| 7/6/2017 12:01:00 AM

Gobierno asegura que no se necesita otra tributaria

Al interior del Ministerio de Hacienda están convencidos de que el país no necesita más ajustes de impuestos ni ablandar la regla fiscal. ¿Cuáles son las cuentas oficiales?

Tanto el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, como su viceministro técnico, Andrés Escobar, tienen claro cuáles son los pasos a seguir en el estricto plan de ajuste de la economía colombiana.

Pero lo que está más claro sobre el futuro productivo del país y su plan de reacomodo son dos cosas: primero, que no es necesaria otra reforma tributaria y, segundo, no es necesario modificar la regla fiscal para darle mayor espacio al nuevo Gobierno en su plan de inversiones. Así por lo menos lo ven desde el Ministerio de la economía en Colombia.

La primera es una respuesta a una afirmación que ya es un lugar común en la discusión política: que el nuevo Presidente que llegará a la casa de Nariño el 7 de agosto de 2018 va a tener que presentar un nuevo ajuste de impuestos. La segunda afirmación es un mensaje claro para quienes, como el senador Iván Duque, están proponiendo moderar la regla fiscal, para que el déficit fiscal de 1%previsto para 2022 se pueda cumplir años después y así la nueva administración tenga mayor espacio fiscal.

Que el Gobierno afirme que ninguna de las dos cosas es necesaria para mantener la estabilidad macroeconómica muestra su convencimiento sobre la consolidación fiscal del país. ¿Cuáles son los argumentos que plantea el Minhacienda frente a estos temas?

Recomendado: Esto tendrán que hacer las Sin Ánimo de Lucro que quieran mantener beneficios

Primero, según el viceministro técnico Andrés Escobar, es claro que el país ya hizo buena parte del ajuste. Eso significa, por ejemplo, que se redujo su vulnerabilidad frente a las variaciones del precio del petróleo. Mientras que hasta antes de la crisis en las cotizaciones del crudo el sector minero-energético le aportaba 3% del PIB a los ingresos del gobierno central, en el nuevo Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP) se contempla en 0,5% del PIB promedio anual.

“Si el precio del crudo cayera más, es claro que tocaría hacer un ajuste reduciendo ciertos gastos y haciendo una recomposición presupuestal. Pero no es la misma historia que tuvimos que vivir en los últimos tres años”, explicó Escobar. Para el Gobierno, es en este contexto en el que hay que abordar la discusión sobre las proyecciones en el precio del crudo, pues el Gobierno ha recibido críticas por parte de varios expertos.

El MFMP prevé unos precios del crudo de mediano plazo de US$70. Para los expertos esta es una cifra muy elevada respecto a lo que se está evidenciando hoy en el mercado; actualmente los precios del crudo están por debajo de los US$50. Aún así, esa proyección, la de US$70, representa una caída estructural de US$30 frente a la proyección vigente hasta antes de la crisis en los precios del crudo.

De otra parte, según Escobar, la reforma tributaria garantizará unos niveles de ingresos adicionales, por cuenta del aumento en la tarifa de IVA; a esto hay que sumarle el impacto del mayor recaudo por cuenta de la mejor gestión de la Dian, gracias a medidas como la penalización del contrabando y la reestructuración de esa institución.

“La reforma tributaria no ocurre en el vacío. Se necesita gente que vaya y recaude. Cuando usted compara cuántos inspectores tributarios tiene la Dian por cada habitante, se da cuenta de que Colombia tiene la mitad frente a otros países como México y Chile”, explicó el funcionario.

Eso hace que el impacto pleno de la reforma sea mayor en las próximas vigencias, porque se incorporaron en las proyecciones mayores éxitos en la lucha contra la evasión.

Lea también: ¿Es verdad que hay muchos impuestos en Colombia?

El otro asunto que ve con claridad el Ministerio de Hacienda es que, contrario a lo que muchos contradictores señalan, el nivel de gasto del gobierno central se ha mantenido a raya.

Escobar explica que hoy el nivel de gastos e inversión del Gobierno está cerca a 16% del PIB, mientras que en 2008 estaba en 14,7%; eso tiene una explicación básica: el Presupuesto General de la Nación asumió el gasto generado por los recursos destinados para el ICBF, el Sena y los 8 puntos de los aportes a salud de los trabajadores colombianos. “Si se descuenta este aspecto, el nivel de gastos e inversión se ha mantenido prácticamente estable en este gobierno”, señaló Escobar.

¿Qué falta?

Si este es el panorama que está viendo el Gobierno, es necesario preguntarse qué es lo que hace falta para consolidar el ajuste económico.

Para el viceministro, la discusión se tiene que dar en términos de reorganización del gasto. Esto es más evidente en un escenario de paz con las Farc, pues muchos rubros del presupuesto se tienen que revisar.

Por ejemplo, una primera discusión será en torno a un ajuste a la ley que reglamenta el Sistema General de Participaciones (SGP). Se trata de $36 billones que salen de los ingresos corrientes de la nación hacia los municipios y departamentos para que sean invertidos en educación, salud y saneamiento básico, entre otros. Reorganizar este abultado presupuesto es una forma de hacer más eficiente el gasto público, explicó Escobar.

“Esa es una discusión que tenemos que hacer, no de cara a las próximas elecciones, sino como sociedad. ¿Cómo se hace el gasto público de Colombia? ¿Están bien asignados los subsidios? ¿Se priorizan adecuadamente los proyectos de inversión? ¿Cómo debe ser el sistema de pensiones o el de transferencias? Ahora apareció un nuevo énfasis del gasto público que es la paz y eso va a ocupar los próximos 15 años”, aseguró.

Puede interesarle: Así sería el nuevo impuesto a la renta para personas naturales

El Gobierno ya empezó a trabajar en una propuesta de reforma a la Ley 715, que es aquella que reglamentó el principio constitucional de distribución del SGP. Es claro que muchas otras reformas deben salir adelante en los próximos años si se quieren resolver las tensiones fiscales que tiene el país.

El mensaje del Gobierno es claro: el ajuste que ha hecho ha sido juicioso y efectivo.

Por eso rechaza una modificación a la regla fiscal o la idea sobre la necesidad de una nueva reforma tributaria. Esas son medicinas para una enfermedad que, según el Gobierno, Colombia ya no padece. El debate está abierto.

Más formalización, menos evasión: Cárdenas

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, explicó cuál es su perspectiva sobre los grandes debates fiscales de hoy: la necesidad de una reforma tributaria y la posibilidad de relajar la regla fiscal.

¿Dado lo exigente que es la senda del ajuste fiscal, se necesita una nueva reforma tributaria?

Depende de las preferencias políticas de los próximos gobiernos. Si alguien propone aumentar el tamaño del Estado en Colombia, naturalmente tendrá que proponer fuentes de ingresos adicionales. Pero esta no es mi visión. Cada día tendremos que hacer más eficiente el gasto y cada día tendremos que obtener más recursos fiscales con la estructura tributaria con la que contamos. Esto quiere decir que el aumento en los ingresos tendrá que venir de la formalización y la reducción de la evasión.

¿Sería mejor relajar la regla fiscal, en la medida en que propone un déficit estructural de largo plazo demasiado estricto para un país como Colombia?

Este gobierno creó la regla fiscal, que ha contribuido de manera significativa a la credibilidad del manejo macroeconómico del país. No es casualidad que desde ese momento haya aumentado en dos escalones la calificación de riesgo país. Le hemos dado toda la importancia a cumplir al detalle los postulados de la regla fiscal. En medio del ajuste ante el choque petrolero, hubiera sido un grave error modificar la ley que creó la regla fiscal.

¿Con las objeciones que se vienen para algunos proyectos de ley, el Presidente está incumpliendo sus promesas de campaña?

No. Una cosa son las propuestas que se pueden hacer con petróleo a más de US$100 por barril, como ocurrió en el primer semestre de 2014, y otras las realidades a las que debemos acomodarnos con los precios a su nivel actual. Hemos actuado de manera coherente. La sostenibilidad fiscal es un criterio de rango constitucional que no podemos ignorar. No podemos dar beneficios hoy que no podamos sostener mañana o, peor, que lo tengan que pagar las generaciones futuras.

Recomendado: Los colombianos no tendrán que trabajar más para lograr pensionarse afirma MinHacienda

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.