| 2/1/2012 6:00:00 PM

El Colombian Dream

La Cancillería rompió el récord en la expedición de visas para extranjeros que quieren venir al país. ¿A qué se debe este boom migratorio?

Colombia está en la primera fase de un auge de migración que podría cambiarle la cara al país en los próximos años. Al territorio nacional están llegando estudiantes universitarios provenientes de Ecuador, Perú y México; inversionistas de Corea, China y Estados Unidos; trabajadores del Reino Unido, Venezuela, Francia y Chile, por solo mencionar algunos casos. Al parecer, gente de todo el planeta está viajando con “Destino Colombia”.

Las cifras son claras. Según Álvaro Calderón, director de asuntos consulares de la Cancillería de la República, el año pasado se registró un récord en la expedición de visas para extranjeros que quieren venir al país. Entre el 30 de mayo de 2011 y el 24 de enero de 2012 fueron autorizadas 5.802 visas temporales de trabajo. Además, en ese mismo periodo, la Cancillería emitió 2.642 visas de residente calificado, que están relacionadas con el trabajo de los inversionistas. Estas cifras se refieren a las visas expedidas en Bogotá, que representan 53% del total. El porcentaje restante corresponde a los consulados en todo el planeta. En total, el país está expidiendo cerca de 35.000 visas cada año.

“La tasa de crecimiento en expedición de visas entre 2005 y 2010 era cercana a 17% anual. Pero en 2011 se registró un pico muy importante, pues el repunte fue de 25,3%. Se trata, sin lugar a dudas, del año en que más visas se han expedido en la historia”, asegura Calderón.

El boom migratorio está confirmado igualmente por el movimiento de personas desde y hacia Colombia. Aquí están incluidos los turistas y viajeros por placer. Según las cifras oficiales, mientras en 2002 se movieron entre Colombia y el exterior 3,5 millones de personas, para 2010 la cifra ascendió a 7,54 millones y se espera que en 2016 alcance los 12,5 millones de personas.?“Estas proyecciones están fundamentadas en la expectativa de llegar a 45 Tratados de Libre Comercio (TLC) y unas metas de inversión extranjera directa promedio superiores a los US$15.000 millones”, comentó el alto funcionario.

Las visas de trabajo muestran la llegada de profesionales y trabajadores provenientes de Venezuela, Estados Unidos, México, China, Argentina, Perú, Canadá, España, Corea, Alemania, Bolivia, Sudáfrica, Rusia, Ucrania, Panamá, Australia, República Dominicana, Uruguay, Turquía, Ecuador, Chile, Francia, Reino Unido, Italia y Francia.

Anecdóticamente, el año pasado se expidió una visa a un ciudadano de Afganistán.

Las causas de este fenómeno son obvias: la crisis en los países desarrollados contrasta con la solidez que han mostrado los emergentes. Esto hace que Colombia sea vista por muchos como un destino interesante. A los extranjeros ya no les suena descabellado venir a vivir acá. A esto se suma que una buena porción de colombianos que migraron están volviendo en busca de mejores oportunidades. El flujo de personas, realmente, le está cambiando la cara al país.

Las firmas cazatalentos han empezado a sentir la tendencia. Según Roberto Hall, presidente de Amrop-Seeliger y Conde-Top Management, “es curiosa la cantidad de extranjeros que ven en Colombia un buen lugar para trabajar. De nuestra gran base de datos, compuesta por más de 63.000 contactos, 15% son personas que se inscriben en nuestra página www.topmanagement.com.co, buscando nuevas oportunidades de empleo. El año pasado, el número de extranjeros que registraron su hoja de vida fue de 309, principalmente de nacionalidades ecuatoriana, venezolana y peruana”.

Para Hall, eso muestra lo que está pasando en Colombia a nivel migratorio. “Por ser un país que se ha ido destacando poco a poco en la región, cada vez más inversiones extranjeras llegan a suelo colombiano, y cada vez más extranjeros ven en Colombia un excelente lugar para radicarse laboralmente”.

Hans Roth, de la firma cazatalentos Russell Reynolds de Estados Unidos, que ha asesorado en Colombia firmas como Cerrejón, reconoce otra tendencia: “definitivamente se ha visto un incremento de altos ejecutivos que deciden regresar a sus países de origen. Especialmente en economías emergentes, estos altos ejecutivos están encontrando oportunidades que les permiten regresar, desarrollar su carrera progresivamente con niveles de ingresos mejores a si permanecieran en el exterior. Para altos ejecutivos de otros países, también se han visto movimientos”.

Los retos

El fenómeno ha empezado a interesar a las autoridades. El primer asunto claro es que esta nueva tendencia representa enormes retos para la política migratoria. Temas como trámites, asuntos laborales, pensiones, salud, educación y seguridad personal tienen que ser revisados.

Por eso, el Gobierno está analizando la posibilidad de realizar un censo de extranjeros. El tema será discutido durante las próximas semanas entre las distintas instituciones encargadas del tema, como la Cancillería y el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). De concretarse la idea, el objetivo es lograr un perfil demográfico de la población foránea en Colombia, pues actualmente no se sabe cuántas personas de otros países viven en el territorio nacional.

Las autoridades no se han quedado quietas, han dado pasos para responder a la nueva tendencia. Durante los últimos años han sido establecidos nuevos centros consulares en puntos clave como Newark, Orlando, Turquía, Emiratos Árabes y Shanghái, esto con el objetivo de facilitar el control y flujo migratorios hacia el país.

El movimiento de personas desde países desarrollados hacia los emergentes puede tener más de positivo que de negativo; quienes deciden migrar casi siempre son profesionales con niveles altos de educación y bien remunerados. Ellos llegan a sectores clave como petróleo, minas, tecnología, banca, turismo y otros servicios, donde la oferta laboral local no es suficiente. Es evidente que la llegada de extranjeros es un fenómeno que puede representar una verdadera y pacífica revolución social. Esto implica desafíos y oportunidades que hay que saber afrontar. Si se hacen bien las cosas, en muy poco tiempo al sueño americano se habrá sumado el Colombian Dream.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?