Opinión

  • | 2017/04/11 18:00

    Un pésimo negocio

    Además de ser el peor negocio, el régimen público de pensiones es muy inequitativo.

COMPARTIR

¿Cuál es el peor negocio que tiene el Estado colombiano en la actualidad? Si se responde esta pregunta en forma racional, con cifras sobre el monto y la eficiencia de la actividad pública, la respuesta es contundente: el régimen público de pensiones. Solo este año su déficit es de $38 billones. Repito: $38 billones. Esa cifra es tan grande que mucha gente pierde el sentido de las proporciones. Con esa plata se podrían financiar tres cuartas partes de las 4G, que es un programa de 7 años, o construir tres ampliaciones del Canal de Panamá. ¡Todo eso en un solo año!

Ese hueco se come la tercera parte de los recaudos del Gobierno y, según cifras oficiales, teniendo en cuenta los déficits hacia el futuro, el pasivo pensional representa 111% del PIB: casi tres veces la deuda explícita del Gobierno.

Pero, si los montos del déficit pensional público son estremecedores, la eficiencia de este gasto es aún más lamentable. Porque de estos $38 billones se benefician solo 1,9 millones de personas, mientras con $31 billones se cubre la educación de 9 millones de niños. Más lamentable aún, este es un gasto regresivo, que empeora la distribución del ingreso y, según el DNP, 65% de los subsidios de estas pensiones se concentran en el quintil de más altos ingresos y menos del 1% en el quintil más bajo. Si se piensa en que Colombia sea una Nación viable y más equitativa, seguir ahondado en este déficit es, sin duda, una pésima decisión.

Le sugerimos leer: Ahora también plan complementario en pensiones

Es muy curioso que, cuando se pregunte sobre el peor negocio del Estado no se mencionen estas cifras y, en su lugar, y por falta de conocimiento o mala fe se responsabilice al Régimen de

Ahorro Individual con Solidaridad, RAIS. Por supuesto, este régimen no es perfecto, requiere ajustes, pero el contraste no puede ser más grande. En primer lugar, como en Dinamarca, crecientemente en Suecia o en Australia, líderes en seguridad social en el mundo, las administradoras, AFP, son altamente reguladas y supervisadas. Además, tienen un estricto régimen de inversión, están obligadas a generar una rentabilidad mínima y, para garantizarla, tienen que invertir 1% del valor de los fondos de pensiones en una reserva de estabilización. Así, en promedio, 70% del patrimonio de las AFP está invertido en los mismos fondos de pensiones, en una excelente alineación de intereses.

En segundo lugar, los afiliados del RAIS son dueños de unos fondos, hoy en día, de $195 billones, que equivalen a 22% del PIB, con rentabilidades históricas de más del 8% por año, una cifra excelente en Colombia y en cualquier parte del mundo.

En tercer lugar, los pensionados del RAIS están creciendo al 20% por año, aunque su monto es aún pequeño, 110.000, porque 84% de los afiliados tienen menos de 45 años. Sus pensiones son proporcionales a lo que han cotizado durante su vida, lo que hace que el régimen esté en equilibrio y no requiera recursos externos y menos del Gobierno. Es una buena noticia que el nuevo esquema de seguridad para la vejez de Colpensiones, los BEPS, sea de capitalización individual. Este es un reconocimiento de que un sistema de prima media no es viable en un país, como Colombia, en donde solo hay dos trabajadores activos formales por cada adulto mayor, como consecuencia de la inmensa informalidad laboral. Para cerrar esa brecha se requerirían por lo menos 8 trabajadores formales cotizando a pensiones por cada adulto mayor o, en otras palabras, 30 millones de cotizantes cada mes. Por la misma razón, en ese régimen nadie será solidario con los jóvenes que hoy en día sí son solidarios con los jubilados.

También le puede interesar: Ley 100 en pensiones el pésimo negocio del Estado

Cuarto, en RAIS hay subsidios, pero solo para las pensiones de salario mínimo, a través del fondo de garantía de pensión mínima. Para acceder a él, se requiere tener la edad de pensión (57 años las mujeres, y 62 los hombres) y haber cotizado 1.150 semanas, o sea, tres años menos que en prima media. Esto hace que la tasa de cobertura de los afiliados sea de 25% en el RAIS, mientras en prima media solo es de 10%.

Quinto, por ignorancia crasa, se dice que la tasa de reemplazo en el RAIS será máximo de 30%. Cuando se sabe que en Colombia no puede haber pensiones por debajo del salario mínimo y que, por las condiciones del mercado laboral, hasta 84% de los asalariados ganan hasta dos salarios mínimos, es elemental deducir que la tasa mínima de reemplazo será de 50% y para la gran mayoría de este contingente se acercará al 100%. El Fondo de Garantía de Pensión Mínima, descrito anteriormente, es crítico para este resultado.

Estas son razones más que suficientes para argumentar que el peor negocio del Estado es, infortunadamente, el régimen público de pensiones. Es fiscalmente insostenible y altamente inequitativo. Precisamente, por esta razón, salvo para las personas de mayores ingresos, para la gran mayoría de sus afiliados el régimen de prima media es también un muy mal negocio.

Lea también: El dilema de la renta fija colombiana fondos extranjeros vs fondos de pensiones

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 520

PORTADA

Ranking de las empresas más innovadoras de Colombia

Por primera vez, una encuesta mide el estado de la innovación empresarial en Colombia. La Andi y revista Dinero presentan los resultados.