Opinión

  • | 2014/07/10 06:00

    Venezuela en postconflicto

    El chavismo se está resquebrajando. La purga, dicen, será a todo nivel. Están sacando elementos chavistas para disminuir la presión de Cuba.

COMPARTIR

La semana pasada hubo un cambio de poder en Venezuela que significó un quiebre en la política económica del vecino país. El mentor económico de Chávez, Jorge Giordani –apodado ‘El Monje’–, fue despedido. Acompañó a Chávez 14 años, incluso antes del carcelazo.

Era más marxista que Marx y no hablaba con nadie. Su consejo era oráculo para Chávez, seguido al pie de la letra. Era como un Rasputín. Después de la muerte de Chávez le fueron bajando el rango hasta que finalmente acabó en el Departamento de Planeación, de donde fue finalmente despedido.

Giordani ha dejado como legado una extensa carta de 25 hojas, donde narra, desde su punto de vista, cómo se produjo la hecatombe económica, justificando sus actuaciones y ataques al erario como gastos que se repartían sin ninguna autoridad. Es un mea culpa que tal vez llegue demasiado tarde.

Pero Giordani no es el primero que se retira del área económica. Acaba de renunciar Nelson Merentes, de la vieja guardia económica, que cumple su ciclo, y Rafael Ramírez deja de ser presidente de PDVSA y pasa a ser vicepresidente. Jorge Arreaza, hoy vicepresidente y yerno de Chávez es despedido. La política económica estará en manos de Rodolfo Marco.

El poder en el Venezuela se reparte así: el Ejecutivo lo ejerce Maduro, ayudado por su esposa Cilia Flores, que es al mismo tiempo presidente de la Asamblea Nacional; Diosdado Cabello maneja la Fuerza Pública; Rafael Ramírez es el todero como presidente de PDVSA, ministro de Hidrocarburos, ministro de Finanzas (hasta la semana pasada) y ministro de Minas. Ramírez es la pieza clave pues es quien maneja el fisco, tanto desde el punto de vista del gobierno, como de PDVSA, que es la generadora de caja. Conoce las picardías de todos. Su lealtad a la revolución es garantizar el silencio.

De ahí para abajo desciende una maraña de corrupción y narcotráfico. Hay 33 ministerios y 44 agencias púbicas. Venezuela se ha convertido en un estado mafioso. En las mediciones globales está siempre entre los últimos lugares: el más corrupto; el más inseguro -la tasa de homicidio por cien mil habitantes es de 130 en Caracas-; el menos atractivo para la inversión extranjera.

Además de la destrucción de la economía y la democracia, el régimen castro-chavista acabó no solamente con la libertad de prensa sino con los mismos medios de comunicación. Un inversionista misterioso acaba de adquirir El Universal, con lo que quedan cero diarios independientes en la capital y unos pocos en provincia. La sociedad que lo compró se creó dos semanas antes en un paraíso fiscal, y no deja de tener ninguna lógica comprar un periódico en un país que no tiene papel.

Sería muy largo enumerar todas las facetas de ese régimen, de este estruendoso fracaso de modelo económico. No puede ser de otra forma cuando ese plan económico fue diseñado por un geógrafo, el ‘Monje’ Jorge Giordani, que no tiene idea de economía. En suma, Venezuela está saqueada.

El chavismo se está resquebrajando. Viene una purga que dicen será a todo nivel. Se están sacando a los elementos chavistas para disminuir la presión de Cuba y hacerse más fuertes frente a los Castro.

Mientras Diosdado Cabello se fortalece como Comandante de la Fuerza Armada, los Colectivos que se asocian con Maduro lo hacen también. Estos son financiados por Cuba. Los Colectivos son aquellos grupos de motociclistas encapuchados que andan en motocicletas de alto cilindraje y actúan como paramilitares, ejerciendo la ley a su manera.

Uno de los temas que más se cuestionan es por qué la ayuda a Cuba. Maduro fue ungido por los Castro y Chávez. El papel de Maduro es mantener esa ayuda a toda costa. Ellos lo ungieron con ese propósito. Pero la purga parece ir encaminada a salir de los chavistas y tratar de enderezar el rumbo de la economía. Los Colectivos se enfrentarían con la fuerza armada. Sigue la protesta estudiantil. Puede armarse un verdadero caos.

En medio de esta inestabilidad, ¿qué pasaría con el proceso de paz si hay un rompimiento de Venezuela con Cuba? ¿Perderán los guerrilleros el refugio que les otorga ese país? Lo único cierto en Venezuela es que lo peor está por venir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?