Opinión

  • | 2013/11/17 17:23

    El Nouveau Rich Venezolano

    Entre todos esos venezolanos que están entrando hay un tipo particularmente peligroso y es el traqueto venezolano acompañado de su círculo de “amigos”.

COMPARTIR

El difunto presidente Chávez le tenía verdadero pavor, puesto que siempre comentaba: “Cuando les toque gobernar eviten a toda costa la explosión social “por hambre”, porque en ese caso nadie será capaz de contener la enorme marejada de pobres que vienen a sacarlos del poder, nadie, ni siquiera los aguerridos camaradas cubanos”.

El 8 de diciembre próximo (8D) son las elecciones municipales en Venezuela. Se espera una barrida de los candidatos de la MUD –oposición organizada– pero con el enorme temor de que el PSUV –partido de gobierno– les roben las elecciones, como ocurrió en la pasada elección de Maduro. Ese día se espera que estalle la batalla campal 8D. La revolución del hambre.

El gobierno venezolano ya la ve venir. Es una guerra del gobierno contra su pueblo, como la de Siria. Las víctimas son el pueblo. Los verdugos son las fuerzas armadas con armas de toda laya para disparar a sus compatriotas.

Las políticas de Nicolás Maduro están matando de hambre al pueblo venezolano. No hay dólares para traer comida porque todos los fondos se han ido en pagarles la comisión a Derwick y sus bolichicos y otros de la misma calaña. Muchos ‘bolichicos’ –contratistas del gobierno con acceso a las divisas de Cadivi– como los chicos Derwick, hicieron una fortuna robándoles al Estado venezolano los dólares que supuestamente ellos manejarían para arreglar el sistema eléctrico.

Hay otros “enchufados” que viven de los favores que les otorga el régimen, especialmente a través de Cadivi, donde consiguen dólares para pagar importaciones ficticias del Ecuador y de paso participan a los funcionarios. Esto es lo que se llama compañía de maletín. Manzur Ramadan Dagga Mujamad (conocido como Falles Ramadan) y su hermano Fauci Mahmoud Daggak Mujamad son supuestamente unos enchufados que, después de ordeñar Cadivi, decidieron abrir cinco tiendas de electrodomésticos gigantescas en cinco lugares en Venezuela, incluyendo dos en Caracas, una en Valencia y dos más, todo esto con la anuencia del gobierno.

Los Mujamad están expandiéndose hacia Panamá. No se sabe si hubo un rompimiento con los oficiales corruptos de Cadivi o fue una acción concertada. Lo cierto es que Daka en Valencia no renovaba inventario hacia 6 meses y andaba en plan de liquidación. Le dieron una oportunidad a Maduro de lucirse, repartiendo hornos microondas, pero no resultó. Daka dio de baja el inventario, que al parecer le sale más favorable que vender el negocio en Venezuela.

Profesionales y profesoras cubanos, médicos y enfermeras cubanas, entrenadores de la antigua Europa Oriental hacen cola en la Embajada americana y, si no resulta, se quedan en Colombia. Campesinos, comerciantes o empleados. Muy buenos elementos.

Pero no todo son noticias buenas. Entre todos esos venezolanos que están entrando hay un tipo particularmente peligroso y es el traqueto venezolano acompañado de su círculo de “amigos”. Están invirtiendo fuertemente en finca raíz, construcción y ampliación de centros comerciales en Colombia y Estados Unidos, si es que todavía tienen visa allá. La liquidez se la da su asociación con las Farc.

Son cercanos a amigos de personas claramente declaradas “apátridas” por el Procurador, pero debo aclarar que yo no comparto ese concepto. La mafia venezolana se extenderá en este país, como ya está ocurriendo en otros países: todos los carteles se juntan. Andan los Rastrojos haciendo operaciones conjuntas con la Farc, nuestros guerri-narcos se pasean por Venezuela, se hacen cirugía estética en Brasil y se van a vivir a Argentina. Tienen tratos con los carteles mexicanos. Y con el Triángulo Amazónico donde se unen las fronteras de Argentina, Paraguay y Uruguay. Es una conspiración con hilos en muchas partes.

Pero así como muchos hablan del “posconflicto”, este hay que entenderlo en el sentido amplio. También están acá toda clase de venezolanos que vienen a Colombia en búsqueda de un mejor vivir. ¿Cómo los vamos a acoger? ¿Cómo vamos a manejar a esos traquetos?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?