| 11/23/2016 12:01:00 AM

Exclusivo Dinero: En el radar de Vargas Lleras

El Vicepresidente hace un balance del estado en que se encuentran los proyectos, las definiciones hacia el futuro y los retos más complejos ahora que viene la fase de ejecución.

El vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, tiene el encargo presidencial de sacar adelante la locomotora de la infraestructura. Aunque no faltan los problemas y chicharrones, el alto funcionario ha logrado destrabar casi todos los líos y poner a rodar el sector. Este es el balance que hace y los anuncios para financiar lo que podría ser la 5G.

¿Cómo va el programa 4G?

Todo se ha venido cumpliendo según los cronogramas. Podemos decir hoy que toda la ola uno y siete de la segunda está en ejecución. Ahora estamos en el proceso de licitar la tercera ola. En ese sentido, ya se adjudicó la vía Bucaramanga-Pamplona y se encuentra abierta la licitación para la doble calzada Pamplona-Cúcuta, un proyecto de $1,6 billones. Este último contrato se adjudicará en febrero del año entrante.

Lea también: Las vías 4G colombianas fueron reconocidas mundialmente

¿Y espera incluir más proyectos?

Es lo que quisiéramos y lo que le hemos venido solicitando ante el ministro de Hacienda. En nuestro criterio hay aún tres proyectos que deberían quedar financiados y licitados para que el programa 4G no quede cojo.

Hablamos de Pasto-Popayán, pues no tiene ningún sentido que ya se haya iniciado la construcción de Rumichaca-Pasto y Santander de Quilichao-Popayán todo en doble calzada y que el tramo intermedio entre Chachagüí y Popayán, este aún pendiente. De hecho por ser el tramo más deteriorado necesita $2,8 billones. 

El segundo es Cúcuta-Ocaña. Recuerde que en la primera ola se adjudicó Ocaña-Gamarra, toda la salida del Norte de Santander al Magdalena, un proyecto en el que se están invirtiendo $1,2 billones y que ya tiene un 15% de avance. Pero qué sentido tiene intervenir ese corredor vial si no se hace la obra complementaria que es Cúcuta-Ocaña.

Un tercer proyecto es el tramo uno de la vía Bogotá-Villavicencio. No tiene sentido invertir más de $5 billones en los tramos dos y tres y no intervenir en los 21 kilómetros de la entrada y salida de Bogotá en el corredor a Villavicencio.

¿En que está el contrato del río Magdalena?

Para el 23 de noviembre es la fecha límite en la cual debe haber un cierre financiero y si no alcanzan, iniciamos el proceso de caducidad. Naturalmente siempre se tiene un recurso de reposición.

Lea también: Solicitan intervención de la Procuraduría y Contraloría en caso Cormagdalena

¿Y el túnel de La Línea?

Tienen hasta el 30 de noviembre y yo me aventuro a pronosticar que no van a cumplir, más cuando les falta un 13% de ejecución de obra, particularmente en los revestimientos. Hay varios escenarios que evalúa el Invías. En el primero el concesionario está solicitando una nueva prórroga por tres meses, la cual está siendo evaluada. Sería una nueva frustración, pero nos economizaríamos mucho tiempo si el contratista termina en esos tres meses. De acogerse esa nueva prórroga no estaría exenta de la suscripción de nuevos compromisos que le exigiríamos a la firma y que en este momento están siendo evaluados. 

La segunda hipótesis es que el Invías tome la decisión, con la Procuraduría y la Contraloría, de no autorizar la prórroga. En ese momento procederíamos a liquidar el contrato para estructurar un nuevo pliego que permita licitar la terminación de esas obras.

Lea también: ¡Qué desastre! Siguen los retrasos del Túnel de la Línea

¿Esa contratación se haría mediante urgencia manifiesta?

Serían dos procesos simultáneos. El primero sería una licitación pública para terminar las obras y el segundo se haría con urgencia manifiesta para el mantenimiento de lo ya ejecutado.  

Pero eso demoraría aún más la terminación de las obras...

Pues sí, pero qué hacemos. No hay más escenarios y eso se define en la fecha del 30 que es el plazo que tenía el señor (Carlos) Collins para terminar las obras.

También se habla de una posible falta de equity en los concesionarios de 4G…

Esa era una preocupación pero se ha ido despejando. No hay ninguna concesión del programa de 4G que no haya suscrito su cierre financiero en los plazos que estaban establecidos. Ya llevamos 20 con cierre financiero.

¿Cómo van las APP de iniciativa privada?

Todas han venido cumpliendo, excepto Cambao-Manizales de los Solarte, quienes han pedido una prórroga de dos meses como quiera que los peajes no se instalaron en el momento en que estaba previsto. 

Y el segundo contrato con el que se están presentando dificultades es con la Malla Vial del Meta. Allí ocurrieron varias cosas: la primera está relacionada con un conflicto con la Gobernación del Meta cuyo aporte era de $250.000 millones en obras. Están en camino de cumplir pero aún no lo han hecho. Segundo, ese proyecto se vio muy impactado por la disminución del tráfico estimado por la caída del ingreso petrolero y en este momento la ANI va a iniciar un proceso de deliberación y de negociación con Odinsa con el propósito de salvar la iniciativa. Es un proyecto que hoy no tiene cierre financiero y vale $1,2 billones. Esas serían nuestras principales preocupaciones.

Vicepresidente, hablemos de la  Ruta del Sol... 

Va por buen camino el tramo Villeta-Guaduas que corresponde al sector 1 de la Ruta. A la fiducia de ese contrato le faltaban por ejecutar $700.000 millones que ya están en marcha. Esas obras se entregarán el próximo año e incluyen el intercambiador de Guaduas y un número de kilómetros en doble calzada del tramo Guaduas-Villeta. Para el tramo faltante, que son aproximadamente 15 kilómetros muy complejos de ejecutar, acogimos la APP propuesta de Mario Huertas. 

¿Y la Ruta del Sol 2?

Este año probablemente se cumplirá la meta. Hace dos semanas nos entregaron 40 kilómetros y en lo que resta del año deberán entregar otros 40 de doble calzada. Tenemos algunas dificultades con la construcción de las seis variantes ubicadas particularmente en el Cesar. Dos de ellas ya se están terminando, advirtiendo que hemos tenido que apelar a la fuerza pública y militarizar la zona para que se avance en la construcción de las mismas, sin dejar de avanzar, obviamente, en las mesas de trabajo con las comunidades. Para las otras cuatro variantes vamos a acudir al mismo procedimiento si no logramos pronto una concertación. Pero llamo la atención porque es algo que está afectando a todos los proyectos en Colombia, no solo a los de infraestructura. Es imposible seguirles cargando a las carreteras y a los proyectos, gastos de asuntos no relacionados con las obras mismas. Para terminar la variable de Aguachica nos tocó financiar toda la construcción del acueducto y programas de vivienda con recursos del Ministerio de Vivienda. Fue la única manera en la que pudimos terminar esa variante. Esto está afectándonos enormemente porque no es posible trasladarles las solicitudes ancestrales de los municipios, reivindicaciones por demás legítimas en muchos casos, a esos proyectos porque los costos no dan.

La Ruta del Sol 3…

Ese es el proyecto que todo el país conoce que ha estado más enredado. Duraron cinco años sin iniciar obra por los temas de licenciamiento ambiental y consultas previas. Luego tuvimos el problema de Conalvías. Lo bueno es que ya se reanudaron las obras y la semana pasada entregamos los primeros 40 kilómetros de doble calzada de la vía y ya quedaron definidas las metas y los hitos en la terminación de esa carretera que deberá finalizar en 2019. 

¿Por qué no ha salido adelante el tema de las consultas previas en el Congreso?

Nada que lo logramos. Ese proyecto está plenamente concertado hace un año y medio. Plenamente concertado con la Cámara Colombiana de la Infraestructura, con todos los gremios y con todos los sectores.

¿Cómo va el aeropuerto El Dorado?

En el primer semestre de 2017 estarán todas las obras que se están ejecutando. Hablo de las  pistas y las salidas rápidas, así como las ampliaciones de la terminal actual y las nuevas posiciones de contacto. También contratamos nuevos controladores aéreos y se reentrenaron a los actuales. Así mismo. está listo el reordenamiento del espacio aéreo que permitirá aumentar el número de vuelos por hora.

Lea también: Lo bueno, lo malo y lo feo del aeropuerto El Dorado de Bogotá

¿Y El Dorado 2?

Ya está contratado el plan maestro. Así mismo está en estructuración una APP que estará lista en el primer semestre de 2017 para que la industria y las empresas que estén interesadas, hagan sus propuestas.

¿En qué consiste esa APP?

Se trata de un aeropuerto concebido para 100 años. Tendría tres pistas, pero en su primera fase operaría con una. Tendrá un módulo de terminal que nos permita ir desviando parte del tráfico a esa infraestructura. Se calcula que en cinco años El Dorado 1 complete los 40 millones de pasajeros, ese será el límite máximo y allí se iniciará parte del traslado de las operaciones.

¿Cómo va la Transversal de las Américas?

Faltaban unos predios en la zona bananera, pero Augura lideró un proceso para que todos fueran entregados, cosa que ya se hizo. La entrega total de la obra está prevista para junio de 2017.

Hace unos días se conoció un nuevo informe de competitividad, ¿todas estas obras cuándo se verán reflejadas en esos índices?

Por primera vez el informe señala que crecimos en dos puntos, cuando en años anteriores todas las cifras eran negativas. La cosecha empezará a partir del primer trimestre del año entrante. De manera que cuando todas estas obras queden ejecutadas, Colombia quedará ocupando el tercer lugar en materia de desarrollo de su infraestructura en la región, solo por debajo de México y Brasil. Eso se logrará en el curso de los próximos tres años.

Lea también: Bogotano: Usted ya pagó más de 3 veces esta obra y aún no termina

¿Qué mensaje llevará al Congreso de la CCI este año?

Todos los años me tomo la libertad de hacer un balance de lo que fue el año. En esta ocasión tengo previsto resaltar varios aspectos. En primer lugar los relacionados con ejecución. Es ya poco lo que falta por contratar y ahora lo que nos corresponde es que todo este cúmulo de obras se entreguen en los plazos y con la calidad pactada.

No dejan de salir problemas nuevos pero estos se vienen atendiendo en tiempo récord. También tenemos el desafío que 14 proyectos de la 4G  privadas y algunos de la segunda y tercera ola, aun no tienen cierre financiero.

Pero lo más interesante del congreso será la presentación del Plan Maestro Transporte Intermodal  actualizado, que es donde queremos concentrarnos. En eso hay varios adelantos: en preinversión tenemos contratados ya cinco proyectos. Nunca antes se había invertido tanto en este aspecto, más de $100.000 millones. De esos resalto tres: los estudios en fase 2 de la vía Puerto Gaitán-Puerto Carreño, que es realmente el proyecto más ambicioso, pero no el único. En segundo lugar, la conexión Valle-Altillanura, que es una carretera que pensamos tenga el trazado Palmira-Colombia-La Uribe-Villavicencio. En tercer lugar, le mencionaría la conexión Pacífico-Valle, que iría de Nóvita (Chocó)  a Cartago. Y en cuarto lugar la carretera de la Alta Guajira hasta Nazareth, cuyos estudios están contratados.

¿Cómo se financiarán?

Llevaremos al Congreso de la CCI una canasta de opciones para que sean discutidas. La más importante de ellas es rescatar el concepto de valorización en las carreteras nacionales. Así lo fue hace muchos años y es un concepto al que hay que regresar. No se explica cómo si vamos a construir esa carretera de la Altillanura y la Orinoquia, donde millones de hectáreas van a tener una autopista nueva, no puedan contribuir pagando – así sea– poniendo las franjas de tierra que se necesitan para la construcción de la misma.

¿Qué más incluirá este plan? 

Se focalizará en la entrada y salida de las ciudades, aeropuertos y puertos. Lo que llaman los expertos la primera y última milla. Adicional  a eso prevalece la puesta en marcha de cinco corredores logísticos, que más adelante serán diez. Nada sacamos si construimos grandes autopistas si el tiempo que se gana allí se pierde a la entrada de las ciudades, aeropuertos y puertos. Escogimos diez ciudades con un plan de choque para cada una de ellas y las obras que deben emprender.

¿En Bogotá hay algo?

Es donde más avanzados están. El primero de diciembre estará contratada la ampliación de la Autonorte, la ALO y como se ha visto dentro del plan de la EEB están destinando recursos para cofinanciar estas obras. 

También hay que hablar de las vías, Cota-Suba, Primero de Mayo, Avenida José Celestino Mutis y la calle 13 y la ampliación de la calle 80 a seis carriles hasta Siberia como obras centrales del PMTI. Son en total 21 iniciativas, unas están en prefactibilidad, otras en factibilidad y otras que ya maduraron y pronto serán abiertas.

Algunos de estos corredores han tardado un poco pero es porque se van a ampliar de cuatro a seis carriles, como es el caso de la ALO. Eso ha retardado un poco los proyectos porque toca actualizar diseños. El alcalde Enrique Peñalosa tiene razón en eso y así se demore unos meses en ejecutarse, es lo mejor. Por último, se espera que en el primer semestre se abra la licitación del Metro.

Lea también: Todo lo que usted no sabía del proyecto del Metro de Bogotá

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?