuestionamientos sobre la reestructuración de la firma.

¿Por qué aceptaron la oferta de Catalyst si se ha sugerido que había otras que eran más beneficiosas para los minoritarios?

Inicialmente hubo entre 5 y 6 ofertas, de las cuales quedaron 4, pero entre las finalistas ninguna tenía consideración con los accionistas. Una de ellas es la de EIG, cuya primera propuesta era pagar 12 centavos de dólar a los bonistas por cada dólar adeudado, así planeaban comprar la empresa por US$750 millones y dejar a los accionistas en cero, luego hicieron otras ofertas, pero ninguna se asimila a las de las demás finalistas. La oferta de Catalyst, por su parte, se negoció entre el comité independiente, los bonistas y los bancos. Fue una selección de los acreedores de la compañía porque era la mejor y, repito, ni esta ni ninguna otra opción tenía consideraciones para los accionistas, pues eso es normal en una reestructuración. Con la oferta de Catalyst, además, se garantizan las operaciones en Colombia, lo que implica que ni los contratistas ni los deudores locales van a sentir algún impacto, se les va a pagar 100% de lo adeudado.

¿Qué mensaje les envía a los inversionistas que confiaron en Pacific y que en los próximos días van a tener su participación totalmente diluida?

Que lo siento muchísimo, pero Serafino Iacono y yo también estamos en la misma situación. Estamos perdiendo mucho, todas nuestras acciones. Desgraciadamente, este es el riesgo que se corre cuando se invierte en una empresa y esta no es la primera vez que sucede. Es un resultado habitual cuando se dan estas reestructuraciones. Lo que queremos es que sobreviva la empresa con sus trabajadores y contratistas. Lo que no queremos es que vengan señores como los de O’hara, que en el pasado bloquearon un negocio que estaba ya hecho a US$6,50 –hoy la acción está en 50 centavos de dólar– y ahora quieran reclamar derechos de minoritarios. Acá todos perdemos.

¿Es cierto que ustedes recibirían un beneficio de US$150 millones por la operación?

No recibimos ningún beneficio, los golden parachutes se pierden para todos los empleados de la compañía. Ni Serafino ni yo recibimos un centavo por esta operación. Hemos perdido todas nuestras acciones y opciones, que en mi caso sumaban unos 10 millones de acciones. Todo lo que se habla es mentira, no hay nada escondido, aquí todo estaba declarado.

¿Cuánta plata van a perder usted y el señor Iacono y con qué porcentaje de la empresa se quedan?

Repito, vamos a perder todas nuestras acciones y opciones. Alcanzamos a tener entre 1,5% y 2% él y yo y no hemos vendido acciones, si lo hubiéramos hecho sería información pública. No hay mano negra, ni compañías panameñas. En cuanto a con qué nos vamos quedar, eso lo decide un juez. No obstante, debo aclarar que tengo unos bonos por US$1 millón y Serafino por US$2 millones y los bonistas van a tener US$4.000 millones para todos y recibirán acciones a cambio, pero aparte de eso no hay ninguna otra consideración.

Tras la operación con Catalyst, ¿cómo queda Alfa, que es otro gran accionista de Pacific?

Igual que todos los demás accionistas: pierden. Ellos invirtieron más de US$1.000 millones e hicieron una oferta de US$6,50 por acción, después de haber hecho su inversión. Sin embargo, están conscientes de este proceso y no están metidos en el pleito de los minoritarios que lidera el abogado Granados.

Existen algunas dudas sobre el gobierno corporativo de la empresa y la queja de que cuando algunos accionistas, como los fondos de pensiones, pidieron un cupo en la junta directiva, se lo negaron, ¿por qué?

Cuando uno es miembro de junta directiva está imposibilitado para comprar y vender acciones y hay blackouts. Es más, todos los miembros de nuestra junta hemos estado en blackotus por lo menos 80% del tiempo. Por eso, si los fondos hubieran tenido un representante en la junta habrían quedado impedidos para comprar y vender acciones. Además, nuestra elección de directores se hace con un proceso de listas en el que cada quien tiene el derecho a postular la lista que considera más recomendable. En ese momento vimos un enorme conflicto en tener a un miembro de los fondos de pensiones, que además no tenían una participación significativa de acciones en la compañía.

Los accionistas minoritarios han anunciado demandas en su contra, ¿ustedes también van a demandar?

No tenga la menor duda, voy a salvar mi honor porque a mí no me va a desprestigiar un grupo de venezolanos. Eso no lo van a lograr y nosotros vamos con la verdad por delante y nos vamos a defender.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?