Opinión

  • | 2014/09/07 18:10

    Gays, trans, negros, judíos

    Solo falta que en la aplicación a un club le hagan a uno definir si es hetero, bi, homo, lesbiana o trans, y quien decide quién entra sea el Procurador.

COMPARTIR

La semana pasada la Iglesia Católica cerró una hermosa exposición en el Museo Iglesia Santa Clara, hecha por la artista María Eugenia Trujillo. La muestra consistía en custodias con ojos, boca, nariz y vagina. La Santa Madre Iglesia, que no tenía nada que ver con el recinto que es un museo, clausuró la muestra. ¿No era este un país laico, donde no hay delito de opinión? La clausura fue un abuso que se tuvieron que tragar la artista y la Directora del Museo.

En sentido contrario, el jueves pasado, después de cinco años de desafiar al sistema, finalmente la Corte Constitucional le permitió a Verónica Botero adoptar a la hija biológica de su esposa, Ana Elisa Leiderman.

Al mismo tiempo salía en todos los medios, como la gran cosa, que la ministra Cecilia Alvarez-Correa es lesbiana y su pareja es Gina Parody. ¿A quién le importa? Es un asunto privado. Estuvo muy bien la respuesta de Cecilia al periodista, cuando le dijo que si se atrevería a hacerle esa pregunta a una pareja masculina. No hubo respuesta.

Nadie “escoge” ser homosexual. Mi hijo me confesó que era trans a los 20 o 21 años, después de que su papá murió. Yo le manifesté que no había problema, siempre y cuando estuviera fuera del clóset. Él ya estaba por fuera. Desde los siete años sabía cuál era su orientación sexual, una niña en cuerpo de niño, aunque la ocultó por mucho tiempo. Cuando los amigos del colegio lo supieron, le retiraron el saludo, algo que le dolió muchísimo.

Pero el tema no se limita a los derechos de la comunidad LGBTI. Veamos por ejemplo a los negros. Es físicamente imposible encontrar un negro en el mundo empresarial colombiano, a menos que sea un extranjero que generalmente habla francés. Las bodas en Cartagena son de blancos, aunque habrá algún cónyuge negro, pero es alto, extranjero y habla francés.

Chocó no tiene universidad. Si los chocoanos quieren estudiar deben viajar y es costoso. Hay un solo General negro en la Policía, el General Moore, y al único Mayor negro, que aspira a ser Teniente Coronel, se le cierran las puertas, como bien lo describe el portal Las2orillas.co. “A los negros los tienen en su mayoría en unidades operativas de alto riesgo, en municipios lejanos en labores que no hacen los demás”, dice este Mayor de la Policía, el único negro entre 600 oficiales que aspiran al ascenso a Teniente Coronel. Ya le han advertido sus superiores que no lo dejarán pasar.

Los judíos también la hemos tenido difícil. El Canciller de Eduardo Santos, el ilustre Luis López de Mesa, era claramente antisemita. Dio instrucciones a los cónsules colombianos en Europa de no dar visas a los judíos, que buscaban desesperadamente salir de Europa.

Debido a esta restricción y a que Estados Unidos y Canadá cerraron sus fronteras a los judíos durante la Segunda Guerra, muchos judíos de Europa Oriental llegaron a Suramérica, especialmente Chile y a Argentina. A Colombia llegaron muy pocos y se instalaron mayoritariamente en las cuatro ciudades principales.

No les permitían afiliarse a los clubes sociales y no había colegio para los niños. Las cuatro comunidades fundaron colegios hebreos y clubes como el Carmel Club, porque en el Country no admitían judíos. Lo mismo en el Club Campestre de Medellín y en los clubes de señores de esta ciudad.

Y siguiendo en la misma tónica, no hay negros o mestizos en los clubes en Bogotá. En las páginas sociales de periódicos y revistas se aprecia que los negros y los mestizos en Colombia no existen. Solo falta que en la aplicación a un club le hagan a uno definir si es hetero, bi, homo, lesbiana o trans, y quien decide quién entra sea el Procurador.

Rectificación: he recibido una carta del exministro Amylkar Acosta en la que me pide rectificar lo señalado en la columna anterior, sobre su participación en la quema del edificio de administración de la Universidad de Antioquia. Rectifico entonces que no tengo certeza si fue Amylkar el que cometió el incendio. Aprovecho también para felicitarlo como Ministro de Minas, hizo una labor ejemplar aunque incomprendida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?