Opinión

  • | 2013/10/06 09:10

    Así no es, Santos

    En medio de la negociación del paro agrario, el Gobierno, con números sacados de la manga, estima que el cumplimiento de las demandas de los huelguistas implica un gasto de $2,8 billones.

COMPARTIR

El Gobierno, en olímpica actitud, dice que no cuenta con esos recursos, y que eso lo deben pagar todos los colombianos a través de la prolongación del odiado 4x1000, por un año más. En realidad, el proyecto del Gobierno lo prolonga hasta 2015. Qué petardo le pone el Minhacienda al Presidente. Por primera vez Santos iba a cumplir una promesa de campaña, desmontando el odiado 4x1.000, pero echa para atrás.

No sé qué pretensiones tiene el Gobierno, si lo que quiere es además construir el estadio de fútbol de Qatar. Porque plata tiene y no necesita impuestos adicionales. Mientras el recaudo total de impuestos a julio de 2012 era de $57 billones, a julio de este año la suma es de $67 billones, y a este paso se llegará a fin de año a los $99 billones, superando la meta. Los $2,8 billones del agro están ahí. No los busque más.

No solo Mauricio Cárdenas quiere prolongar el 4x1.000, sino que se rumora la creación de otro “4x1.000” aplicable a las “grandes” operaciones de retiro por $10 millones, $20 millones y $30 millones, como decía un parlamentario. Esos montos de “grandes” no tienen nada. Cárdenas no se ha pronunciado. Ni tampoco ha comentado una iniciativa ya radicada por un grupo de parlamentarios, a pesar de que por Constitución no lo pueden hacer, lo que eliminaría la deducibilidad de las regalías como base del impuesto de renta. ¿A qué intereses obedece esta propuesta?

No entiende el Ministro de Hacienda que cuando se abre la compuerta tributaria no se sabe la cantidad de micos, víboras y lagartos que se cuelan por ahí. Es suicida. No son solamente los favores que habrá que pagar a los congresistas en vísperas de elecciones, que se comerán gran parte del recaudo adicional, sino también el petardo que es para un Presidente que se quiere reelegir, subir impuestos tres meses antes de las elecciones.

El Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, se comprometió en agosto a bajar las tarifas de retención en la fuente por impuesto de renta, pari passu, la disminución en la tarifa de 33% a 25%. Estamos en octubre y no se ha hecho.

El proyecto de decreto tiene otro petardo que acaba con la minería de oro formal. Una retención en la fuente que se les creó a las comercializadoras internacionales (CI) de metales en abril, inexplicablemente sube de 1% a 1,5%. Con ello, las CI de metales preciosos desaparecen, pues sus márgenes de comercialización son de 1%. Todo su capital de trabajo quedará secuestrado por la Dian y tendrán que endeudarse para cubrir toda la retención exigida. Adiós empleo formal para todos aquellos pequeños mineros formales de oro en Santander, Tolima, Nariño, Antioquia y Chocó. No arrancaron las grandes mineras porque no les dieron licencias ambientales y se fueron, y ahora desaparece el modelo tradicional.

Anuncia el Presidente que para construir las carreteras que necesita Colombia hay que vender Isagen. Muy bien, hay consenso en el país. Pero al presidente Santos se le ocurre nombrar como Ministro de Minas precisamente a Amylkar Acosta que, por ideología, no cree en el capital privado. Dice Amylkar en su página de internet: “Huelga decir que al perderse el control de Isagen por parte del Estado, la base de generación del país quedaría... en manos de los particulares … Asumiremos, entonces, el riesgo de quedar a merced de la iniciativa privada...que no siempre coincide con el interés público…como lo establece la Constitución ...es el Estado … el único responsable de garantizar la prestación del servicio de energía”.

Un Presidente, a tres meses de elecciones, sube impuestos y deja de cumplir la promesa de campaña de eliminar el 4x1.000. Nombra a un petardo en el Ministerio de Minas e incumple la promesa de construir las carreteras que necesita el país para enfrentar los TLC. Ahuyenta a la gran minería, ante la incapacidad de otorgar licencias ambientales. Y acaba con la minería tradicional a punta de secuestrarles el capital de trabajo. Como diría nuestro nunca bien ponderado Timochenko, “así no es Santos, así no es”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?