| 8/5/2015 12:00:00 AM

Los desafíos del Chocó para que dejen de romper los tubos del acueducto

Esto es Quibdó, donde sobra el agua pero no hay acueducto. Donde el sabor y la sazón vieron la luz del día y donde se nace y muere pobre.

Una red de tuberías de pvc recorre por estos días las polvorientas calles de Quibdó. La gente se pregunta para qué son esos tubos cuyas puntas quedan asomadas en lo más parecido a un andén. Algunos creen tener la respuesta. En el barrio Kennedy, fundado hace 40 años por desplazados del medio y bajo Atrato, considerado uno de los más pobres de la ciudad, muchas familias mantienen su tanque de plástico sobre la teja de zinc, por “si se va el agua que viene del tubo”. Otros, no acostumbrados a pagar los $4.000 o $6.000 del recibo, deciden ‘apuñalar’ la red recién instalada para robar el agua y llevarla a su casa.

Quién iba a creer que la todopoderosa Empresas Públicas de Medellín (operadora del acueducto) iba a tener como principal adversario a San Pedro y su diluvio que deja más de 8 metros de agua cada año en esta zona del mundo.

“Estamos llevando el agua a los barrios más pobres de Quibdó, pero es necesario un cambio cultural que va a tardar tiempo. Si la gente rompe el tubo, se cae la presión, y la gente que quiere agua potable se queda sin el líquido”, cuenta uno de los contratistas de EPM.

Se requiere información. En otra ciudad del país, una señora merecedora de una casa gratis del Gobierno convirtió el inodoro en matera porque “no sabía para qué era eso”. Otra persona llamó a la ducha, lucha, y en la región Caribe una persona amarró su burro en la escalera del segundo piso del nuevo conjunto residencial. Puede parecer cómico, pero son las cosas que pasan en lo que algunos llaman la otra Colombia.

El Gobierno parece ser consciente de esta situación.
El ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, explicó que Quibdó tiene el recibo de acueducto más barato del país, que se subsidia la instalación de tubería en las casas y que se evalúa la posibilidad de cobrar en un solo recibo el agua y la luz. El asunto es que algunos podrían dejar de pagar la luz, o no pagar nada y colgar un cable pirata a la red eléctrica. El desafío es grande en una ciudad en donde el desempleo, según el Dane, es de 17% y la informalidad es superior a 60%.

De acuerdo con Invest in Chocó, a diciembre de 2014, de las 15.531 empresas registradas en la Cámara de Comercio de Chocó, solo 6.118 habían renovado su matrícula mercantil. El principal empleador es el sector público y no hay una sola fábrica. No hay oportunidades. “La ciudad hace un esfuerzo por educar a los niños y jóvenes, pero pierde esa mano de obra cuando ese recién graduado se va para Medellín o Bogotá a trabajar”, afirma Mariela Palacios, directora de la promotora de inversión.

Otro desafío será volver sostenible el negocio por parte de EPM. En los últimos años, la Superintendencia de Servicios Públicos ha tenido que compensar las pérdidas por robo de agua a la empresa paisa. Se calcula que se han girado por este concepto unos $30.000 millones en los últimos 8 años, debido a que el 70% se pierde en fugas ilegales. El contrato con el operador paisa vence en 2016 y no parecen muy convencidos de prorrogarlo, al menos si no se corrigen estas cosas o se genera la cultura del pago eficiente.

“Debemos avanzar en tres frentes después de septiembre, cuando se inaugure el acueducto: uso racional del agua, cultura de pago y que la gente utilice el agua potable”, explica Roberto Angulo, delegado de la Superservicios en Quibdó.

A pesar de estas dificultades, el Gobierno insiste en el acueducto porque sabe que es el primer paso para sacar adelante la ciudad. En la actualidad se están invirtiendo más de $100.000 millones para ampliar la cobertura de 30% a 95% en el casco urbano de Quibdó. El agua potable es vital para el futuro de esta región. Según un informe del Ministerio de Salud entregado a este medio, “en los niños de 1 a 4 años la principal causa de mortalidad (2005- 2011) fue por las enfermedades infecciosas y parasitarias”. Además, la OMS advierte que las enfermedades diarreicas son la segunda causa de muerte de niños menores de 5 años, tanto en Colombia como en el mundo.

Después de septiembre, cuando se inaugure el acueducto, el desafío será cultural. Generaciones enteras crecieron y murieron con el agua que proveía el cielo. Ahora tienen una tubería en la puerta de sus casas con agua más saludable que la que entrega San Pedro gratis.

Tecnología

Hongos de los buenos


Hongos que curan el cáncer, un jabón sin químicos que quiere comprar Pfizer y cremas apetecidas por Avon; helados de Asaí, chontaduro o badea. ¿Qué tal un vinagre de borojó? ¿Y si lo mejor es un plátano orgánico o un embutido de atún? Ni hablar de las especias y sazón chocoanas. A este departamento le falta exposición pero le sobra el sabor. Así lo resume ChocQuibTown con sus recetas rítmicas: “De aquí se habla mal, pero todo está mucho mejor. Tenemos la lluvia, el frío, el calor…Nos une el don del sabor.

Avianca debe llegar

El primer hotel de 5 pisos, el primer hipermercado, las primeras salas de cine, los primeros restaurantes de cadenas nacionales, el primer auditorio para 100 personas y la primera gran biblioteca, son algunas de las obras que incluirá el centro comercial que construye el concesionario Airplan al lado del aeropuerto El Caraño. “También ampliaremos la pista a 1.800 metros para que Viva Colombia y Avianca empiecen a operar en esta ciudad”, cuenta el gerente del aeropuerto, Luis Alberto Rodríguez.

Este nuevo aeropuerto, al que se le ampliará el terminal de pasajeros, será el punto de conexión para los turistas nacionales y extranjeros que quieran ir a Bahía Solano y Nuquí, dos sitios con un potencial enorme por avistamiento de aves y ballenas.

El negocio para Airplan fue redondo. El tráfico en 2008 fue de 94.000 pasajeros y el año pasado ya era de 356.000. Además, el Gobierno les amplió la concesión hasta mínimo el año 2032, pero si no se pagan las obras con tráfico, se puede extender el contrato hasta el año 2048. Otro centro comercial, Cabí, iniciará obras en septiembre, con lo que se espera que la gente vaya a Medellín en avión cada dos meses a hacer mercado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?