| 3/2/2017 12:00:00 AM

Los primeros hallazgos de la SIC en el tercer carril Bogotá-Girardot

La SIC anticipó que ha “encontrado algunas cositas” dentro de la investigación que se sigue por la supuesta colusión en la APP que ganó Conconcreto para construir el tercer carril entre Bogotá y Girardot. No se descarta un delator.

Lo que hace cinco meses era una simple queja de un oferente perdedor en una licitación, hoy se ha convertido en uno de los principales casos de investigación en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

Lea también: Conalvías pujará por Bogotá-Girardot tras reorganización

Y no es para menos. Los protagonistas en esta historia son de alto calibre y amplia repercusión en el sector. El vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, actuando como maquinista de la locomotora de la infraestructura; Conconcreto, una de las mayores constructoras del país y ganadora del contrato para construir el tercer carril entre Bogotá y Girardot, y el Superintendente Pablo Felipe Robledo, quien avanza a buen ritmo en las investigaciones para ver si hubo o no colusión en esa licitación.

Robledo explica en qué van las indagaciones y su cruce de cartas con el Vicepresidente por este caso.

¿Cómo va la investigación sobre la posible colusión en la licitación del tercer carril Bogotá – Girardot?

Cuando se adjudicó esa licitación los señores de Conalvías estuvieron buscando una reunión en la Superintendencia, y de hecho la tuvieron. No conmigo, pero sí con la gente de la delegatura de competencia. Tomamos nota y empezamos a recoger información.

¿Pero no hubo ninguna queja formal en ese entonces?

No. Ellos dijeron que tenían una preocupación por una posible colusión. A los pocos días fuimos a la ANI, donde tuvimos una reunión. Allá nos explicaron la forma como se adjudicó este proceso.

Luego hicimos una visita y nos llevamos algunos computadores y algunas declaraciones. Eso sí, con la precisión de que en esta hipótesis (de Conalvías) no se vincula a nadie de la ANI. Se trataba más bien de un caso en el que unos privados se habrían podido poner de acuerdo para ganar un contrato y eliminar –por esa vía– la competencia. En ese momento es cuando ustedes publican un artículo y a mí me llama el Vicepresidente para preguntarme por el tema.

Recomendado: Estos son los riesgos más preocupantes de la economía colombiana en 2017

Me dice él que está preocupado porque hay un contrato estatal que debería firmarse en los próximos días, y que necesita saber si lo puede firmar. Yo le dije que me hiciera la consulta (de manera formal), que yo se la contestaba. En la carta que le mandé –al otro día– le expliqué que había una averiguación sobre el tema y que a esa fecha no había decisión que impidiera firmar el contrato. Es por ello que se suscribe el acuerdo en octubre del año pasado y se firma el acta de inicio en diciembre.

Después nosotros seguimos con nuestro trabajo, mientras el Vicepresidente, junto con unos asesores que tiene, empezó a mirar los números de las propuestas y advierte algo parecido a lo que Conalvías había dicho… Eso es lo que motiva la carta que envía el Vicepresidente la semana pasada.

¿Ustedes qué le responden al Vicepresidente?

Que nosotros no hemos parado de investigar y que la investigación está priorizada desde hace cinco meses, cuando surgió la hipótesis. En este periodo hemos visitado todas las empresas que participaron en esa licitación: estuvimos en Conalvías, Conconcreto y en las sedes de las compañías chinas, a todos.

¿Y tienen hallazgos?

Hemos encontrado cositas. Estamos haciendo la hipótesis del caso y otras cositas…

¿No cabe una medida cautelar en este momento?

En este momento no. Hay una hipótesis y estamos trabajando sobre ella.

¿Hay algún delator?

No… todavía.

Le puede interesar: Enviado a la cárcel el ex presidente de Conalvías, Andrés Jaramillo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.