Dinero.com Revista Dinero

Sin pelos en la lengua

| 7/13/2013 8:04:00 AM

Diálogos, paros y bala

Desde Cuba, los terroristas de las Farc celebran el paro en el Catatumbo, sacan pancartas y reivindican la protesta. Nuevamente están combinando todas las formas de lucha: diálogos en La Habana, paros en las zonas cocaleras y bala en el monte.

por Fanny Kertzman

El paro en el Catatumbo no está infiltrado por las Farc. No. Está organizado directamente por las Farc. Empezando por el líder de la movilización, César Jerez, hasta cuyo nombre parece un alias. Egresado de la Universidad de Azerbaiyán, graduado en geología, tiene, entre otros sombreros, la dirección de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc) ¿Quién lo financia?

Para que no queden dudas, tal como lo revela la revista Semana, Jerez es miembro de la organización internacional de las Farc: “En un correo del computador de Alfonso Cano, del 31 de marzo de 2011, firmado por Jaime (otro alias de Timochenko, según las autoridades), se informa sobre un encuentro por la paz planeado para mediados de 2011 en Barrancabermeja: “En principios del mes de abril debe estar concretada la convocatoria e iniciarse giras internacionales hacia Europa se propone a César Jerez”, dice Semana en su edición de julio 7.

Anzorc busca la declaración de Zonas de Reserva Campesina en lugares donde, casualmente, hay cultivos ilícitos o minería ilegal. Ellos son: Arauca, Putumayo, Tolima, San José de Apartadó y Guamocó en El Bagre. No será casualidad que los nuevos paros que se avecinan sean en estas zonas, incluyendo a Bogotá, donde hay una gran base de organizaciones “sociales” que fueron movilizadas por Piedad Córdoba en la marcha del 9 de abril. No es casualidad tampoco que en esta marcha haya habido gran cantidad de campesinos de los Santanderes traídos en buses, financiados por el dinero de los narcocultivos.

Ya se ha advertido que las próximas manifestaciones en Bogotá serán disfrazadas como el movimiento de los “Indignados”. Ojo. Desde Cuba, los terroristas de las Farc celebran el paro en el Catatumbo, sacan pancartas y reivindican la protesta. Nuevamente están combinando todas las formas de lucha: diálogos en La Habana, paros en las zonas cocaleras y bala en el monte. Finalmente ¿qué buscan con los diálogos, fuera de protagonismo? Que los dejen en paz para continuar con sus negocios: el narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión, el secuestro, aunque lo nieguen. Para ello son indispensables las Zonas de Reserva Campesina, unas repúblicas autónomas dentro del Estado, donde no entra la fuerza pública ni el gran capital, que trae consigo mayor presencia de las fuerzas del orden y mayor desarrollo.

El periódico El Tiempo en su edición de julio 8 destaca ingenuamente “avances” en las negociaciones porque “el cambio de tono de las Farc dinamiza [el] diálogo”, señalando que alias Andrés París ha declarado que “este punto [la Constituyente] y cualquier otro no se tiene que convertir en un inamovible que ahora impida la marcha del proceso”. En efecto, nada está acordado hasta que todo esté acordado. Es necesario avanzar en la negociación y darle confianza al Gobierno para que no se pare de la mesa.

Yo pensaba que las Farc buscaban el diálogo como un medio de figurar, de ganar tiempo, que el diálogo era el medio, no el fin. Ahora me doy cuenta de que lo que buscan es que los dejen desarrollar sus negocios en paz. Que haya Zonas de Reserva Campesina donde puedan seguir cultivando coca y explotando el oro en forma ilegal. No entregan las armas, porque ¿cómo defenderían su negocio? Dejan para el final los temas difíciles para que el Gobierno, desesperado, no se pare de la mesa. Igual que en el Congreso, los artículos difíciles de un proyecto de ley se dejan para el final.

Esperemos que en el fragor de una campaña electoral, en busca de la reelección, no se hagan pactos con Piedad, que ha demostrado que mueve electores o, por lo menos, marchas urbanas y rurales. Y que esos inamovibles no se resuelvan a pupitrazo para ganar la bandera de “la paz” a costa de la institucionalidad del país y del sentir de todos los colombianos. Porque ahí si estaríamos llevados.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×