| 4/25/2016 12:31:00 AM

El ‘boom’ de los centros comerciales en los municipios y ciudades intermedias

Las constructoras ven una gran oportunidad de negocio en las ciudades intermedias, dado que aún carecen de suficientes infraestructuras comerciales para atender la creciente demanda.

Frente a la gran oferta comercial de las principales urbes del país, los constructores han decidido explorar nuevos rumbos y ejecutar grandes obras en municipios como Apartadó, Montería, Soledad, Jamundí y Cartago.

La apuesta es sencilla, construir modernos centros comerciales en aquellos municipios o ciudades que tienen una población cercana a los 100.000 habitantes y que además tengan una economía dinámica.  

Así lo explicó en una entrevista concedida a Dinero el encargado de la promotora inmobiliaria Comercialise, David Gómez, quien además explicó que su despacho está a cargo de varios proyectos en esos cinco municipios colombianos.

Lea también: Los pecados que tumbaron a dos gigantes del retail en Colombia

Foto cedida por Comercialise del centro comercial ‘Nuestro‘ en Urabá 

Hasta el momento ya fue terminada y entregada la obra del centro comercial ‘Nuestro’ en la región de Apartadó (Antioquia), la ha cual ha ayudado ha impulsar el “desarrollo de nuevas obras en la zona”, según lo explicó el directivo. 

Además, señaló que la renovación urbana que se inició con ese proyecto se concretó con la construcción de  una sede de la universidad de Antioquia, el centro empresarial y una nueva terminal de trasporte.

Nosotros lo que esperamos definitivamente es que al lado de todo centro comercial que se construye, se genere un polo de desarrollo tanto residencial como empresarial”, añadió el ejecutivo.

Foto del encargado de la promotora inmobiliaria Comercialise, David Gómez. 

Desde su puesta en marcha, en octubre de 2015, el centro comercial ha registrado un rendimiento superior a la media nacional de ventas por metro cuadrado, a la vez que logró visitas superiores a las 200.000 mensuales.

Gracias al éxito de ese lugar, la constructora ha decidido poner en marcha una segunda fase con la construcción de 100.000 metros cuadrados, de los cuales ya ha sido comercializado el 50%.

A este megaproyecto se suman cuatro nuevos centros comerciales en distintos municipios, los cuales representan una inversión de $450.000 millones y generarán por lo menos unos 1.000 empleos en los municipios.

David Gómez fue enfático al señalar que la masificación de los centros comerciales se convertirá en tendencia en los municipios y las ciudades pequeñas, tal y como ocurrió en su momento en Bogotá con Unicentro, en Medellín con San Diego y en Cali con Chipichape.

Este fenómeno, según el ejecutivo, se dará debido a que las grandes urbes están enfrentado un serio déficit de suelo, así como una sobreoferta de centros comerciales.

“En las ciudades intermedias hay mayor oportunidad y competencia”, agregó el director general de Comercialise, al explicar que la fórmula del éxito para los comerciantes que prevén operar en esas regiones es comprender las características de ese consumidor.

Por esa razón, “la mezcla comercial nuestra ha estado enfocada en convocar e incluir a las marcas locales al proyecto y conjugarlas con las tradicionales”, concluyó David Gómez.

El primero en su tipo

El empobrecido departamento del Chocó no ha sido ajeno a ese fenómeno. De hecho, en Quibdó, su capital, se está construyendo el primer centro comercial   con una inversión cercana a los $120.000 millones de pesos y en un área de 51.243 metros cuadrados.

El Centro Comercial Cabí, situado sobre la vía que conduce al municipio de Istmina y adelantado por la firma Coninsa Ramón H., tendrá 152 locales comerciales, así como tres restaurantes y mil parqueaderos para motos y 340 para carros.

Dicha construcción, según el vocero del proyecto, Gonzalo Ramírez, “impactará positivamente en el desarrollo económico de la región”, dado que generará “más de 700 empleos directos”.

Por su parte, la directora Ejecutiva de Invest in Chocó, Mariela Palacios, afirmó que ese centro comercial “se suma al interés de diferentes inversionistas nacionales y extranjeros” en el departamento.

“Ven en nuestro territorio una oportunidad de negocios rentables, a la vez que contribuyen con un impacto social positivo a los indicadores del departamento: creación de empleo, transferencia de tecnología, mejoramiento de capacidades locales, entre otros”, añadió la encargada de la Agencia de Promoción de Inversión local.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?