Opinión

  • | 2014/07/10 06:00

    Sobre la Tercera Vía

    El evento en Cartagena no tenía ningún contenido de tercera vía; más bien era parte del manejo del Dr. Santos para mostrar el respaldo mundial a sus conversaciones de paz.

COMPARTIR

No puede uno menos que quitarse el sombrero ante la habilidad de nuestro Presidente para manejar la imagen y usar los medios masivos de comunicación.

Basta recordar la forma en que hizo una carrera política sin tener nunca actividad política o dirigencia alguna en cualquier campo; con solo relaciones con los medios y sin ninguna propuesta o posición ideológica conocida respecto a tema alguno, su estrategia de hacer repetir los rumores de que era candidato a uno u otro ministerio, a la gerencia de la Federación de Cafeteros, a la Embajada en los Estados Unidos o a cualquier cargo de primera línea, logró convertir en realidad sus aspiraciones; sin ascendencia o liderazgo sobre los políticos, sin carrera profesional destacada, sin haber participado nunca en una elección, resultó desarrollando la trayectoria más exitosa de los hombres públicos en los tiempos recientes.

Otra muestra de estas habilidades asombrosas fue la reciente reunión de la Tercera Vía en Cartagena.
La noción de la tercera vía –así, sin mayúscula– nace de Anthony Giddens, un académico puro que simplemente constató que la dialéctica histórica llevaría a que ni el neoliberalismo extremo ni la social democracia radical se impondrían en el futuro, y que lo previsible sería un sistema ecléctico en que ni el absolutismo del mercado ni la intervención permanente del Estado prevalecerían. No tenía ningún contenido, ni siquiera se podía considerar como una propuesta, sino como una predicción, pero sí cumplió una función política.

Tony Blair, el entonces candidato del Partido Laborista inglés que estaba de capa caída, lo tomó como su asesor e ‘ideólogo’, y en la idea de ponerle las mayúsculas y proponerlo como una nueva ideología política encontró el camino para buscar los votos de la derecha que revivieron su posibilidad de acceder al poder. Así lo que como un elemento de análisis político podría ser casi una obviedad quedó presentado como una genialidad en política.

El mismo proceso se repitió en el caso del socialismo alemán con Shroeder y sobre todo en Francia donde Jospin explotó el eslogan de ‘tanto mercado como sea posible, tanto Estado como sea necesario’ sin mencionar nunca la idea o la noción de ‘tercera vía’.

Quien acogió esa terminología como eslogan para hacer imagen de político fue justamente Juan Manuel Santos, quien pidió permiso a Blair para publicar un folleto en el que comentaría un ensayo del ya Primer Ministro Inglés.

No teniendo contenido ninguno, nunca más apareció mención alguna de esa ‘Tercera Vía’ hasta este encuentro en Cartagena.

En el fondo tal evento no tenía ningún contenido de tercera vía (¿cómo podría si ésta no lo tiene?) sino es parte del manejo del Dr. Santos para mostrar el respaldo mundial a sus conversaciones de paz. Fue una reunión algo heterogénea de personajes públicos mundiales para que repitieran, como lo han hecho todos los órganos y foros internacionales a donde se presenta nuestro primer mandatario, que están de acuerdo con la búsqueda del fin del conflicto armado.

La presencia de Blair se explica por ser la única posibilidad de reivindicar su paternidad o franquicia sobre ese nombre. Desconcierta un poco la participación del Presidente Lagos, quien ha sido un socialdemócrata o incluso un socialista consistente, pero se asume que la invitación no fue a promover esa supuesta corriente sino a respaldar la lucha por la paz. En el caso de Clinton, sería interesante saber qué remuneración directa o indirecta recibió pues ha sido ampliamente divulgado que asiste a todo evento, conferencia, o foro como el personaje público mejor pagado (se dice que su presencia cuesta normalmente US$200.000). Para González y Cardozo probablemente forma parte de su actividad permanente como exmandatarios-conferencistas que gustan de divulgar sus ideas y ser reconocidos como líderes que marcaron sus países con propuestas importantes.

En resumen el Dr. Santos logró la asistencia de personajes públicos y convirtió en noticia nacional (en ningún medio del planeta se recogió la existencia del encuentro) una especie de evento alrededor de algo que no existe.

Lo heterogéneo de los protagonistas de la reunión confirma el por qué esa ‘tercera vía’ se ve como la de los neoliberales vergonzantes, o, según la otra versión, como el paso adelante de los socialdemócratas; en otras palabras, es un ‘modelo’ tan poco identificable que bajo esa denominación pueden por igual cobijarse las derechas que las izquierdas.

Lo que sí lo caracteriza es el pragmatismo en el sentido de su lejanía de posiciones u orientaciones ideológicas, ya que únicamente tiene existencia aparente en función de resultados políticos de imagen y/o electorales. En ese contexto sorprende que no haya sido partícipe el Expresidente César Gaviria quien, sin reivindicarse como tal, es sin duda el mejor exponente de esas características. ¿Será esa ausencia síntoma del tratamiento que Santos dará a quienes lo apoyaron?.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?