Opinión

  • | 2017/06/08 00:01

    Mister dollar

    En los últimos 4 años un dólar más fuerte fue síntoma de estrés financiero mundial y de malas noticias económicas globales. En 2017 ha estado débil.

COMPARTIR

Algunos analistas expresan su preocupación con la apreciación del peso colombiano. ¿Qué tan en consonancia es esto con el panorama mundial?

Hay evidencias estadísticas de la recuperación del comercio mundial de bienes en el último año tras un prologado estancamiento que empezó a acentuarse desde 2012 y que, en el caso de Colombia, sin la suficiente comprensión de las derivaciones del entorno internacional, rotulamos como síntomas locales de enfermedad holandesa.

Ahora, la mejora mundial completa poco más de 14 meses sin poder atribuirlo a una única razón. Y esa mejora ha ido motivando un ascenso en el valor de las bolsas de los mercados emergentes. Dicha mejora también se evidencia para Colombia y sus exportaciones industriales, y explicaría por qué en el último año subieron los precios de las acciones y de los bonos en Colombia, como en la mayoría de otras economías, y algo de recuperación en la cotización del peso colombiano, que aún con sus importantes sobresaltos se aprecia 4% este año en línea con otras monedas emergentes.

Lea también: La exhibición de la industria de confecciones

La más sencilla línea de argumentación es que al fin se ha consolidado una recuperación de la demanda a nivel mundial. Ello se observa en los aumentos en los precios de bienes transables, lo que implica una mínima probabilidad de deflación y motiva a la Reserva Federal a implementar una gradual normalización de su política monetaria, para ser seguida en los próximos años por otros bancos centrales como los de Reino Unido y de Europa.

La mejor demanda también se observa en la recuperación del ciclo económico de la inversión productiva, a través de indicadores que señalan una mayor actividad industrial; todo lo cual supone mayores precios internacionales de las materias primas.

Las consecuencias son significativas y favorables.

El mayor crecimiento del valor del comercio mundial; el mayor precio de los bienes mundiales –la gradual tendencia a mayor inflación global– así como el desempeño del comercio de maquinaria y equipo coinciden con el creciente aporte de la formación bruta de capital al crecimiento en varias economías que lideran el orden mundial. La narrativa encaja primordialmente en el desempeño de las importaciones que son jalonadas por una mayor demanda, reactivando las exportaciones mundiales y promoviendo un entorno general de mayor crecimiento económico.

El seguimiento casi en línea de los indicadores de actividad económica mundial anticipa un sostenido desempeño favorable del crecimiento y de las exportaciones en los próximos trimestres. Una mejor economía mundial y la gradualidad del retiro monetario permiten propiciar condiciones financieras que incentiven una mayor integración financiera hacia las economías emergentes.

Le recomendamos: Las divergencias económicas de la industria colombiana

En el pasado, entre 1990 y 2007, dicha integración se multiplicó por un factor de dos, a velocidades muy superiores a la integración del comercio.

Algunos indicios de esa fuerza ya se han observado en los primeros meses de 2017. A finales de mayo, los flujos a mercados accionarios en países emergentes no solo completaban 20 semanas en aumento, sino que un flujo de montos similares no se observaba desde 2010, cuando había sospechas en la recuperación mundial tras la crisis financiera global de 2008-2009. Por lo mismo, en los primeros 5 meses, las acciones emergentes se han valorizado 16,6% con Asia Emergente, sobresaliendo con 20,7%. Por otro lado, el índice de monedas emergentes se ha valorizado cerca de 7% frente al dólar con algunos indicios de que podría continuar cerca de otro 6% en los próximos 18 meses.

Uno de los mayores riesgos para la actividad real y financiera es la forma como se reviertan las bajas tasas libres de riesgo globales. Pero ese riesgo impone un escenario que se ha ido materializando, la priorización de la gradualidad en el retiro de los estímulos monetarios y bajas tasas de interés de largo plazo. Otro riesgo es un estrés financiero en China en respuesta a una política monetaria que busca moderar el crecimiento económico. Pero mantener la estabilidad financiera también es la mayor prioridad de las autoridades chinas, lo que les haría enfriar más lento su economía.

Le recomendamos leer: Uribe vs Santos: de cara a la bonanza

Si dichos riesgos no se materializan, los efectos en los mercados de otras inquietudes como Trump, el Brexit, Brasil, el Nafta, Corea del Norte etc., son bajos, no aumentarían la incertidumbre en el valor de los activos, la sobredisposición a un mayor retorno, a ponderar menos la liquidez y a dudar en el ordenado comportamiento de los inversionistas en mercados emergentes.

Documento sugerido por el autor: Comercio exterior de la industria manufacturera en el primer trimestre  de 2017

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.