| 7/24/2014 7:00:00 AM

La mala hora

La acción de Ecopetrol no ha parado de caer en los últimos meses. ¿Qué es lo que pasa con el principal valor de la Bolsa de Colombia?

Los inversionistas se han mostrado nerviosos con la que se ha convertido en la principal protagonista del mercado de renta variable en Colombia: la acción de Ecopetrol.

Desde su máximo de este año de $4.000, cotización de cierre registrada en marzo pasado, el papel de la compañía más grande de Colombia cayó estruendosamente hasta un cierre mínimo de $3.160 el 9 de julio pasado; esto es, una caída de 21% en apenas tres meses.

Muchos se están preguntando qué es lo que ocurre con este título, pues representa el valor de la empresa más grande del país, que el año pasado vendió, consolidando todos sus ingresos, cerca de $70 billones.

Una serie de hechos ha puesto contra la pared a la compañía y, por eso, muchos están viendo que los excelentes resultados del año pasado no se van a repetir en 2014. La ola de atentados terroristas que ha afectado la producción, problemas con comunidades y dificultades de tipo operativo le dieron un golpe a los ingresos de la compañía; las cuentas más conservadoras hablan de una menor utilidad en casi $300.000 millones durante el segundo trimestre del año. Para cada uno de los trimestres, el piso en materia de utilidades para Ecopetrol es de $3 billones, lo que significaría que para ese periodo las utilidades podrían estar por debajo de ese monto. De hecho, el Gobierno ya reconoció que tiene proyectado para el próximo año un menor dividendo por parte de Ecopetrol de por lo menos $1 billón.

Las causas son evidentes. El oleoducto Caño Limón-Coveñas sufrió un atentado a finales de marzo, que lo tuvo fuera de operación durante prácticamente dos meses. Eso hizo que la producción de Ecopetrol se afectara en unos 60.000 barriles diarios en promedio.

A esto se le debe sumar la incertidumbre que todavía se presentaba por el futuro de la tecnología Star, que promete un mayor nivel de recobro de reservas en el campo Rubiales. El tema ha generado mucha tensión entre Ecopetrol y la compañía Pacific Rubiales, encargada de sacar adelante el proyecto Star. El asunto llegó hasta tal punto que la Superintendencia Financiera pidió que las partes fijaran una posición frente a los insistentes rumores sobre el tema y a la información que dio a conocer el senador Jorge Enrique Robledo, según la cual esta tecnología no había dado los resultados esperados.

Para Jairo Julián Agudelo, gerente de investigaciones en renta variable de Bancolombia, los inversionistas están preocupados por una eventual reducción de los dividendos. Según dice, el propio Gobierno ya reconoció que no se cumplirán las metas iniciales de producción este año, debido a las continuas interrupciones en bombeo de crudo. Esto ha hecho que muchos inversionistas importantes, como los fondos de pensiones, liquiden sus posiciones en papeles de Ecopetrol, presionando el precio a la baja.

Todos estos hechos sumados explican que la acción se comportara erráticamente en los últimos meses y que el papel tocara su cotización más baja de los últimos cuatro años. La pregunta que queda en el aire es si se ha llegado a un nuevo nivel estructuralmente más bajo en el valor de la compañía.

Cabe recordar que durante muchos años se especuló en el mercado que este papel se encontraba sobrevalorado, especialmente porque era el de mayor participación en los portafolios de los fondos de pensiones, el principal actor del mercado de valores.

La posibilidad de que el precio se mantuviera artificialmente arriba fue alta durante un buen tiempo, pues era claro que cualquier caída importante en la cotización afectaría los balances de los fondos de pensiones. Pero en las nuevas condiciones de mercado, en las que muchos inversionistas internacionales han empezado a demandar activos colombianos, los fondos vieron una oportunidad de salir.

En la ponderación del Índice Colcap, si bien Ecopetrol sigue teniendo el mayor peso, registró una caída en su peso relativo para el mercado colombiano de casi 2 puntos porcentuales entre el primer y el segundo trimestre de este año, al pasar de 19,7% a 17,8%; en pocas palabras, aunque sigue siendo la acción más representativa del mercado, Ecopetrol está perdiendo peso en el mercado de valores colombiano.

Para fuentes de Ecopetrol, el panorama no puede ser visto solo en blanco y negro. La compañía ha venido realizando labores exploratorias y sigue muy activa. Tanto así que en medio del alboroto del mercado se dio uno de los anuncios más importantes. Se trata del descubrimiento en el pozo Rydberg, donde Ecopetrol hace sociedad con Shell en el Golfo de México. Todo parece indicar que ese proyecto pinta muy bien. Para Shell se trata del tercer mayor descubrimiento en esa cuenca e inicialmente se ha hablado de reservas disponibles de mínimo 100 millones de barriles. En ese proyecto Ecopetrol cuenta con 28%.

La petrolera también recordó que en la misma zona logró la adjudicación de otros siete pozos exploratorios en marzo pasado. Así que, si bien la compañía está enfrentando una difícil coyuntura, esto no significa que su nivel de ingresos y actividad haya caído de manera estructural. Claramente, 2014 no será el mejor año de la firma, pero sus resultados tampoco serán desastrosos.

De otra parte, los impactos provienen de causas externas al funcionamiento de la empresa, como los atentados terroristas contra la infraestructura petrolera y las instalaciones administrativas de algunos campos, así como por las demoras en las licencias ambientales y las dificultades que generan las consultas previas con las comunidades para el desarrollo de exploración. El Gobierno ha venido trabajando para enfrentar el problema y está a punto de anunciar nuevas medidas.

Es claro que en esta historia todavía no se ha dicho la última palabra. Tanto el Gobierno como las directivas de la compañía tienen que seguir trabajando para superar las dificultades recientes a que se han visto enfrentadas. Por otra parte, Javier Gutiérrez, presidente de Ecopetrol, debe seguir trabajando para que los éxitos en materia de exploración se sigan materializando. El mercado debe estar tranquilo, la principal empresa del país goza de cabal salud, a pesar de la dura coyuntura. En el largo plazo, la petrolera seguirá siendo una buena opción.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?