| 5/30/2014 11:00:00 AM

Efecto tequila

Los cambios a la política de exploración y producción de hidrocarburos en México podrían impactar la inversión petrolera en Colombia.

“La apertura energética le permitirá a México entrar al mercado de los contratos de exploración y producción de hidrocarburos. Será un riesgo para Colombia, porque vamos a salir a buscar inversionistas”.

Esta contundente frase pronunciada por Víctor Rodríguez, asesor de la Oficina de los Consejeros de la petrolera estatal mexicana Pemex, durante el pasado Congreso Internacional de Minería y Petróleo (Cinmipetrol) en Cartagena, se ha convertido en una advertencia sobre los efectos que producirá en el sector petrolero colombiano la reforma que inició México en su industria de hidrocarburos.

Los cambios en el país azteca abrirán a partir de 2015 un nuevo foco de interés en Latinoamérica para los inversionistas en exploración y producción de crudo y gas. El primer objetivo de México es incrementar la producción de petróleo de 2,5 millones de barriles diarios a 3 millones en 2018 y llegar a 3,5 millones en 2025.

De igual forma, la industria “manita” prevé aumentar la producción actual de gas natural de 5.700 millones de pies cúbicos diarios a 8.000 millones en 2018; y, adicionalmente, lograr tasas de restitución de reservas probadas de petróleo y gas superiores al 100%. Tiene claro que el potencial en hidrocarburos es grande y que aún les falta mucho por descubrir y producir. La proyección es atraer unos US$6.000 millones cada año.

En particular, México enfocará sus esfuerzos hacia la búsqueda de jugadores con fortalezas en desarrollos de aguas profundas, hidrocarburos no convencionales y campos maduros. “Es sobre todo en estos últimos dos segmentos en los que algunas empresas con recursos de inversión más limitados podrían verse obligadas a escoger entre México y Colombia como destino de inversión”, dice Rodolfo Guzmán, managing partner de la consultora Arthur D. Little en Houston.

“La escala de oportunidad en México es grande y nadie sabe exactamente cuál es la de Colombia. Eso significa que empresas que no quieren niveles tan altos de riesgo van a decidir enfocarse en México más que en Colombia hasta que esté probado lo que hay en el offshore colombiano”, asegura el embajador del Reino Unido en Colombia, Lindsay Croisdale-Appleby.

El momento


“El negocio de los hidrocarburos es global. Las compañías siempre buscan oportunidades para fortalecer el portafolio y en general Colombia ha venido compitiendo en los últimos años con varios destinos del mundo, como Brasil, que han tenido grandes descubrimientos. Es innegable que la apertura de México es muy bien vista por los inversionistas para llegar allí a desarrollar alguna actividad con importantes volúmenes de recursos. Lo importante es que Colombia mantenga condiciones competitivas en comparación con otros países”, señala Javier Gutiérrez, presidente de Ecopetrol.

Para Orlando Cabrales, viceministro de Energía, más allá de qué tan rápido se abra México, “en Colombia se han tomado medidas desde el punto de vista de no convencionales y de la exploración offshore, que nos ponen en un lugar de competitividad muy adecuado frente a la realidad geológica que tiene Colombia que obviamente no es la de Venezuela, no es la de México y tampoco la de Brasil”.

Sin embargo, se evidencia una serie de dificultades. Según Alejandro Martínez, presidente de la Asociación Colombiana de Petróleos, (ACP) los problemas en Colombia se centran principalmente en la ejecución de los presupuestos de inversión que se derivan del diagnóstico que entregó el viceministro Cabrales: problemas de licenciamiento ambiental y de las tensiones sociales que se están presentando en las regiones.

De hecho, se ha venido dando una desaceleración en el ritmo del sector petrolero por estos inconvenientes. La exploración sísmica en tierra fue 62% menor a la obtenida en 2012; la proyección era alcanzar 206 pozos exploratorios y solo se realizaron 115. Otro indicador a la baja es la contratación del número de taladros que se redujo 10%.

De igual forma, la inversión extranjera disminuyó 9% en el sector el año pasado frente a 2012, al pasar de US$5.416 millones a US$4.909 millones de acuerdo con datos del Banco de la República.

Martínez es optimista frente a los cambios que el Gobierno pueda adelantar en materia de licenciamiento ambiental, por ejemplo. También en cuanto al aspecto de seguridad, a pesar de los 38 atentados registrados contra la infraestructura petrolera en los últimos meses. Dice que las fuerzas militares están implementando cambios estratégicos, involucrando nuevas tecnologías y mejores comunicaciones, aspectos que deben llevar a cambiar la tendencia que hay en regiones como Putumayo, Catatumbo y Arauca.

En lo que no es optimista es en el cruce de intereses políticos que se registran en las regiones y frente a esto no hay acciones concretas. “Hace tres años había 90 bloqueos a las operaciones, el año pasado llegaron a 700 y ahora se están realizando consultas populares para prohibir las actividades petroleras en algunos municipios como Tauramena”, advierte el dirigente gremial.

¿Habrá impacto?

El anuncio de México llega en un momento muy complejo para la industria en Colombia. Por una parte, a pesar de los esfuerzos del Gobierno por profundizar en la estrategia exploratoria, el país aún no reporta un gran hallazgo que permita darles tranquilidad a los inversionistas, y sus reservas están calculadas solo para un poco más de seis años, momento en que perdería su autosuficiencia.

Por otra parte, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) alista para julio la ronda de adjudicación de bloques en los que se incorporarán no convencionales y se profundizará en la exploración offshore. Ya se ha anunciado el interés de firmas como ExxonMobil, Chevron, Stat Oil (de Noruega), Eni (italiana) y Premier Oil.

En la ronda de 2012, el nivel de inversión que se alcanzó en las adjudicaciones de bloques fue de US$2.600 millones. El Gobierno espera mantener esa cifra o superarla en la nueva ronda. “En la ronda de 2010 el factor de asignación fue de 34%, en la de 2012 llegó a 44% y esperamos estar en 50% para la próxima”, dice Cabrales.

“En la ronda que está abierta las condiciones son claras. Pero hay que asegurarse de que haya mecanismos de manejo de los riesgos porque si hay demasiada complicación y demora, las empresas privadas van a poner la mayoría de la inversión en otros sitios”, advierte el embajador británico.

Según un análisis de la consultora Arthur D. Little, está previsto que la reforma en México ofrezca cuatro tipos de contratos. Sin embargo, aún no se han aprobado las leyes secundarias de la reforma, las cuales definirán con mayor detalle las condiciones fiscales y contractuales de su modelo.

¿Qué posibilidades hay de que por esta decisión de México la inversión en Colombia se reduzca? Roberto Guzmán, de Arthur D. Little, resume la situación: “Es poco probable que jugadores ya establecidos en Colombia y con proyectos de exploración o desarrollo en marcha vayan a desinvertir o cerrar operaciones en el país para destinar recursos a México. Sin embargo, las decisiones de crecimiento futuro en Colombia de algunas empresas petroleras podrían verse afectadas si México llegara a ofrecerles opciones más atractivas y acordes a sus portafolios de inversión”.

***

Otra opción

La apertura mexicana también representa una oportunidad de mercado.

La reforma energética de México no solo les hará competencia a los países petroleros de la región. Para Ecopetrol y otras empresas como Pacific, que buscan aumentar su nivel de reservas, esta decisión se puede convertir en una gran oportunidad y darles una mayor proyección internacional.

“Ecopetrol tiene su plan de negocios soportado en operaciones en Colombia, donde mantenemos nuestro principal foco, pero siempre estamos buscando complementar nuestro portafolio con el análisis de diferentes áreas. Vemos con mucho interés el buen potencial que tiene México y, además, tenemos mucha afinidad con Pemex, una empresa que tiene grandes similitudes con nosotros”, señala Javier Gutiérrez, presidente de Ecopetrol.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?