| 6/23/2016 12:00:00 AM

¿Cómo va el cierre financiero de las primeras vías 4G?

Está a punto de concretarse el cierre financiero de las 8 megaconcesiones de primera ola. ¿Cuál es el resultado para el más grande proyecto de construcción de vías en la historia del país? Clemente del Valle hace el balance.

Clemente del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), cree que tiene motivos para celebrar. El cierre financiero de los primeros 8 grandes proyectos de la primera ola de concesiones de 4G son inminentes y eso lo tiene optimista. Según sus cuentas, ya se han cerrado tres y los otros cinco lo harán en las próximas semanas.

“Hace año y medio o dos todos decían: ‘eso lo van a financiar los tres grandes bancos colombianos, y ya’. Esa era una preocupación. Como se trata de un programa tan grande, si no arrancábamos diversificados se nos iban a saturar las fuentes. En esta primera ola logramos empezar diversificados”, explicó del Valle.

Se refiere a que para este primer paquete el Gobierno logró atraer capitales no solo de los grandes bancos locales sino también de la banca extranjera y de los mercados de capitales.

Y las cifras ratifican lo que explica el funcionario. En total participaron 17 entidades de financiamiento: 7 bancos locales, 2 fondos de deuda, 5 bancos extranjeros y dos entidades multilaterales, además de la propia FDN, que pusieron alrededor de $12 billones que representan el cierre financiero definitivo de estos proyectos.

La banca local puso 47% de los recursos; la banca internacional 21%; el mercado de capitales internacional y local 15%; los fondos de deuda 5% y los multilaterales 4%. Por su parte, la FDN comprometió 9% de los recursos.

Fue un buen arranque que no solo los bancos grandes estuvieran ahí sino que otros tuvieran participación; particularmente Davivienda, que no había sido un banco muy metido en infraestructura, pero realmente en la 4G se metió”, aseguró.

Para el funcionario, el otro gran resultado fue haber atraído capitales internacionales, pues 34% de los recursos de crédito de estas 8 concesiones provinieron, o bien de entidades del exterior, o bien de mercados de capitales extranjeros.

“La banca internacional entró muy fuerte: los de Japón, los de Brasil y los de Francia. Se armó un grupo importante de fuentes de financiación externa. La banca multilateral también entró. Todo esto es muy importante, sobre todo por el plazo, porque son créditos a 18 años. Eso en fuentes internacionales de crédito es bastante sui generis hoy”, señaló.

Además, en su consideración, las tasas de interés fueron competitivas. Según las cuentas de Del Valle, se lograron costos en los créditos internacionales de Libor más 3,5% y Libor más 4%; en el financiamiento local, la tasa estuvo alrededor de IPC más 7,5 puntos.

“El otro factor importante es que el mercado de capitales también jugó un rol. La verdad se esperaba poco en mercado de capitales en la primera vuelta. Muchos pensaban que esto iba a ser solo bancos. Si sumo mercado de capitales nacional, más internacional, más fondos de deuda (que es otra forma de mercado de capitales) eso es 20% del total”, explicó.

Finalmente, destacó que la FDN ya empezó a mostrar su capacidad para ser multiplicador de capital. Para ello estableció una “facilidad subordinada multipropósito” que les ha permitido a los proyectos constituir reservas de liquidez, mitigar riesgos durante el proyecto y mejorar el rating crediticio.

“En realidad, es mucho mejor el resultado de lo que nosotros mismos esperábamos cuando arrancamos esto. Todo esto representa un cambio muy fuerte en la estrategia de financiación de infraestructura en el país”, resaltó.

Lo que falta

Pero que esta primera fase haya sido exitosa no le quita otras preocupaciones a Del Valle. Según él, ahora vienen la segunda y tercera olas de las 4G, más los proyectos de iniciativa privada, que también van a requerir de muchos recursos.

“Lo primero que hay que decir es que ya hay bancos que tienen exposiciones en 4G y no se sabe si van a tener el mismo tipo de apetito de la primera ola. Además, el Gobierno limitó más las vigencias en dólares, así que eso obliga a extender los créditos, porque la forma de maximizar esas vigencias es con créditos a 20 años”, señaló.

Desde esta perspectiva, varias fuentes que fueron exitosas durante la primera ola van a estar más restringidas hacia adelante. Aquí es donde se necesita mayor creatividad para enfrentar el desafío de financiar el más grande proyecto de infraestructura del país.

En el portafolio hay varias opciones. Primero, que el Gobierno autorice el uso de los fondos del Fonpet (Fondo pensional de las entidades territoriales) entren a jugar un rol más importante en financiar la construcción de vías.

Del Valle también se mostró a la expectativa de lo que pueda establecer el Gobierno sobre el uso de los recursos de las reservas de rentas vitalicias que administran las aseguradoras en el país. De otra parte, falta por ver si se implementa la autorización para que, en el marco de la Alianza Pacífico, los fondos de pensiones de México Perú y Chile puedan tener un régimen de inversionista local, lo que permitiría entrar en las 4G.

Del Valle cree además que el rol de la FDN puede cambiar para llenar los vacíos que se puedan presentar. Según él, luego de la capitalización con los recursos de Isagen, “vamos a llegar con una posición tan grande como la de los bancos. Es posible que hagamos lo mismo que hizo Goldman Sachs con Mario Huertas. Le decimos al constructor: yo le certifico que si por condiciones de mercado no logra conseguir todos los recursos, ponemos la plata con un crédito transitorio o crédito de largo plazo”, explicó. Liderar créditos sindicados puede ser otra forma de mantener el impulso a los programas viales.

“El otro tema clave es el equity. Estamos en conversaciones con el Ministerio de Hacienda para desarrollar productos de capital para inyectarle a los proyectos. Se trata de meternos en el negocio del equity creando uno o dos fondos de capital privado. Ese sería otro producto que estaríamos impulsando con los recursos de Isagen”, señaló.

Descartó la tesis de muchos críticos del programa que señalan que la FDN va a terminar financiando aquellos proyectos que no logren conseguir recursos en los medios tradicionales. “Muchos dicen que vamos a terminar con los proyectos más ‘hueso’. Eso no es así, vamos a terminar financiando lo mismo que los bancos, no vamos a entrar solos en ningún proyecto”, aseguró.

A pesar de que los logros de los primeros cierres financieros de 4G son evidentes, también quedan sobre el tapete muchos desafíos, porque todavía quedan miles de kilómetros por construir. En el afán por sacar adelante los proyectos viales, todavía está mucho en juego. Ojalá que el Gobierno actúe rápido para que la financiación de estas megaobras siga apareciendo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?