| 4/11/2017 6:00:00 PM

Las denuncias de Conalvías en el caso de la vía Bogotá-Girardot

En el proceso de investigación del tercer carril de la vía Bogotá-Girardot, Conalvías acaba de pedir medidas cautelares y denunció a algunas de las empresas que participaron en la licitación. Polémica.

El caso por una posible colusión en el proceso licitatorio del proyecto de iniciativa privada del tercer carril doble calzada Bogotá-Girardot, cuyo costo se acerca a los $3 billones, sigue dando de qué hablar.

A finales de 2016 Dinero advirtió sobre este caso y en febrero de este año el entonces vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, solicitó a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) iniciar una investigación para determinar si hubo alguna práctica anticompetitiva o colusoria en el proceso. La solicitud la hizo con copia a la Fiscalía General de la Nación y a la Contraloría General de la República.

Sin embargo, ya la SIC venía avanzando en la investigación porque una visita a esta entidad por parte de Conalvías –el estructurador del proyecto, derrotado en el proceso de licitación– dejó planteada la duda por una posible colusión, aunque en ese momento la empresa no hizo una denuncia formal.

Los interrogantes sobre el proceso radican en que Estructura Plural Vías a Girardot (conformada por Industrial Conconcreto y Conconcreto Internacional) presentó una propuesta equivalente a 79,97% del valor presentado por Estructura Plural Tercer Carril (compuesto por Conalvías Construcciones, Infracon e Icein, estructurador y originador del proyecto), pero también participó la propuesta de Concesionaria Vías del Desarrollo (de Benton y China Gezhouba Group Company sucursal Colombia) que en su momento generó inquietud, pues fue una oferta particularmente baja, planteando realizar la obra por 68,8% del valor propuesto por Conalvías, pero que en el momento de las operaciones y medias geométricas que se calcularon fue determinante para dejar por fuera a Conalvías que, por el procedimiento, tampoco pudo mejorar su oferta.

Recomendado: Los primeros hallazgos de la SIC en el tercer carril Bogotá-Girardot

En la última semana de marzo y la primera de abril el caso tuvo movimientos. Por un lado, la Fiscalía General de la Nación se vinculó al proceso y citó a “interrogatorio de indiciado” a los representantes legales de Conalvías y de la Constructora Conconcreto por posibles irregularidades cometidas durante el proceso de adjudicación del proyecto. Para el 31 de marzo fue citado Andrés Jaramillo López, presidente de Conalvías, y para el 4 de abril Juan Luis Aristizábal Vélez, presidente de Conconcreto.

Foto: Pablo Felipe Robledo, superintendente de Industria y Comercio; Néstor Humberto Martínez, Fiscal General de la Nación y Jaime Granados, abogado.

Una de las sorpresas de estas citaciones es que Jaramillo, al momento del proceso de licitación, ya no estaba en la presidencia de Conalvías, pues el presidente era Álvaro Torres, quien luego dejó el cargo y fue reemplazado por el exministro Miguel Peñaloza. Jaramillo, por otro proceso relacionado con el Carrusel de la Contratación, está recluído en el bunker de la Fiscalía.

La pregunta que surge es por qué incluir en la investigación a Conalvías en el proceso de la Fiscalía si, inicialmente, fue la empresa afectada. La respuesta puede estar en la carta que dirigió Vargas Lleras a la SIC en la que señala que “nos surgen enormes dudas de que todas las firmas que participaron en esta licitación incurrieron en prácticas colusorias agrupadas en dos bandos”.

Fuentes del Gobierno consultadas por Dinero advirtieron que en la SIC las investigaciones incluyen a todos los que participaron en el proceso licitatorio y se espera que antes de finalizar el primer semestre de este año salgan los primeros resultados de la averiguación.

Conalvías revira

Conalvías había tenido una actitud pasiva en el proceso. Primero, porque tras la licitación no presentó ninguna denuncia formal ante la SIC, pero, en segundo término, porque una vez adjudicada la obra hubo cambios en la dirección de la compañía y este tema se empezó a enfriar. Lo que nuevamente la activó fue la carta de Vargas Lleras y allí la empresa decidió actuar.

Puede interesarle: Más allá de Odebrecht: ¿Cómo van los proyectos de infraestructura?

Antes de finalizar marzo, a la SIC llegaron dos solicitudes del abogado Jaime Granados, actuando en representación de Conalvías e Infracon. La primera a la Delegatura para la Protección de la Competencia, interponiendo una denuncia por la presunta comisión de prácticas comerciales restrictivas por parte de Industrial Conconcreto y Constructora Conconcreto, Benton y China Gezhouba Group Company Limited Sucursal Colombia.

En ella, además de un recuento del proceso y antecedentes de Conalvías sobre la dificultad financiera de la compañía y que en ese momento la llevó a buscar socios para el desarrollo del proyecto del tercer carril Bogotá-Girardot, como OHL y Solarte –que no lograron cerrar–, trae dos nuevos insumos: el primero, que se defina a Conalvías e Infracon como tercero interesado en el procedimiento. Y, el segundo, un análisis pericial sobre las propuestas y las probabilidades de ocurrencia de los hechos, realizado por el profesor Julio Villareal.

Las cifras de las propuestas

Fuente: Denuncia de Conalvías ante la SIC

Dice el documento que “Concesionaria Vías del Desarrollo presentó una oferta económica irracionalmente baja, que no responde a los principios de racionalidad económica de este tipo de procesos, y que, de ser seleccionada, se haría inviable bajo cualquier procedimiento razonable de selección. Circunstancia (…) que es también posible en el caso de Estructura Plural Tercer Carril”.

Lea también: La Ani acelera el proceso de la Ruta del Sol 2

Agrega que la posibilidad de que Conalvías siguiera en el proceso de selección se redujo significativamente por factores como que todos los demás jugadores tenían información perfecta sobre Conalvías, su oferta inicial era conocida y podía ser excluida con ofertas inferiores a 20%. Así las cosas, añade el informe, se necesitaban dos condiciones para que Conalvías no pudiera contraofertar y ser ganador de la APP: una oferta inferior en 20% o más, que en el caso fue de 20,03% y “un jugador con una propuesta muy baja que reduzca la media y que se autoelimine, que en este caso fue China Gezhouba”. Según el informe, citado en la carta a la SIC, son eventos que tienen una probabilidad de ocurrencia cercana a 0%. “Es decir, es más fácil ganarse una lotería como el Baloto dos veces”, puntualiza el documento.

La segunda petición que llegó a la SIC está relacionada con una solicitud de medida cautelar en el proceso. Según Jaime Granados, además de temas formales, la petición incluye que se le ordene a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) revocar el auto de adjudicación que se suscribió con Conconcreto y ordenar a esta agencia que reinicie el proceso de adjudicación y darle a Conalvías la posibilidad de participar en condiciones de libre competencia, “porque una conclusión del proceso es que la empresa quedó maniatada, pues no pudo mejorar su oferta”.

El balón está en manos de la SIC. Algunos abogados dicen que en esta materia no es muy común otorgar las medidas cautelares y en la historia reciente solo se han dado dos: Odebrecht, recientemente, y el tema de agua en bloque de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá en la administración Petro.

Es un momento complejo para la infraestructura, por eso es clave que la investigación, tanto en la Fiscalía como en la SIC, avance. Ese es uno de los principales corredores viales del país y una de las más grandes iniciativas privadas; si no se aclara el tema, el modelo de alianza público-privada podría enredarse.

Puede interesarle: Túnel de la Línea y Ruta del Sol: dos obras que necesitan ‘apurarle‘ con inteligencia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.