| 5/12/2016 12:00:00 AM

¿Cuáles son los riesgos del fracking para aumentar reservas de hidrocarburos?

El Ministro de Minas y Energía propone la utilización segura y responsable del fracking para aumentar las reservas de hidrocarburos. ¿Es posible? ¿Qué riesgos entraña?

El fracking inyecta con alta presión una mezcla de agua, arena, partículas cerámicas y químicos a una roca de esquisto para fracturarla y liberar los hidrocarburos que contiene.

A la profundidad a la que están las rocas de esquisto –entre 2 y 6 kilómetros– no es posible una extracción rentable de esos hidrocarburos. El fracking aumenta la tasa de extracción para hacerla rentable. Por tanto, una de sus ventajas es permitir la explotación de hidrocarburos de difícil acceso. Con este propósito, se usa mucho en Estados Unidos, Canadá, Polonia y China.

En consecuencia, tiene razón el Ministro cuando propone el fracking para aumentar las reservas de hidrocarburos del país. Pero, ¿se puede utilizar de una manera segura?

Con la intensificación del fracking desde la última década del siglo pasado, aumentó la preocupación por sus consecuencias sobre la salud pública y el medio ambiente, debido a que acrecentó su exposición a las sustancias químicas utilizadas. En cada fracturación se usan cerca de 40.000 galones de entre tres y doce químicos.

Por este motivo, cuando la regulación no es estricta, los efectos del fracking pueden incluir contaminación del agua y del aire, riesgo de temblores de tierra, ruido excesivo y cambio climático. La contaminación ocurre por la emisión de metano de los pozos de explotación más antigua y de las sustancias químicas emitidas por los equipos usados. Por eso la regulación de la Unión Europea y el Reino Unido exige que no haya escapes de metano y que se revelen las cantidades de sustancias químicas utilizadas.

El procedimiento necesita grandes cantidades de agua, lo cual puede acarrear consecuencias negativas a sus fuentes. Un pozo explotado por fracking en los Estados Unidos consume entre 11.000 y 30.000 metros cúbicos. En Europa el consumo es más alto porque las rocas de esquisto están a una profundidad 1,5 veces mayor.

El agua superficial puede resultar contaminada por el derrame, la mala construcción y el mantenimiento deficiente de los hoyos para los desechos. Al mismo tiempo, el agua subterránea se puede contaminar por escapes del fluido que fractura la formación rocosa o por fugas del reflujo sobrante.

Existe también el temor de que el fracking provoque temblores de tierra, debido a la mayor actividad sísmica detectada en algunos sitios después de aplicarlo.

Lea también: Fracking en Colombia requiere más estudios: Contraloría

Por estos riesgos, para lograr la utilización segura y responsable del fracking es necesaria una estricta regulación que los mitigue. Esta debe basarse en una investigación exhaustiva sobre sus efectos ambientales y sus consecuencias para la salud pública. Pero estudios de esa naturaleza requieren tiempo. Quizá lo más conveniente sea crear una comisión de expertos que los lleve a cabo. Lo que no debe hacerse es tomar una decisión a la ligera, sin el debido debate.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?