Dinero.com Revista Dinero

César Gaviria, Expresidente de la República.

| 1/25/2013 9:00:00 AM

Avalancha de demandas

La recompra de algunas concesiones viales por parte del Gobierno está a punto de desencadenar un enfrentamiento de grueso calibre con el sector privado. Algunos anticipan millonarias demandas y un traspié del ambicioso plan vial de Santos.

Por primera vez en la historia del país, el gobierno nacional tiene listos los oficios mediante los cuales se ordena la recompra o devolución al Estado de algunas concesiones viales que habían sido beneficiadas con millonarias adiciones en los últimos años.

La decisión, matizada por el escándalo Nule y las dificultades en la ejecución de algunos contratos, anticipa un enfrentamiento a muerte entre los concesionarios afectados y el Gobierno y cuyo campo de batalla podrían ser los estrados judiciales. Otro hecho que caldeará el debate es que la recompra se anuncia en vísperas de que se inicien los procesos de adjudicación del más ambicioso programa de inversiones en la historia del país y que compromete recursos por $44 billones para 8.000 kilómetros de vías.

“Sé que me van a caer rayos y centellas y que me van a hacer la vida imposible para tratar de frenar esta política. Pero estoy tranquilo porque estoy obrando con transparencia y sabiendo qué es lo mejor para este país”, dijo Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, (ANI) al ser consultado por Dinero.

Analistas como el expresidente César Gaviria Trujillo advierten que al no haberse corregido los errores del pasado habrá una lluvia de demandas con el nuevo paquete de inversiones. “A uno le dicen que no va a haber problemas en las nuevas licitaciones y eso no es verdad. Pongo en duda que vayan a estar totalmente diseñadas las obras, que no se necesiten obras adicionales, que queden bien asignados los riesgos geológicos y de cambio climático; todo eso yo lo pongo en duda. También dudo mucho que vayan a quedar resueltos los problemas de accesos a las ciudades o los problemas de compra de predios y licencias, entre otras cosas, (...) nos vamos es a llenar de pleitos”, concluyó durante su presentación en el pasado Congreso de Infraestructura.

El propósito del Ejecutivo parece sano si se tiene en cuenta que se quiere evitar a toda costa repetir los errores del pasado, cuando se adicionaron a los contratos de concesiones cerca de $1,4 billones sin el respaldo técnico suficiente y a dedo.

Dinero conoció que la negociación entre los concesionarios afectados comenzó en firme el viernes 18 de enero pasado, pero que la oferta que presentó la ANI es muy baja comparada con las aspiraciones de los contratistas.

El Gobierno ya había intentado el año pasado dejar sin piso las adiciones al demandar ante la Corte Constitucional el artículo 28 de la Ley 1150 de 2007. Dicho round lo perdió el Ejecutivo con la sentencia C-300 de abril de 2012 la cual declaró exequible la norma, un arma jurídica más que utilizarán los concesionarios a su favor.

El ambiente está enrarecido y los concesionarios ya tienen reclutadas varias firmas de abogados especializados para defender sus supuestos ‘derechos adquiridos’ y sacar el mayor provecho en la negociación que ya arrancó.

Las concesiones

El Ejecutivo le medirá el ‘aceite’ al sector constructor con la concesión Barranquilla–Cartagena o Vía al Mar, cuyo contrato de $46.000 millones inició en 1994 y termina el primero de enero de 2019, con adiciones por $367.000 millones.

“La idea es pagarles las utilidades proyectadas de los últimos 4 años de tal manera que la vía regrese a control del Estado en 2014, justo cuando se prevé el inicio de las obras que se contratarán este año con la cuarta generación”, dice Andrade.

Otra concesión que estará en el ojo del huracán y que será objeto de negociación será la vía Córdoba–Sucre, la cual empezó en 2007 con un contrato de $269.000 millones, pero que con las adiciones por $810.000 millones se prolongará hasta 2026. “Allí se tendría que pagar un monto por el mantenimiento previsto por el concesionario en estos años. Queda descartada una nueva adición para las obras que se necesitan en esta zona”, explica Andrade.

¿Por qué se recompran? Algunos de los proyectos que la ANI tiene listos para licitar en 2013 y que ya tiene incluso en su página web se cruzan físicamente con otros contratos y concesiones en ejecución. Para citar un ejemplo, en la concesión Vía al Mar (Cartagena – Barranquilla) habría más de 200 puntos de entrecruzamiento entre la actual vía y el proyecto que se va a ofertar.

En la concesión Córdoba–Sucre también se presentan cruces en los sectores Caucasia–La Ye de Córdoba; Corozal–Cruz del Vizo y Sahagún–Sampués.

El enredo es de tal magnitud que el contralor delegado de infraestructura, Nelson Izáciga, le anunció a Dinero el envío a la ANI de un mensaje de advertencia por estos hechos. “La ANI ha explicado que quiere recomprar las concesiones para evitar estos problemas, pero no ha dicho de dónde saldrá ese dinero ni cuándo lo hará”, asegura la Contraloría.

La recompra de las concesiones es un tema del que se viene hablando desde el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, cuando el ministro del ramo, Andrés Uriel Gallego, intentó esta transacción sin éxito.

‘La otra pata que le nace al cojo’ pasa por la semántica y las interpretaciones que también alimentan el debate. Por un lado, los concesionarios alegan que en los contratos suscritos quedó estipulada la figura del alcance progresivo, que no son más que obras adicionales no incluidas en el acuerdo inicial, como pasar de una calzada sencilla a una doble o construir un puente o viaducto adicional cuando el tráfico y el presupuesto lo permitan y exijan.

La posición del Gobierno es otra y no se habla de “deberá” sino de “podrá”. En otras palabras, sería potestativo del Gobierno definir si contrata esas obras con el actual concesionario o con un tercero.

En medio de todo esto ¿dónde queda la competitividad del país? Si no se resuelven estos líos, ¿por qué tipo de vías y autopistas tendremos que movilizar los bienes, mercancías y pasajeros que cada año van en aumento, producto de los nuevos acuerdos comerciales? ¿Cuándo saldremos del fondo del ranking de calidad de vías que hace el Foro Económico Mundial y que nos ubica de 126 entre 144 naciones? Los efectos están por verse.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×