| 9/15/2016 12:00:00 AM

Libranzas subprime: Así va el problema

Los casos que han encendido las alarmas en el mercado de libranzas podrían afectar no solo el bolsillo de cientos de inversionistas sino la reputación de un negocio que pretendía ampliar la inclusión financiera. Elite, a reorganización.

Ante decenas de inversionistas, el pasado jueves 8 de septiembre José Alejandro Navas, presidente de Elite –una de las firmas en el escándalo por el manejo de pagarés libranzas– dijo que era víctima de las cooperativas operadoras en el negocio, pidió actuar rápido contra ellas, y que en escenarios entre 5 y 8 años podría retornar 80% del capital de las personas que pusieron allí sus recursos.

Lea también: Elite culpa a operadores de libranzas por incumplimiento a inversionistas

Muchos inversionistas salieron desesperanzados, desilusionados y algunos con la intención de escalar los casos ante la Fiscalía General. “Es una excusa indignante: consigue los clientes, les vende, les ofrece rentabilidad, lo dice por escrito, se compromete, y cuando no puede pagar dice que el problema es de otros. Es inconcebible”, dice una fuente frente al tema.

Luego, lo que vino fue un rifirrafe de comunicados entre Elite y las cooperativas Sigescoop, Coovenal, Coomuncol, Coinvercor, Corposer, Invercor DYM SAS, Inversiones Alejandro Jiménez A.J, Coocredimed y Credimed, culpándose mutuamente del descalabro financiero.

El pasado 12 de septiembre, la Superintendencia de Sociedades decretó de oficio la reorganización de Elite. Eso significa que debe abstenerse de realizar enajenaciones que no estén comprendidas en el giro ordinario de sus negocios, sin autorización previa y expresa de esta entidad. Además, también decretó el embargo de los bienes sujetos a registro de propiedad de Elite.

Este es uno de los más recientes capítulos del escándalo de las libranzas extrabancarias, tras la decisión de la Superintendencia de Sociedades que ordenó la liquidación como medida de intervención de Estraval, seis compañías vinculadas y 22 personas detrás del negocio. Según el expediente, Estraval “captó recursos del público de manera no autorizada”. Además, está por determinar si ha habido operaciones en donde un solo pagaré soporte distintas inversiones, en lo que se conoce como el ‘gemeleo’ de pagarés.

Lea también: Libranzas en alerta, El factor Estraval

Mientras avanzan las investigaciones de la Supersociedades y la Superintendencia de Economía Solidaria, el escenario está en una fase en la que hay más preguntas que respuestas. El alto número de actores que intervienen en esta actividad y las zonas grises de la legislación, sumados a un control y vigilancia diseminados en un puñado de entidades públicas, propició el caldo de cultivo ideal para lo que vemos hoy.

Hace unos días Anif puso el dedo en la llaga. En su comentario económico del 6 de septiembre de este año la Asociación calificó de subprime las titularizaciones que provienen de las libranzas extrabancarias. Una afirmación que incrementa el estrés en este mercado, teniendo en cuenta que este tipo de créditos desencadenó la crisis financiera mundial de 2008. En el recuento que hace Anif sobre el tema se habla de libranzas extrabancarias por más de $10 billones, “donde se estima que $3 billones pueden estar ‘emproblemados’”. 

De ser cierta la cifra que plantea la Asociación, estaríamos frente a un escándalo que supera varias veces lo comprometido en otros descalabros financieros como Interbolsa. “Desde el grave incidente de Interbolsa, en 2010, los mercados locales no habían registrado tanta “ansiedad financiera” como la que se ha desatado con las llamadas “libranzas extrabancarias” y sus caóticos mecanismos de titularizaciones tipo subprime”, arranca el documento de Anif en mención.

La Asociación también critica al Congreso de la República vigente en 2012, el cual le abrió la puerta a casi cualquier persona para vender este tipo de pagarés; así como fustiga el decreto 1348 de agosto pasado, con el que el Gobierno intentó calmar los ánimos del mercado mejorando las exigencias de información. Para Anif, este decreto es ‘ingenuo’ y no soluciona los problemas reales del modelo.

Ante las críticas de Anif, Francisco Reyes, superintendente de Sociedades, asegura que también se requiere legislación en esta materia. “Ya hay un proyecto de ley que cursa en el Congreso, cuyo ponente es el senador Antonio Navarro Wolf, y se requiere para cubrir vacíos normativos”. Se advierte que uno de los temas a debatir en el proyecto podría ser equiparar las facultades que tiene la Superfinanciera y entregarlas también a la Supersociedades para darle más ‘dientes’ en su vigilancia.

Frente al negocio y a la deficiente educación financiera que hay en el país, la directora de la Asociación Colombiana de la Industria de la Cobranza, Gloria Urueña, hizo un llamado para mejorar los esfuerzos que permitan a la gente conocer no solo los riesgos, sino las características de este tipo de negocios. Urueña también hizo advertencias por el riesgo reputacional que representa este tipo de escándalos y pidió a los organismos de control y vigilancia más coordinación para evitar que esto pase a mayores. Una cifra de cartera vencida de las libranzas financieras también llamó la atención. Entre abril de 2015 y abril de este año la cartera vencida en este ítem se habría incrementado en 19%. Aunque no hay certeza, allí podrían estar reflejadas las inversiones que hicieron algunos bancos en estos operadores de libranzas hoy en problemas.

El corto plazo

Pero no solo llueven críticas; las incertidumbres también son causa de nerviosismo. Una de las dudas que hay es si se liquida una cooperativa y a la vez se liquida una sociedad comercial operadora de libranzas, ¿quién tiene derecho a qué y con qué prioridad?

Algunas cooperativas ya están en liquidación voluntaria, pero siguen recibiendo los desembolsos que hacen los trabajadores que están honrando sus pagarés. La pregunta es si esos dineros deben llegar para la liquidación de esas cooperativas o a Estraval, para resarcir a los inversionistas.

“En los trámites que se han adelantado con Estraval hay lo que se llama jurídicamente un ‘foro de atracción’. Eso quiere decir que todas las reclamaciones que cursen contra el deudor se tramitan centralizadamente ante la Superintendencia de Sociedades; es decir, que la entidad tiene una especie de atracción sobre los procesos, trámites, activos y recursos que tienen que ver con esos procesos. Por eso, cualquier recurso capturado por las cooperativas tiene que ponerse a disposición del proceso de intervención que cursa ante la Supersociedades. Las personas que sigan adelantando reclamaciones por su cuenta, disponiendo de recursos que le pertenecen a la intervención, se exponen a sanciones”, advierte Reyes.

Una duda más es qué pasa si una persona está en el equipo directivo o tiene participación de un intermediario y a la vez es accionista o pertenece a órganos de decisión de una cooperativa.

La superintendente de Economía Solidaria, Mariana Gutiérrez, explica que en algunos casos esta situación se investiga; es decir, que una misma persona participe en una cooperativa y a la vez en una operadora. “Es un tema que estamos mirando”, dice. A la pregunta de este medio si eso era legal o no, la funcionaria explica que inicialmente se podría configurar un conflicto de intereses, pues en otras palabras se estaría comprando y vendiendo a sí mismo.

Y otra duda tiene que ver con las obligaciones de los intermediarios. Elite anunció hace unas semanas que haría una auditoría sobre los pagarés-libranza que tiene, pero argumentó que no pudo hacerlo porque los originadores impidieron obtener la información. Sin embargo, el reciente decreto los obliga a hacer las auditorías y no solo una, sino cuatro al año.

El Gobierno ha sido muy activo a la hora de llevar un mensaje y parte de tranquilidad. En el caso de la Supersolidaria se reitera que no hay un riesgo sistémico y que de 4.000 entidades de cooperativismo que vigila la entidad son muy pocas las que estarían en líos con el tema de las libranzas. En el caso de Estraval se mira con detalle un total de 12 cooperativas y en el de Elite, cerca de 10. “Creemos que en unos días se conocerán decisiones importantes frente a las investigaciones y visitas que hemos adelantado”, dice Gutiérrez.

Como dijo un reconocido banquero hace unos días, las libranzas extrabancarias “se salieron de control”. La pregunta es: ¿estuvieron bajo control?.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?