Revista Dinero

Miembros del Polo Democrático aseguran que con su presencia en la marcha, Juan Manuel Santos busca apuntalar sus aspiraciones reeleccionistas.

| 4/9/2013 3:00:00 PM

‘Bogotazo’ por la paz

Sectores de izquierda salieron a marchar junto al presidente Santos para apoyar el proceso de paz. ¿Cuáles son los intereses económicos y políticos detrás de la movilización?

Como parte de un fenómeno global, los pueblos y gobiernos de ciertas naciones occidentales han sentido la obligación moral de decretar días patrios para reivindicar la memoria de sus ‘mártires’. En Alemania, por ejemplo, cada 27 de enero se conmemora el Día Internacional de las Víctimas del Holocausto. Algo similar a lo que ocurre todos los 24 de marzo en Argentina, cuando se rinde tributo a los civiles caídos durante la dictadura militar. Y no muy distinto es lo que pasa en Chile los 11 de septiembre, cuando son recordados tanto el golpe de Estado contra Salvador Allende, como los muertos que dejó allí la tiranía.

En Colombia las cosas no son tan diferentes. Cada 9 de abril es relacionado con el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán y con el origen de la era de violencia que aún agobia al país. Dicha connotación histórica hizo que –a partir del año pasado– esa fecha se convirtiera en el Día de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas. Y tal vez por eso, la exsenadora Piedad Córdoba, junto al movimiento Marcha Patriótica, escogieron el próximo 9 de abril como la ocasión perfecta para apoyar los diálogos de paz que adelanta el Gobierno con las Farc en Cuba, mediante una movilización masiva.

Pero más allá del alto contenido histórico que oculta esa cita con la paz, hay un cúmulo de factores que confluirán a su alrededor y, sin duda, enviarán más de un mensaje político. El primero de ellos tiene que ver con el hecho de que Juan Manuel Santos haya tomado la decisión de salir a marchar junto a los sectores más radicales de la izquierda, como aquellos representados por Piedad Córdoba, la Marcha Patriótica y el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

Una primera lectura haría pensar que la convicción por la paz del primer mandatario pudo más que los colores políticos y las divergencias ideológicas. En plena época preelectoral, sin embargo, muchos advierten que podría tratarse de una jugada para empezar a seducir nuevos adeptos con miras a su eventual reelección. Tanto es así que el Polo Democrático, en cabeza de su presidente, Clara López, tomó la decisión de no marchar a su lado precisamente por esa razón. “En las circunstancias actuales consideramos inconveniente para la oposición democrática aparecer junto al Presidente en su despropósito de aprovechar los anhelos de paz de los colombianos para apuntalar su reelección”, dice una carta firmada hace pocos días por López.

¿Habrán sido entonces las ansias de paz la verdadera motivación de Santos para caminar acompañado de personajes de la izquierda?

Mientras se resuelve esa duda, el otro mensaje que dejará la movilización está relacionado con la presencia de Gustavo Petro. Y la explicación es simple: su condición de exguerrillero reinsertado en las altas esferas de la política nacional le da la autoridad de decirles a los cabecillas de las Farc que es posible participar en las instituciones del Estado.

Un mensaje que cobra real importancia por estos días, justo cuando está a punto de iniciar en la Habana la discusión del segundo punto de la agenda de los diálogos de paz que será, ni más ni menos, la participación en política. Todo esto solo ratifica que el próximo 9 de abril no solo será el día en que se conmemoren los 65 años de la muerte de Gaitán, sino que podría convertirse en un punto de quiebre para el proceso de paz y en el inicio de la campaña reeleccionista de Juan Manuel Santos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×