| 3/6/2015 2:00:00 PM

¡La consigna es formalizarse!

Esta mujer vela porque los billonarios recaudos en aportes de la seguridad social estén conformes a la ley. ¿Quién está en la mira de Gloria Inés Cortés, directora de la UGPP?

Si usted es empresario o trabajador independiente y ha sido inexacto, está en mora o ha omitido información en el cálculo del pago de aportes al Sistema de Protección Social (pensiones, salud, riesgos laborales, cajas de compensación, ICBF o Sena), esté alerta: podría ser requerido o sancionado por la Unidad de Gestión Pensional y Parafiscales (UGPP).

En agosto de 2010 se creó esta entidad para que, entre otras cosas, velara por la formalización laboral del país, que también se ha visto favorecida por la creación del Cree y la eliminación de los parafiscales del Sena y del ICBF. La entidad desarrolla actividades de control con el objetivo de liquidar correcta y oportunamente las contribuciones a la seguridad social y los parafiscales.

La entidad, dirigida por la economista Gloria Inés Cortés, nueva zarina de la formalidad laboral, está en un proceso de consolidación, especialmente con los poderes sancionatorios que le dio la reforma tributaria de 2012; y que serán reforzados cuando sea aprobado el Plan Nacional de Desarrollo. La entidad ha estudiado las principales causas de la evasión en el pago de estos aportes que, según el último cálculo, está por el orden de $15 billones al año.

Según estos análisis, la evasión al Sistema de Protección Social está asociada a factores estructurales, de control y culturales. Esto quiere decir que hay problemas de desalineación de las reglas de juego, fallas en el proceso de control y que no existía –y aún no existe– cultura del ahorro para la vejez. Estos problemas se materializan de tres maneras: morosidad, omisión e inexactitud.

Morosidad es el retraso en el pago de aportes.

La inexactitud hace referencia a que no hay una interpretación unívoca de las normas. Cortés señala que “algunas empresas toman el camino que permite hacer menores contribuciones, mientras en otras realizan acuerdos de desalarización, omitiendo las posiciones de las altas cortes”. Otro caso es el de las personas o empresas que omiten información. Por ejemplo: “evasores que se presentan como beneficiarios de alguien que realiza aportes, o aquellos que deciden no cotizar”.

Estrategia

Según Cortés, se adoptó una estrategia para mejorar el control, que evita la selección a dedo y los conflictos de interés, y se basa en “un modelo de calificación de los obligados, que incluye la probabilidad y el monto del indicio de la evasión”.

Este proceso, auditado en todo momento, permite que: “no se deje un frente sin fiscalizar”, y sirve para determinar las empresas e independientes que van a ser fiscalizados, sensibilizados o persuadidos. Estas dos últimas consisten en que la UGPP informa que podría fiscalizar y, eventualmente, definir una nueva liquidación de aportes, siendo por eso fundamental revisar los pagos realizados.

La buena noticia es que los independientes podrían tener una sanción del 12% de lo que hayan dejado de pagar por inexactitud u omisión, si la UGPP realiza la liquidación oficial; pero, según la última reforma tributaria, si corrige voluntariamente, antes de recibir notificación de esta entidad, no tendrá ninguna sanción.

¿Qué viene?

El objetivo para los próximos años es que la cultura haga que la entidad solo se dedique a verificar el cumplimiento de las normas y no sea necesario expedir sanciones o reliquidar pagos.

Más allá de ver a la UGPP como la entidad incómoda que llega a la casa, sin ser invitada, se debe pensar en cómo rodearla y fortalecer el proceso que adelanta para que más colombianos realicen sus aportes al Sistema de Protección Social.

Para ello es necesario actuar en dos frentes. El primero consiste en sensibilizar sobre la importancia de hacer aportes al Sistema de Protección Social. Mientras el segundo pasa por ordenar la intricada normativa de la seguridad social, en donde frecuentemente se encuentran resoluciones de Ministerios o fallos de las altas cortes que son contradictorios o enredan la simplicidad que debería tener este proceso.

Revise bien porque puede evitar ser sancionado. Si falla al liquidar sus aportes o el de sus empleados, podría ser requerido por esta entidad.

***

La otra función


La UGPP administra las pensiones de 40 entidades o fondos de pensiones del sector público, dentro de las que se destacan Cajanal, Foncolpuertos y la Caja Agraria. En este frente, la entidad ya tiene en operación 20 de las 40 entidades que se deberían administrar, que sumadas garantizan pensión a 300.121 personas, las cuales representan 94% del total de pensionados de las 40 entidades.

A la fecha está regularizado el reconocimiento y pago de nómina en las 20 entidades administradas, y se espera continuar con el proceso de normalización con las que están pendientes.


Inquietudes empresariales

Analistas consultados por Dinero revelaron que, pese al respaldo hacia la labor realizada por la UGPP, persiste preocupación, porque la definición de “salario” empleada por esta entidad es costosa para la nómina y excede lo definido por las altas cortes. “Ya algunos sindicatos están haciendo peticiones de reajuste, basados en principios fiscales defendidos por la UGPP”.

Otro elemento aludido es que: “se está combatiendo informalidad, persiguiendo a los formales, de los que ya se tiene la información tributaria de la Dian. Pero la UGPP se olvida de dos terceras partes del país, que son aquellos que no pagan impuestos y no realizan aporte alguno”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?