| 2/16/2017 12:00:00 AM

Uf, ¡Esto huele muy mal!

¿Se destapará finalmente la cloaca? Que nos dejen de mamar gallo y que esta vez sí le sigan el rastro al dinero e investiguen la ostentación del corrupto.

Juan Ricardo Ortega

por Juan Ricardo Ortega

Néstor Humberto Martínez siempre ha sido un hombre afortunado, su vida es un ejemplo de preparación y suerte. Él está al frente de una oportunidad única para que el país logre pasar la página de las oficinas de cobro, el narcoparamilitarismo, la narcoparapolítica y los carteles de la narcocontratación.

El presidente Santos tuvo el coraje y el tesón para ponerle fin a la guerrilla de las Farc y logró que ellas acordaran colaborar efectivamente en el desmonte del narcotráfico. El Fiscal puede combinar esta nueva e inigualable fuente de información con su experticia en temas financieros para desenmarañar el entramado de la corrupción nacional.

Le sugerimos leer: La guerra cibernética

El rompecabezas está casi todo sobre la mesa: Otto Bula parece ser uno de los vínculos claves entre la política, la contratación pública y el narcotráfico. Que le hayan dejado prescribir todas las investigaciones por enriquecimiento ilícito y narcoparapolítica es un indicio claro de su peso específico. Además, sus conexiones parecen ser amplias: el Ñoño Elías, La Oficina de Envigado, Mario Uribe, el control de tierras de interés de las rutas del narco paramilitarismo, etc. Y, además, tiene acceso a alguien que debe ser muy poderoso. Hoy es una sombra, pero su red, vínculos y acciones permiten inferir su gran influencia a nivel nacional.

Me refiero a quien sea que presta los servicios de “monetización” de platas puercas. Aquella persona que puede entregar maletas de pesos en efectivo a cambio de dólares en el exterior, sin necesidad de pasar por un Banco.

De esto algo se sabe, agencias de los Estados Unidos encontraron que el lavado del cartel de Sinaloa utilizó los mismos canales de la corrupción en la contratación municipal española. La Banca Privada d’Andorra y su Banco de Madrid eran las proveedoras del servicio; su ventaja era el lograr cruzar en el terreno el efectivo depositado por un mafioso (o corrupto) a esconder en Andorra, con la solicitud de un retiro de otro mafioso local: un sistema de compensación de pagos en negro. Las investigaciones sobre los Guberek o Waked indican una operación similar en Colombia.

Cititex , sus clones y sus agencias de aduanas son parte de esos entramados. Sus servicios de lavado permitieron mover cientos, probablemente miles de millones de dólares a través de importaciones subfacturadas.

Joaquín Bruges y familia aparecen sindicados, pero esto probablemente tiene alguien más poderoso detrás. Ya que una cosa es ser lavador y otra quien da liquidez a sobornos de gran escala. Tex Fab es la empresa de Hong Kong que recibe el giro Odebrecht, procedente de Andorra. La misma empresa que Cititex declara como su proveedora. Nuestro tinieblo probablemente esté detrás de Tex Fab.

También le puede interesar: La cultura de la corrupción

Pieza que encaja con la corrupción de la Dian, Barranquilla y Sahagún. Sabemos con certeza que los sistemas de información y los actos administrativos de los inspectores que investigan contrabando han sido manipulados en cifras escandalosas: más de 62.000 declaraciones de importación y cerca de 4.000 actas de inspección facilitaron la entrada de toneladas de contrabando al país. Hay miles de millones de dólares lavados como reembolso a exportadores ficticios y billones de pesos en devoluciones de IVA: chatarra, oro, ganado, pieles, aceite de palma, etc. Anecdótico que un monto importante de los US$4.000 millones de las “exportaciones” a Venezuela entre 2006 y 2008 eran semen y pieles de Córdoba.

Y también en la Dian aparecen los corruptos de la contratación. $55.000 millones de pesos, para el mantenimiento y construcción de oficinas regionales de la Dian otorgados a los Nule en su doble papel de contratistas e interventores, en sociedad con otro poderoso político/contratista. El edificio en San Andrés era parte del contrato, y su entrega fue aceptada a satisfacción a pesar de que quedó en cimientos: la firmante se suicidó. Y por esos azares de la vida, por esa época en Sahagún se reunieron la elite política de la región y la Dian alrededor de las nupcias de la hija del expresidente del Senado, con vínculos del Cartel de Cali, y el hijo del director.

Las otras dos piezas claves son el contrato a Odebrecht del conector Tunjuelo Canoas, realizado bajo la gestión del primo hermano de un poderoso político, quien al poco tiempo pasa a trabajar con el consorcio Ruta del sol 2. Consorcio que casualmente tuvo como uno de sus cuestionados árbitros a Alier Hernández, quien con su exesposa son los protagonistas de la famosa servilleta que desató el escándalo en la Uaesp. El Cartel de la contratación vuelve otra vez a la palestra.

El círculo se cierra con el efectivo que diariamente amasan las ventas sin factura en lugares como San Victorino o Sansur, algunos de cuyos locales casualmente son propiedad de la Empresa de Renovación Urbana, que en aquel entonces contrataba mucho a sahagunenses. Y otros son propiedad del poderoso comerciante que ostenta su fortuna construyendo, ilegalmente, lujosas mansiones en los cerros de la capital.

Lea también: Impuestos a los pobres I

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.