Dinero.com Revista Dinero

| 5/2/2013 6:00:00 PM

Recursos mineros: ¿maldición o no?

Dependiendo de las políticas, la abundancia de recursos mineros puede o no ser una maldición. En un examen retrospectivo, Colombia pasa raspando.

por Eduardo Lora

Hay cinco enfermedades que pueden desatarse por la abundancia de recursos mineros. Todos los países portan en alguna medida los virus para contraer esas enfermedades, pero hay remedios para prevenirlas.

Dos de esas enfermedades son macro. Como los precios externos del petróleo y los minerales son muy volátiles, la inestabilidad se puede transmitir a la economía a través de fuertes fluctuaciones del gasto y de cambios bruscos del tipo de cambio real. Colombia, como las demás economías minero-petroleras de América Latina (excepto Venezuela), ha aprendido que la independencia del Banco Central, la flexibilidad controlada del tipo de cambio y las políticas fiscales contracíclicas son los principales ingredientes activos de la medicina contra la inestabilidad.

La otra enfermedad macro consiste en no ahorrar e invertir lo suficiente para que los buenos tiempos puedan prolongarse hacia el futuro. Durante la última década, Colombia siguió ahorrando muy poco, a pesar de que la extracción del petróleo y los minerales le representó rentas adicionales anuales de casi 3% del PIB. El país aumentó la inversión en capital físico y humano más o menos en esa misma cuantía, pero tuvo que financiar el mayor gasto con recursos externos. Lo habría hecho mejor si la regla fiscal aprobada el año pasado, que solo estará en plena vigencia en 2022, hubiera entrado a operar hace diez años.

Otras dos enfermedades posibles son manifestaciones micro de problemas macro. La llamada enfermedad holandesa consiste en que cuando hay bonanza minero-petrolera, se aprecia el tipo de cambio y aumenta el gasto corriente del gobierno. Como consecuencia, el capital y el talento humano se reorientan hacia los sectores en bonanza y los sectores no transables, mientras que la agricultura y la industria languidecen. Colombia ciertamente ha padecido de enfermedad holandesa en la última década. Sin embargo, más grave es otra enfermedad, que usualmente ataca al mismo enfermo. Se trata de anemia innovadora: como la rentabilidad exportadora disminuye, se estanca el esfuerzo en investigación y desarrollo y la generación de patentes, y pierden impulso las exportaciones industriales y las actividades de alto contenido tecnológico. Las medidas preventivas contra estas enfermedades incluyen las mismas de los problemas macro, pero se requiere además reforzar las defensas con protección a los derechos de propiedad intelectual y un sistema de innovación competitivo, bien financiado, que estimule la toma de riesgos y que esté aislado de las presiones políticas.

Por último, la enfermedad a la que hay que temer como al cáncer es de carácter institucional. Ocurre cuando el aumento de los ingresos del petróleo y los minerales desata la competencia por las rentas mediante prácticas corruptas y manipulaciones de la ley y de los objetivos de las instituciones oficiales. Estos comportamientos destruyen el imperio de la ley y pueden desestabilizar el sistema político. El cáncer institucional recrudece otras enfermedades, como la inestabilidad, la falta de inversión y la anemia innovadora. Venezuela es un lamentable ejemplo. Por fortuna, las instituciones se han fortalecido en Colombia, a pesar de la bonanza. Fomentar la institucionalización de los partidos políticos y la competencia entre ellos, así como reforzar los pesos y contrapesos entre los poderes de gobierno, son posiblemente las mejores medicinas para reducir el riesgo del cáncer institucional.

Cuando se consideran todos estos riesgos, no hay duda de que los recursos del subsuelo pueden ser fuente de muchos problemas. Pero todos son riesgos controlables, como lo demuestran los progresos de Chile, México y Perú, que en un examen retrospectivo de la última década quedan mejor calificados que Colombia.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×