Dinero.com Revista Dinero

Eduardo Lora.

| 8/24/2013 6:00:00 PM

El reto exportador

Colombia no ha logrado penetrar en los mercados mundiales de productos sofisticados. Para eso es necesario tomar en serio la innovación.

por Eduardo Lora

Desde 2005 las exportaciones colombianas se han triplicado, superando actualmente los US$60.000 millones anuales. Gracias a los ingresos de exportación y a la inversión extranjera en los sectores exportadores, las reservas internacionales son ya más de US$41.000 millones, suficientes para que la economía esté bastante bien protegida de las perturbaciones externas.

Sin embargo, exportar productos más sofisticados y ganar participación en los mercados mundiales más dinámicos es todavía uno de los retos más importantes que tiene el país, pues de ello dependerá en gran parte si logra acelerar su ritmo de crecimiento.

La sofisticación exportadora es la capacidad de vender en los mercados externos el mismo tipo de bienes que exportan los países más ricos. Eso implica desarrollar capacidades productivas complejas, que son la base para elevar la productividad y los niveles de ingreso. De ahí que los países que exportan bienes relativamente sofisticados para su propio nivel de desarrollo, como China, crecen más rápido que los que sencillamente exportan más de los mismos productos tradicionales de siempre, como la mayoría de los países suramericanos.

Juzgado con el estándar de la sofisticación exportadora, el sector exportador colombiano ocupa una posición bastante modesta en el ranking mundial: 54 entre 100, según los datos para 2010, último año en que las estadísticas completas del comercio mundial permiten hacer este cálculo.

El dinamismo exportador de los últimos años se ha debido en su mayor parte a productos poco sofisticados, como petróleo, carbón, ferroníquel, oro, esmeraldas y flores. El único grupo de exportaciones relativamente sofisticadas que ha tenido un buen crecimiento es el de productos químicos.

Sin embargo, ni siquiera en productos químicos Colombia ha logrado mejorar su penetración en los mercados mundiales. Y en otros productos más o menos sofisticados ha echado de para atrás: en productos de papel perdió participación al ritmo del 1% por año entre 2005 y 2010. En maquinaria y equipos, vehículos y sus partes, y otras industrias complejas perdió 8% por año.

El ingrediente esencial de la sofisticación exportadora es la innovación. No es suficiente con saber hacer algo bien, es necesario descubrir continuamente nuevas formas de hacerlo y en ese proceso descubrir nuevas cosas que pueden hacerse bien.

Si algún daño hacen las bonanzas exportadoras de productos básicos es que matan la creatividad. Esto se sabe muy bien en Colombia, donde por esa razón el gobierno del presidente Santos impulsó la propuesta de que 10% de las regalías del petróleo y los minerales se dedicara a financiar gastos de innovación.

Desafortunadamente, la política pudo más que las buenas intenciones y el Congreso decidió que esos fondos fueran distribuidos milimétricamente entre las regiones. Pero en el juego político siempre es posible mover las fichas nuevamente. Se sabe que pocos departamentos tienen la capacidad para gastarse ese dinero en verdaderas actividades de investigación y desarrollo. Planeación Nacional y Colciencias son responsables, junto con los gobernadores de los departamentos, de aprobar el uso de esos recursos con criterios técnicos.

El sector exportador debería utilizar su músculo gremial y su influencia para vigilar el buen uso de esos recursos. Aún más: debería ser proactivo y preparar propuestas de investigación y desarrollo orientadas a resolver los problemas técnicos de diseño, producción y control de calidad que pueden estar limitando la penetración en los mercados mundiales de productos sofisticados en los que ya ha demostrado tener ciertas posibilidades. Esas propuestas de investigación y desarrollo podrían conseguir el apoyo de los gobernadores o alcaldes donde se hagan los estudios o donde tengan lugar algunas de las actividades de producción de las exportaciones o sus insumos.

Esta estrategia de innovación exportadora, que estaría financiada por recursos públicos, podría generarle grandes beneficios al sector exportador y contribuiría a acelerar el crecimiento económico.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×