Opinión

  • | 2016/02/18 00:00

    Pinocho

    Juan Manuel tiene la peculiaridad de tachar de imbécil a aquel que no cambia de opinión cuando las circunstancias lo hacen. Santos no es imbécil. El cambia de opinión todos los días.

COMPARTIR

El primer Director de la Unidad de Análisis Financiero (UIAF) fue Rodolfo Uribe, un genio en estadísticas. Recuerdo que en 1999 me mostró en un mapa el lavado de activos que hacen las Farc a través de humildes tiendas en su área de influencia. Estas tiendas facturan más de $3.000 millones al año.

Cuando sus altezas habaneras dicen que no tienen recursos para reparar a las víctimas, Juan Manuel Santos acata y anuncia una reforma tributaria. No se le ocurre judicializar dichas lavanderías y menos aún aprovechar la información de la UIAF para ubicar los activos de estos individuos. 

Juan Manuel tiene la peculiaridad de tachar de imbécil a aquel que no cambia de opinión cuando las circunstancias lo hacen.

Santos no es imbécil. El cambia de opinión todos los días. Ejemplos:

En octubre de 2010 Santos denunció la sociedad de Farc y narcotraficantes, basado en el computador de alias Raúl Reyes, que narra cómo el Loco Barrera le entrega armas a las Farc a cambio de cocaína.

Sin embargo, el pasado 29 de enero, Santos declara que las Farc no son narcotraficantes sino que se lucran del narcotráfico, cobrando “impuestos”, haciendo un ofensivo paralelo con la Dian.

En lugar de pedir a las Farc la entrega de rutas y suministros, afirma que ellos ayudarán en la lucha contra el narcotráfico, y que eso es un cambio histórico, como todo lo de él.

Obsecuente con la guerrilla, Santos pide al Presidente Obama que suelte a Ricardo Palmera, alias Simón Trinidad, y que saque a las Farc del grupo de terroristas internacionales.

El primer narcopresidente fue Ernesto Samper. Santos le sigue muy de cerca, al considerar, por ejemplo, que el narcotráfico es delito conexo con la subversión.

Es cómplice de la guerrilla al dejar de fumigar con glifosato; prohibiendo los bombardeos a las Farc; entrando en un “cese de fuego” tácito, al instruir a los soldados que no ataquen a las Farc. De manera que, antes de disparar, los soldados deben pedirle al enemigo su santo y seña para distinguir entre farcos y elenos.

El resultado es que Colombia supera a Perú en áreas de siembra de coca, y volvemos al primer lugar, con un aumento de cultivos de 44% en dos años, mientras Perú los reduce en 14%.

El ELN crece, ocupando territorios que se habían recuperado a las Farc. La capacidad de organización del paro armado revela que el ELN es ahora el brazo armado de los farcos. Logran que el mismo afecte a diez departamentos, cuando hace diez años el ELN solo tenía a bordo 1.200 gatos.

Estos terroristas exigen que, para iniciar diálogos, el Gobierno debe entregarles los restos de Camilo Torres, un terrorista, no un mártir. Santos corre a desenterrar y entregar restos. Escena tan macabra como la de Chávez exhumando a Bolívar.

En el Carmen de Chucurí el Gobierno quiso poner un busto a Camilo Torres; la población manifestó su ira, que finalmente impidió la entrada a los secuaces de Iván Cepeda, el más reciente mejor amigo.

El alcalde de San Vicente del Caguán, Humberto Sánchez Cedeño, se queja de que las Farc tienen boleteada a toda la población.

Se filtra un documento de Naciones Unidas, donde se señala que los sitios de concentración para las Farc serán 125, no seis o siete, como lo afirmó Juan Manuel.

La Onic pide al Gobierno que no haya concentración de guerrilleros en sus territorios. Los cocaleros de Nariño sacan corriendo a los policías que cuidan a los erradicadores.

No es casualidad entonces que el Diario Oficial, perdón El Tiempo, no publique los resultados de su propia encuesta, donde la imagen positiva de Juan Manuel es apenas 21%.

Como toda la prensa está enmermelada, con excepción de RCN, recomiendo leer las noticias en Twitter, oír a Vicky Dávila y ver a Claudia Gurisati. ¿Para qué más? .

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?