Dinero.com Revista Dinero

Socio fondo Cerrito Capital.

| 10/24/2012 6:00:00 PM

Señales

Los precios son señales económicas que revelan información importante para el desarrollo de la economía. Modificarlos a la fuerza –independientemente del sector– no es una buena idea.

por David Yanovich

La fijación de los precios de los bienes y servicios en una economía es una de las tareas más delicadas e importantes que existen para la correcta asignación del capital. Los precios son, por encima de todo, señales que indican a inversionistas, consumidores, reguladores, etc. el estado de un mercado en particular, y permiten tomar decisiones con respecto a inversiones futuras, consumo, entre muchas otras.

Que los precios den la señal correcta a toda la economía es entonces fundamental para tomar decisiones de inversión. Y es lo que debería primar a la hora de debatir si los precios de la energía eléctrica y el gas son muy altos o no, particularmente en relación con su afectación a la competitividad industrial en Colombia.

Comencemos por la energía eléctrica. El precio de generación se fija con base en el recurso marginal más eficiente para atender la demanda. Este recurso marginal, durante las horas del día en que la demanda no es muy alta, probablemente es el agua (si hay). En casos en que no hay agua (Fenómeno de El Niño, por ejemplo) o en casos en donde la demanda supera la oferta de energía hidroeléctrica, el recurso marginal es carbón o gas. En el largo plazo, en la medida en que se haga la expansión de generación en el país, el recurso marginal probablemente será carbón, a juzgar por las plantas que se están construyendo en este momento en Colombia. Es este precio el que se ve reflejado tanto en el mercado spot de generación como en los contratos bilaterales firmados entre generadores y usuarios no regulados (las industrias medianas y grandes del país).

Esta forma de fijar precios, adicionalmente, explica por qué la energía es más barata en unos países que en otros. Es probable que hoy en día, en Estados Unidos, en la medida en que existe gas natural muy barato (por el dramático aumento de la producción, gracias al shale gas), y que la planta de generación que esté marcando los precios de la energía genere con este combustible, en ese país, en algunos momentos, la energía sea más barata que en Colombia.

¿Qué sucedería si el precio de generación, por la vía que sea (regulación, legal, etc.) se controla? Que la señal de precios para la expansión del sistema puede no ser la correcta, con lo que Colombia correría el riesgo de que no se instalen más plantas de generación para atender la demanda creciente. Y, la energía más cara de todas es la que no existe.

Vayamos ahora al gas. Dado que Colombia tiene dos fuentes de producción que concentran más de 85% del gas que se consume en Colombia (Guajira y Cusiana/Cupiagua) y que quienes comercializan ese gas son pocas compañías (Ecopetrol, fundamentalmente), existe desde hace muchos años una regulación para fijar el precio de gas del campo Guajira, que marca la fijación de los precios del energético en el resto del país. Hoy en día, esa fórmula arroja precios del gas altos, por estar atado el mismo al fuel oil, mientras que en otros países del mundo (nuevamente, Estados Unidos), el gas natural está muy por debajo de dicho precio. Por el lado del gas, es cierto que sería importante desregular el precio del campo Guajira, algo que entiendo el gobierno actual está considerando, según una resolución de la Creg que está en este momento en consulta.

Por otro lado, se argumenta que la rentabilidad con la que se fija la tarifa del transporte de gas es muy alta. Nuevamente, aquí el debate es cuál es la señal correcta para garantizar la expansión del sistema cuando se necesite. Puede que sea muy alta o no; pero el debate no puede quedarse en que los precios de los energéticos hacen poco competitiva la industria, y que los mismos deben bajar a la fuerza. Y sobre todo sin tener claros los fundamentales de la fijación de los precios, tanto en Colombia como en otros países.

Los energéticos son un componente más de los insumos utilizados por la industria en Colombia. Temas de infraestructura, localización geográfica, acceso a mercados, etc., también influyen en la competitividad y deben ser analizados. El país se beneficiaría enormemente con un sector industrial robusto, creciente y generador de empleo. Pero no puede hacerlo a la fuerza, y a costa de otros sectores igualmente relevantes para la economía. Tanto unos como otros merecen una remuneración adecuada, acorde con los riesgos que se corren, y que permita a todos crecer y expandirse según las necesidades del mercado.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×