| 7/21/2016 12:00:00 AM

Lo que usted no sabía del revolcón del Soat

Una resolución del Mintransporte obliga a las aseguradoras a contar desde diciembre próximo con una plataforma que permita expedir el Soat vía electrónica. La medida genera confusión y los usuarios no la conocen.

A partir del próximo 25 de diciembre todos los Seguros Obligatorios de Accidentes de Tránsito (Soat) que se expidan en el país serán electrónicos y no requerirán la expedición de un papel de seguridad, como se hace en la actualidad.

Así lo explica el gerente del Registro Único Nacional de Tránsito (Runt), Orlando Patiño. El funcionario dijo que la resolución 5886 de 2015, firmada por la exministra de Transporte, Natalia Abello, “acaba definitivamente con el papel de seguridad”. Además, dijo que si en la actualidad se falsifican dólares y demás billetes, lo mismo puede ocurrir con el Soat. De esta manera justificó el cambio.

Muy alineado con esta postura del Runt está el gerente general de Certicámara (entidad que presta servicios de certificación digital), Héctor José García, quien indicó que con esta resolución del Gobierno se busca mejorar la seguridad en el sistema, así como reducir el fraude y la evasión, que se acerca a 40% del total de vehículos matriculados en el país.

Sin embargo, Fasecolda, gremio de las aseguradoras, considera que la resolución no implica acabar con el papel de seguridad y que la norma permite que los dos sistemas, tanto electrónico como físico, subsistan de manera simultánea. “Un usuario ubicado en una zona remota del país y sin acceso a internet no podría comprar el seguro, razón por la cual creemos que la mencionada resolución no elimina el Soat de papel”, dijo una fuente del gremio.

Ante esta confusión, el responsable y autor de la norma, el Ministerio del Transporte, fue consultado. Sin embargo, al cierre de esta edición no se había obtenido una respuesta.

Mientras se aclara el asunto, un experto consultado por esta revista explicó que dicha disparidad de interpretaciones puede atribuirse a un tire y afloje entre las firmas que proveen la certificación digital y las empresas dedicadas a fabricar o distribuir el papel de seguridad. Sin embargo, y al margen de esta discusión mercantil, lo más preocupante es que a 5 meses de que entre esta medida, casi ningún usuario está al tanto de la misma.

En la actualidad hay 4 o 5 aseguradoras que adelantan las inversiones y adecuaciones tecnológicas que permitan implementar el Soat electrónico, pese a que son 13 las que comercializan dicha póliza. Esta aparente falta de apetito tiene su explicación: el Soat no es un negocio lucrativo.

El aumento en el número de siniestros –asociado en buena parte al alto número de motos– ha hecho que la actividad no sea atractiva. En 2015, las indemnizaciones por Soat ascendieron a $1,1 billones. El número de víctimas de accidentes de tránsito que fueron atendidos con esta póliza llegó a 649.428.

De acuerdo con cifras del Runt, solo 60,64% de los vehículos matriculados en el país tienen Soat. Eso quiere decir que, de un parque de 12,3 millones de vehículos y motos, solo 7,3 millones cuentan con el seguro.

Los cambios

En la actualidad, una persona que compra una póliza de este tipo debe suministrar los datos propios del vehículo. Esta información es tomada por las agencias de seguros y enviada en un término máximo de 24 horas al Runt. Por este servicio, el Runt cobra una tarifa de $1.610 por cada cargue o transacción. El Soat, o papel de seguridad, se entrega de manera inmediata al usuario si es una compra presencial, si es por correo puede tardar algunas horas o un día.

Con el Soat electrónico varias cosas cambian. Primero, las aseguradoras que ofrezcan esta póliza contarán con un programa informático que permitirá ir subiendo los datos del vehículo en tiempo real al Runt. Eso genera ventajas en la medida en que el Runt puede certificar casi de manera inmediata a hospitales y clínicas que el seguro está vigente. Aquí viene otro cambio. Empresas de certificación digital entran ahora en el juego al expedir un certificado de registro. Este documento digital contiene información codificada (firmas digitales y sellos especializados) que –a juicio de Certicámara- mejora la seguridad y reduce el fraude.  Estos códigos de seguridad electrónica serán cobrados a la aseguradora. 

Fasecolda cree necesario que dicho cobro no se traslade a los usuarios, mientras que Certicámara considera que eso no es necesario en la medida que se generan unos ahorros significativos al no expedir el papel de seguridad. El gremio asegurador también anunció que adelanta conversaciones con el Ministerio de Transporte para evitar este cargo adicional.

Frente a la pregunta de qué tan preparadas están las aseguradoras hoy para estos cambios, el gremio respondió que “nos encontramos en proceso de preparación y dependerá de los resultados de las conversaciones que adelantamos con el Ministerio...”.

Otro tema por resolver es la presunta vulnerabilidad del Runt, la cual desató más de un lío e inconformidad en años pasados. Con respecto a este asunto, el gerente del organismo dijo que hace más de dos años no se presentan mayores problemas y que se invirtieron US$15 millones en adecuaciones tecnológicas. “Nunca hemos sido ‘hackeados’ y esa es una garantía importante”.

Quedan pendientes muchas cosas. Una de ellas es la pedagogía con los usuarios. Patiño explicó que se han hecho campañas pedagógicas en concurso con Fasecolda, pero estas no han llegado a la mayoría de la población.

La idea es evitar problemas y traumatismos pasados. Axa Colpatria anunció hace unos días que ya está expidiendo el Soat electrónico. Sin embargo, el Runt explicó que esta aseguradora aún no sube la información al registro en tiempo real y que por tanto falta camino por recorrer.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?