Revista Dinero

Gustavo Petro, alcalde de Bogotá.

| 7/11/2013 11:36:00 AM

El salvavidas de Petro

Este semestre el Concejo deberá definir asuntos económicos y políticos de fondo. ¿Cómo afectarán las decisiones judiciales que están por tomarse contra algunos concejales? y ¿cómo podrá sacarles provecho Gustavo Petro?

Luego de un prolongado receso, el pasado 9 de julio los 45 concejales de Bogotá regresaron a sus pupitres del Cabildo para dar inicio a las sesiones que restan este año. En otras palabras, volvieron para jugar el segundo tiempo de un partido que girará en torno a varias decisiones clave para el futuro de la ciudad.

Estas van desde la viabilidad de proyectos económicos como el cupo de endeudamiento, el presupuesto de 2014 y la modernización tributaria, hasta la suerte que correrá la polémica modificación al Plan de Ordenamiento Territorial (POT) en la que seguirá insistiendo la administración de Gustavo Petro.

En fin, serán seis meses cargados de tensiones y definiciones. Pero quizás el hecho más trascendental correrá por cuenta del inevitable remezón que sufrirán los cimientos del Concejo una vez sus miembros involucrados en el carrusel de contratos tengan que darle la cara a la justicia. Una trama cuyo primer capítulo fue protagonizado por el excabildante Hipólito Moreno y el concejal del Partido Verde José Juan Rodríguez Rico, ambos detenidos por recibir –presuntamente– millonarias comisiones.

Tal y como figura en un extenso expediente de la fiscalía, el destino de Moreno y Rodríguez se repetiría en poco tiempo con sus colegas del Partido de la U, Orlando Parada y Andrés Camacho Casado, y los liberales Jorge Durán Silva y Jorge Ernesto Salamanca. Cuatro políticos que por años se han movido como ‘viejos zorros’ entre los recovecos del Concejo, pero que hoy son investigados por la Fiscalía y están en lista de espera para ser llamados a rendir cuentas ante los tribunales.

De ser acusados por cometer algún delito, la estructura del Concejo sufrirá un cambio de enormes proporciones y, por razones obvias, sus fuerzas partidistas serían objeto de un reacomodo. Bajo ese presupuesto, ¿cómo podría afectar la eventual salida de estos experimentados políticos del Concejo al momento de tomar las principales decisiones económicas y políticas que están en capilla para este segundo semestre que comienza?

Lo primero para considerar es que, justo en la semana que circula esta edición, se daba por hecho que la Fiscalía podría imputar cargos a los concejales Parada y Camacho, dos militantes del Partido de la U y abiertos opositores de las políticas de la actual administración distrital. En especial Orlando Parada, quien ni por un segundo ha podido ocultar su aversión hacia el estilo de gobernar del alcalde Petro, al punto de ser uno de los pocos cabildantes de Bogotá en manifestar su apoyo a la revocatoria que cursa contra el mandatario. Proceso que, en aras de la coherencia crítica de su partido, es liderado por el también miembro de la U, Miguel Gómez Martínez.

Eso significa que si al final del día Parada y Camacho salen del Concejo, el primer gran beneficiado sería Gustavo Petro, pues se estaría quitando del camino a dos de sus contendores más feroces. Pero, además, podría valerse de esa coyuntura dándole a entender a la opinión pública que algunos copartidarios de Miguel Gómez están ‘untados’ con temas de corrupción.

Dentro de ese escenario, en la réal politique, el Alcalde se encontraría con una autopista pavimentada en el Concejo para echar a rodar los proyectos provenientes de su cosecha. Por ejemplo, la modernización tributaria que a estas alturas se ha hundido dos veces en el Cabildo. O el cupo de endeudamiento por $3,03 billones con el que la administración busca financiar obras estratégicas como el metro pesado, las dos líneas de cable en San Cristóbal y Ciudad Bolívar y la troncal de Transmilenio por la Boyacá, entre otras.

Un aire para Petro

Por los pasillos de la Fiscalía se oye cada día con más fuerza una versión según la cual los próximos concejales a quienes les imputarían cargos serían los liberales Jorge Durán Silva y Jorge Ernesto Salamanca. Tal vez los dos mayores líderes que tiene en la actualidad el Concejo. Fundamentalmente por sus años de experiencia dentro de la corporación y porque sus voces son ‘luz y guía’ cuando se trata de tomar decisiones de fondo. Pero, además, son al igual que Parada y Camacho, dos críticos implacables de Gustavo Petro.

Como se dice en el argot popular, si Durán y Salamanca se ven obligados a salir del Concejo por asuntos judiciales, el Alcalde haría literalmente moñona. Pues ya no serían dos opositores menos sino cuatro, y en ese orden de ideas le quedarían servidas en bandeja tres formas diferentes para capitalizar la situación.

La primera sería incorporar con mayor fuerza a su discurso aquella tesis anticorrupción que tanto defendió durante la campaña a la Alcaldía. La segunda es que lograría neutralizar la inercia de las bancadas opositoras del Concejo. Y, finalmente, al tener fuera del radar a los concejales más críticos, no correrá el riesgo de que se geste desde la tribuna del Cabildo algún movimiento de apoyo a la revocatoria de su mandato.

Y aunque todas estas movidas parecen estar alineadas con los intereses del Alcalde, no serán suficientes para doblegar al Concejo en su empeño por sacar adelante el POT. No solo el grueso de los cabildantes, sino sectores académicos, gremiales y jurídicos están de acuerdo en el sentido de afirmar que se trata de una iniciativa poco saludable para la ciudad. Tanto, que quienes conocen el tema dicen que el Plan de Ordenamiento de Petro es un buen manifiesto político pero un pésimo instrumento normativo y técnico.

La beligerancia y los ímpetus del Concejo con los que ha tenido que lidiar Gustavo Petro desde su llegada al Palacio Liévano bajarán de tono. Lo cual significará un segundo aire para su gestión. Respiro que tendrá que aprovechar en estos momentos cuando –pese a estar en la mira de la Procuraduría y viviendo a la sombra del proceso revocatorio– sus índices de aceptación entre los bogotanos han mostrado una curva de ascenso que ni él mismo esperaba.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×