Revista Dinero

| 6/13/2013 2:34:00 PM

¿Cuál dólar Cárdenas?

El reciente repunte del dólar se debe más a la caída de la inversión y de las exportaciones que a los anuncios del Ministro de Hacienda.

La revaluación se había convertido en el gran tema de la política económica y, por eso, tanto el Banco de la República como el gobierno Santos se esforzaron por demostrar que querían combatirla. Muchos, al interior del Gobierno, ya están cantando victoria.

Desde que fue anunciado el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe) y, en particular, la medida para que los fondos de pensiones privados compraran más dólares, la tasa de cambio ha aumentado $80 y hoy bordea los $1.900; la devaluación en 2013 ya va en 7,4%. “El nivel que deseábamos”, salió rápidamente a reclamar victorioso el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.

“Hemos logrado la meta que nos habíamos impuesto gracias al compromiso y esfuerzo conjunto del Gobierno, el Banco de la República, Ecopetrol y los fondos de pensiones”, afirmó Cárdenas.

Sin embargo, el fortalecimiento del dólar no es exclusivo de Colombia. Otras monedas latinoamericanas como el real, el sol y el peso chileno se han devaluado, ante la perspectiva de que la FED retire el estímulo monetario QuantitativeEasing–Q3. La gran pregunta es si el impulso reciente del dólar es temporal y si la revaluación del peso volverá.

Para algunos analistas se trata de un fenómeno coyuntural, pues el cambio en la rentabilidad mínima de las AFP implicará una demanda adicional de dólares de mínimo US$4.600 millones. Si bien el anuncio generó un impacto al alza en el precio de la divisa, lo cierto es que esta es una demanda puntual y relativamente pequeña.

Felipe Campos, gerente de investigaciones económicas de Alianza Valores, piensa que estamos ante un cambio estructural.

“Estamos empezando un nuevo ciclo de inversión en donde la menor aversión al riesgo va a reflejarse de modo permanente en una menor demanda de commodities y fortaleza del dólar a nivel global. Esto afectará de forma estructural el crecimiento y a las monedas de países emergentes, pues los flujos de capital serán menores”, afirma Campos.

De hecho, en Colombia ya se han empezado a reducir algunos de los flujos claves de dólares. La inversión extranjera directa (IED) se ha reducido en lo corrido del año a mayo cerca de 9% (algo que no sucedía desde 2009) y el crecimiento de las exportaciones e importaciones a marzo es prácticamente nulo. La desaceleración de China y una Europa en recesión agravan el panorama exportador. El Gobierno ya redujo sus proyecciones de crecimiento de 4,8 a 4,3% y el mercado lo ubica en menos de 4%.

Si se consolidan menores precios del petróleo, La caída de la IED y las exportaciones y reducción del crecimiento global, la tasa de cambio llegará fácilmente arriba de los $2.000.

Según la Encuesta de Opinión Financiera de Fedesarrollo, cada vez más analistas esperan una devaluación del peso en el próximo semestre (57,5% en mayo). Por esto, la pregunta es si los empresarios y los portafolios de inversión están preparados para un nuevo cambio de tendencia, no solo en la tasa de cambio sino en la economía. El rumbo que tome el dólar depende más de las tendencias de los flujos de capitales globales y menos de lo que diga Cárdenas.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×