| 10/3/2014 6:00:00 AM

Colombian Dream

Con el lanzamiento del Grupo Aval en Wall Street, vale la pena preguntarse cuáles serán las próximas compañías que se le medirían a este mercado.

La llegada del principal conglomerado financiero de Colombia a la Bolsa de Nueva York no solo representa un gran paso para el Grupo Aval; también pone en evidencia el favorable apetito por activos colombianos y abre el interrogante sobre qué otras firmas podrían medírsele a ir por capital al mercado de valores más grande del planeta. La ventana de oportunidad está abierta para otras compañías.

Hay mucho optimismo sobre lo que está pasando y lo que puede venir para otras grandes industrias y bancos. Desde esa perspectiva es que están mirando a Colombia en Wall Street. Alexandre L. Ibrahim, vicepresidente y Jefe Regional del Grupo de Clientes Corporativos de la Bolsa de Nueva York, explicó que el “apetito” por Colombia es evidente en estos momentos en ese mercado.

“Los inversionistas siempre están buscando oportunidades. Y cuando ellos miran a Latinoamérica, nosotros tenemos listadas compañías que representan cada una de las mayores economías de la región. Pero cuando ellos buscan crecimiento, están mirando a dos países, específicamente: Perú y Colombia”, señala.

Las razones para este énfasis en los mercados de valores es que los inversionistas perciben que el Gobierno está haciendo un gran trabajo en la dirección de la economía y las compañías criollas están creciendo a buenos ritmos.

“Por ejemplo, usted mira a Grupo Aval y ve que no es más una compañía colombiana; hoy es lo que llamamos una ‘multilatina’, una compañía panregional: tiene activos y crecimiento fuera de Colombia. Nosotros vemos otras compañías de ese país haciendo lo mismo. Los inversionistas están entusiasmados con esto, porque comprando compañías colombianas no solo están comprando Colombia, sino crecimiento en otros mercados de la región”, advierte el alto directivo de la Bolsa de Nueva York.

De allí surge la inquietud sobre si otras empresas colombianas podrían medírsele ahora a dar el salto a Wall Street. El portafolio de opciones es variado y en Wall Street lo tienen claro. Al preguntársele a Ibrahim sobre el interés de otras firmas colombianas por llegar a la Bolsa de Nueva York, respondió: “Nosotros siempre estamos hablando con compañías de toda la región, porque el interés de estar aquí es grande (…). Obviamente, hablamos con muchas compañías en Colombia. Tenemos un sólido portafolio de oferta y allí podría haber otra compañía colombiana”.

Al contra-preguntársele cuáles podrían ser, Ibrahim respondió: “Algunas, algunas”, y señaló que “nos encanta ver más compañías colombianas aquí. Aún pensamos que no tenemos suficientes firmas colombianas listadas en este mercado”.

¿Argos o Davivienda?

La posibilidad de que otras empresas nacionales emitan en Nueva York es alta. De hecho, no sería sorprendente que Argos o Davivienda hicieran tal apuesta, pues están en proceso de consolidación y crecen a buen ritmo.

En una reciente entrevista con Revista Dinero, el presidente del Grupo Argos, José Alberto Vélez, al preguntársele si pensaba en una emisión en Nueva York, respondió: “Uno de los primeros pasos para eso es tener normas de contabilidad internacional. Nos estamos preparando para ello. El que empresas colombianas tengan que estar a 2015 con normas internacionales Niif, nos da una ventaja grande porque tenemos contabilidades que las puede leer cualquier inversionista internacional. No hemos tomado ninguna decisión al respecto, pero es un camino que debemos explorar con interés y entusiasmo porque son mercados más grandes. El mercado colombiano nos valora. Pero para hacer una emisión grande hay que buscar mercados grandes. En esa estrategia de crecimiento no me cabe la menor duda de que uno de los elementos que debemos llegar a considerar es buscar bolsas internacionales como el caso de la Bolsa de Nueva York”.

Argos ha adquirido talla transnacional. Tiene activos en Centroamérica, El Caribe y Estados Unidos. Sus ventas anuales se acercan a los US$4.000 millones, su patrimonio es superior a los US$6.000 millones y su Ebitda consolidado se acerca a US$1.000 millones.

Además, de alguna forma Argos ya tiene allanado el camino, pues cuenta con un ADR nivel 1, que si bien no se transa en las operaciones diarias de la Bolsa de Nueva York, es un activo financiero en el mercado conocido como Over The Counter (OTC), una plaza en la que las operaciones se dan directamente entre compradores y vendedores, sin la necesidad del sistema operacional de la Bolsa de Nueva York y sin tener inscrito el valor en esa plaza.

Por el lado de Davivienda, la operación tendría sentido no solo por el tamaño que ha alcanzado sino porque es uno de los grandes del sector que falta por llegar a Wall Street. Primero fue Bancolombia, el banco individual más grande del país, y ahora el Grupo Aval, que tiene una tercera parte del negocio bancario colombiano.

Davivienda cerró a julio con una cartera de unos US$19.000 millones ($37,9 billones), activos de US$25.000 millones ($49,8 billones) y utilidades cercanas a los US$320 millones.

Esta entidad financiera es reconocida por sus agresivas campañas publicitarias que la han posicionado como uno de los bancos preferidos por los colombianos. Además, inició su proceso de internacionalización en 2012 con la compra de las operaciones del HSBC en Costa Rica, El Salvador y Honduras.

La ventana de oportunidad para los activos colombianos está abierta, pues el apetito por empresas nacionales sigue firme. Además, las perspectivas generales del mercado accionario en Estados Unidos siguen siendo muy favorables y la mayor parte de analistas ven valorizaciones en el mediano plazo en este mercado. Todo parece indicar que las movidas con las acciones de empresas colombianas en el mercado norteamericano se van a seguir dando. El sueño americano se les va a seguir cumpliendo a muchas firmas criollas.

***

Colombianas en Wall Street

BANCOLOMBIA
es la acción colombiana pionera en el mercado de Nueva York, pues está inscrita desde 1995, cuando se empezó a cotizar a US$13,75. Actualmente el ADR de Bancolombia se cotiza a un precio de US$57,30 y, solo en lo corrido de 2014, la valorización ha sido de 18,7%.

ECOPETROL llegó a Nueva York en 2008 y se empezó a cotizar en US$27,25. Llegó a tocar un máximo de US$63 y en los últimos años ha caído hasta un nivel de US$32,05.

AVIANCA llegó a finales del año pasado a un precio por cada ADR de US$14,06. Luego de superar los US$18 este año, empezó a caer su cotización nuevamente hacia alrededor de los US$14.

En su primera semana de cotización, el GRUPO AVAL pasó de US$13,50 a US$13,85.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?