| 2/18/2016 12:00:00 AM

¿Por qué sube tanto la medicina prepagada y las pólizas de salud?

La medicina prepagada y las pólizas de salud suben todos los años con unos ajustes que no son homogéneos, pues cambian según la empresa y el afiliado. Guía para entenderlos.

La primera semana de febrero, por primera vez, la Superintendencia de Salud suspendió la comercialización de 14 planes voluntarios de salud por no haber explicado correctamente cómo incrementaron sus tarifas para este año. Dichos planes incluyen medicina prepagada, planes complementarios, ambulancias prepagadas y pólizas de seguros de salud, que todos los eneros informan a sus afiliados los ajustes en los valores que pagan mensualmente, pero cuya metodología pocos entienden, pues suben más que la inflación.

El tema es que a diferencia de otros servicios, como los arriendos o la educación, cuyas alzas se hacen con la variación anual en el costo de vida, la salud tiene muchos componentes que hacen que el cálculo de las tarifas y sus posteriores aumentos sean variables y cambien de empresa en empresa.

Así, si una compañía tiene entre sus afiliados muchas personas con enfermedades catastróficas, demasiadas cirugías, partos y pacientes que acuden con elevada frecuencia al médico, las tarifas son mayores que aquellos que tienen personas más sanas. Otro factor que encarece es la edad de los usuarios, dado que si tiene un grupo grande de mayores de 60, los precios son definitivamente más altos. Además, si los planes de salud se compran a través de empresas o en grupo familiar, cambian las tarifas.

Ibette Guzmán, directora de Empresas Administradoras de Planes de Beneficios de Salud de la Supersalud, explica que, si bien este tipo de servicios son voluntarios e implican una relación entre privados, es necesario que las empresas informen los supuestos que usan para incrementar sus tarifas, lo que se conoce como nota técnica.

“Este es un mercado con libertad tarifaria, y las alzas son distintas por los factores de riesgo de cada empresa y los servicios que ofrecen. Si los incrementos están por encima del IPC, se explica en la nota técnica, pero si no están justificados y el alza es elevada, se sanciona la empresa y se le obliga a que le restituya los recursos al afiliado”, explica esta funcionaria y agrega que han venido actualizando la regulación para poder hacer una mejor labor de vigilancia.

También la devaluación

Uno de los planes complementarios suspendidos por la Supersalud fue el de la Nueva EPS, que es además uno de los más nuevos del mercado (arrancó en agosto de 2015). Danilo Vallejo, vicepresidente de salud de la compañía, explica que no habían enviado la información completa de la nota técnica pues no tenían claro que esa medida los cobijara (la reglamentación cambió recientemente), pero ya hicieron los ajustes y están de nuevo comercializando su plan.

Agrega que a los factores de riesgo que llevaron a los incrementos de las tarifas este año, se sumó la devaluación, que tiene un alto impacto en el sector de la salud, pues muchos de los insumos se compran en el exterior. En su caso, el incremento fue de 7,87% y los planes para los menores de 60 quedaron en $99.900 mensuales, mientras los de los mayores de 60 están en $368.000, una gran diferencia, que no solo es de la Nueva EPS, sino de todas las empresas de planes especiales de medicina, pues esa es la edad en que las personas empiezan a usar más los servicios médicos.

Es más, en algunas prepagadas y en pólizas de salud, no solo se hacen diferencias en las tarifas a partir de los 60 años, también se cobran tarifas distintas para menores de edad y para mayores de 70 o de 80 años. Por eso, hoy es factible que las personas de mayor edad paguen $1 millón mensualmente por este servicio.

La tarifa también se afecta si los planes de salud incluyen prótesis u otros servicios especiales. Por eso, la recomendación de la Supersalud es leer muy bien los contratos para conocer los grupos etarios que maneja la empresa (los grupos de edad en que cambia el costo mensual), así como las coberturas.

Aún pequeño

Se estima que en el país cerca 1,5 millones de personas pagan mensualmente por planes especiales de salud y es una cifra que crece muy lentamente. A principios de los años 90 comenzó el boom de los planes de medicina prepagada y de las pólizas de hospitalización y cirugía, pero luego esta tendencia se desaceleró con la aparición de la Ley 100 y de las Entidades Promotoras de Salud (EPS).

Jaime Arias, presidente de Acemi, gremio de las EPS, explica que la medicina prepagada cubre un porcentaje pequeño de la población colombiana, en comparación con otros países de la región, porque las coberturas del Plan Obligatorio de Salud (POS) son casi universales.

Además, en el cálculo de sus tarifas usan conceptos técnicos similares a los de los seguros, lo que hace que a veces no sean fáciles de entender para los usuarios. Sin embargo, mientras una póliza de vehículos da descuento a los usuarios que no se estrellan y que no hacen reclamaciones, en los seguros de salud no hay descuento por estar sano o usar con menor frecuencia los servicios.

Una de las ventajas de la medicina prepagada y de los planes complementarios es que tienen beneficios tributarios y la razón detrás de esa gabela está en que sus usuarios, pese a que están obligados a tener EPS, no utilizan los servicios del POS, lo que implica un ahorro para el sistema general de salud.

En ese orden de ideas, en la reforma tributaria de 2013 se estableció una reducción del IVA que pagan estos planes de 10% a 5%, con el fin de volverlos más accesibles, pero hasta ahora los usuarios no han visto rebajas en las tarifas. En Colsanitas, que es la empresa de medicina prepagada con mayor participación de mercado, con 340.000 usuarios, dicen que la reducción sí se ha sentido, pero el IVA no forma parte de los parámetros que se toman en cuenta para el cálculo de la tarifa base.

Esta revista analizó los incrementos de varios usuarios menores de 60 años y se ven ajustes superiores a 5,30%, que fue la inflación de la salud el año pasado. Desde que estén justificados son aceptados por la Supersalud y la respuesta de algunas personas del sector para las alzas es que “la salud es costosa y no hay nada que hacer”. ¿Será?.

En qué se diferencian

Medicina prepagada: la ofrecen empresas vigiladas por la Supersalud, como CafeSalud. Colmedica, Suramericana, Colsanitas, Medplus y Coomeva. Dan acceso a un grupo mayor de especialistas y a una red diferente de instituciones y profesionales. Llevan 25 años en el mercado.

Planes complementarios: solo los pueden ofrecer las EPS y son complemento del POS; es decir, ofrecen servicios extra a los que tiene el plan obligatorio. Son más económicos que los planes de medicina prepagada. No tienen más de 300.000 afiliados. Pólizas de salud: las ofrecen 17 aseguradoras vigiladas por la Superfinanciera y atienden a unas 500.000 personas. Ofrecen listas de médicos y hospitales, pero también la posibilidad de que el asegurado asista a la clínica o al médico que quiera y luego le reembolsan.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?