| 11/14/2014 9:40:00 AM

¡Por fin!

La aprobación de la primera APP vial abre una nueva era en la historia de la contratación pública. ¿Solucionarán las APP el atraso vial de Colombia?

Colpatria, Mincivil y William Vélez (Promesa de Sociedad Futura APP-GICA), son los primeros beneficiarios en el país de las tan cacareadas alianzas público-privadas (APP). El gobierno nacional autorizó (mediante Confis y Conpes) una iniciativa que prevé la construcción de una doble calzada entre Ibagué y Cajamarca.

El siguiente paso en el proceso de esta APP será publicar el proyecto y los diseños durante la tercera semana de noviembre en el sistema de contratación del Estado (Secop) para ver si alguien más está interesado. “Si alguna otra firma quiere ejecutar el proyecto, debe consignar una fianza de $5.000 millones. Si no presenta propuesta al cabo de tres meses, pierde el dinero”, explica Luis Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

En otras palabras, si no hay otro interesado en la vía, el contrato será adjudicado a este grupo de empresas en enero de 2015, pero si hay más ofertas, estaría listo y cerrado en mayo o junio del mismo año.

Este banderazo imprime un nuevo impulso a la locomotora de la infraestructura. Antes de finalizar este año, la ANI espera cerrar las negociaciones de otros tres megaproyectos. El primero sería el anillo vial de Villavicencio, una iniciativa de Odinsa y cuyo valor de obras supera los $1,2 billones. La segunda APP que quedaría lista pronto es el tercer sector de la doble calzada Bogotá–Villavicencio. Esta propuesta, impulsada por Luis Carlos Sarmiento, empataría con la doble calzada que se construye entre El Tablón y Chirajara. Por último, está muy avanzado el proyecto Caucasia–Cartagena, que mejora la conexión de Antioquia con Bolívar, liderado por la Constructora Cóndor.

“Creemos que con las APP en Colombia se puede repetir el caso de Chile, en donde 70% de las APP no recibe propuesta adicional, frente al 30% en que sí se presenta competencia”, agrega Andrade.

Lo más difícil ha sido el proceso de negociación entre empresas y Gobierno. El tema no es desconocido: los riesgos. Andrade explica que es necesario dejar todo muy claro en el contrato para que las obras no se queden a medio camino.

El proyecto

La obra que será contratada en los próximos meses es estratégica para completar la doble calzada Bogotá–Buenaventura. El presidente de la Cámara Colombiana de Infraestructura, Juan Martín Caicedo Ferrer, celebró el logro y dijo que era un buen mensaje, justo cuando el gobierno Santos cumple 100 días de su segunda administración.

La longitud total a intervenir es de 225 kilómetros, de los cuales 35 kilómetros corresponden a la construcción de una segunda calzada entre Ibagué y Cajamarca y 190 kilómetros serán de mantenimiento y operación del actual corredor que administra la Concesión Girardot-Ibagué-Cajamarca. También se prevé construir obras complementarias, como segundas calzadas en los tramos entre Combeima y Boquerón, de 10,8 kilómetros y la variante Boquerón de 1,2 kilómetros, entre otras.

El vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, explicó que, por ser una iniciativa privada, la misma no tendrá aportes de recursos públicos. “Es el gran logro de la Ley de Infraestructura que aprobó el Congreso con nuestra iniciativa”, dijo en un comunicado. Si se concreta esta primera APP, el país habrá encontrado una solución a su lío más crítico: las carreteras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?