Opinión

COMPARTIR

Conducir en medio del tránsito vehicular exige tener enorme cuidado con las motos. Lo mismo aplica a quienes van a pie. Ni vehículos ni peatones pueden hacer maniobras, osadas o prudentes, sin antes revisar cuándo aparece la moto. Con el auge reciente de la bicicleta, la prevención ha aumentado con los ciclistas. Esto no ha sucedido como reacción a una campaña institucional, o al resultado de políticas de prevención o capacitación, o a la aplicación de normas para disminuir la accidentalidad. Obedece en primer lugar al temor espontáneo derivado de la cantidad de accidentes con que nos topamos todos los días. También puede obedecer a que esa clase de accidentes, sobre todo el de personas atropelladas por motos y bicicletas, ocupan más espacio en la conversación cotidiana. En fin, me parece que la situación ya trascendió y, como resultado de esa conclusión empírica, quise revisar lo que están indicando las estadísticas al respecto.

También le puede interesar: ¿Y del sistema de salud qué?

Al esculcar en internet encontré un meticuloso documento, el informe del Instituto de Medicina Legal sobre lesiones fatales por causa externa, correspondiente a 2016. Aunque son cifras preliminares, muestra cifras sobre accidentes y muertes que, en mi opinión, deben ser tenidas en cuenta.

Mi primera gran sorpresa fue encontrar que durante 2016, a nivel nacional, de un total de 6.802 muertos en accidente de tránsito, más del 50% (3.418) correspondieron a motociclistas. La magnitud me parece asombrosa. Inopinadamente, los borrachos son hoy en día muy poco culpables de las muertes en accidentes: apenas 135 el año pasado, menos de 2%. Eso habla bien de la política de cero trago al manejar. ¿Será que hay que prohibir las motos con idéntico argumento?

La segunda sorpresa la tuve al saber que mueren más ciclistas que conductores de automóviles: 353 contra 321. Y que 35 personas murieron por impactos de bicicleta. Ser atropellado por una bicicleta comienza a ser relevante. Además, un porcentaje relativamente alto de muertes en accidente de tránsito es de peatones: casi el 25% del total (1.693). Caminar es una actividad muy peligrosa hoy en día.

Le sugerimos leer: El problema no es por ahí

Obviamente cualquier analista entendido del tema, que no soy yo, diría que esto ocurre por el hecho de que en la actualidad circulan muchas motos y bicicletas, cuando en el pasado no era un fenómeno tan amplio. Pero a ello habría que anotar que, si bien el número de motos se debe estar acercando al de automóviles, el porcentaje de fallecimientos debe ser una proporción mayor, entre otras porque el motociclista tiene mucha menor protección en el vehículo que el automovilista. Qué no diríamos de los ciclistas. En cuanto a la causa, es claro que los automovilistas tienen controles para circular más exigentes que los motociclistas y que los que aplican a estos últimos son de mentiras. Para los ciclistas no existe nada de nada. Por otro lado, los automovilistas son enfrentados a muchas campañas de prevención, por ejemplo, la de no conducir embriagados o que en viajes tomen sus precauciones. Los motociclistas nunca han conocido ninguna campaña, nadie sabe cuáles son las reglas que deben seguir para conducir y mucho menos las cumplen. Peor aún la fauna que monta en bicicleta que, además, no puede hacerlo sino con audífonos puestos para no contaminarse con el mundo (hasta que se estrellan o alguien los estrella por no tener los cinco sentidos puestos en la calle). En esto también puede tener que ver el valor del vehículo: el automovilista es más cauto porque en un choque tiene un mayor riesgo de pérdida económica que si lo que se vuelve añicos es una moto o una cicla; al fin y al cabo, la vida es inapreciable.

Lo verdaderamente grave es que las vidas que se están sacrificando por motocicletas y bicicletas son ya muy numerosas. ¿Por qué no se hace entonces un esfuerzo mucho mayor en prevención para el tema de motos y bicicletas, como se hizo para prevenir el alcohol al conducir? ¿Será que algún día veremos un anuncio de televisión donde le digan a motociclistas y ciclistas qué deben hacer y qué no deben hacer, de modo que algunos de ellos aprendan a ser prudentes? Como nada de eso existe, estamos entonces bajo el lema de que “la letra con sangre entra”. Y ahora que está de moda hablar de lo malo que es el transporte público colectivo, creo que este es mucho más seguro para la gente y que, por lo tanto, el Estado debe promoverlo y mejorarlo sustantivamente. No está bien dejar estos sistemas de transporte al garete, esperando de modo facilista que la gente se transporte en lo que pueda (moto o cicla) y exponga la vida de manera tan absurda. Es esencial recuperar el transporte público de calidad pues una política diferente puede ser irresponsable; los riesgos para la vida son evidentes. Con todos sus defectos, los muertos por buses y busetas son muy próximos en número a los de accidentes aéreos.

Lea también: Así sí no se puede

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.