Opinión

  • | 2015/06/10 19:00

    Mucho papel y nada concreto

    ¿Qué tienen en común el 'cheque virtual' de Santos a Petro por el Metro, la reforma de 'Equilibrio de Poderes' y los planes de las vías de 4G?

COMPARTIR

Imposible no sorprenderse hasta dónde se puede llegar en el intento de vender un mundo de papel completamente ajeno a la realidad. Ningún ejemplo más expresivo que el de la pantomima del ‘cheque virtual’ de Santos a Petro, en la medida en que se pretende engañar a la ciudadanía montando un acto absolutamente inocuo pero útil para sus respectivos malos momentos políticos.

La promesa anterior del Presidente era una ‘metida de pata’, puesto que lo ofrecido ($6 billones) era menos de 70% del costo que obliga la Ley como participación de la Nación (presupuestado en $15 billones). Cierto o no, cumplible o no, era un compromiso contrario a la legalidad, y con esta escena o papel de teatro eventualmente se busca subsanarlo.

Pero lo real es que se trata solo de la entrega de un papel y solo de Santos a Petro y no a nombre de la Nación al Distrito. No compromete a la Nación y ni siquiera al Gobierno, puesto que se condicionó a que solo pasará a aprobación del Conpes después de que el Distrito cumpla unos requisitos, y de todas maneras no lo recibiría la Alcaldía sino otra entidad.

Las condiciones parecen de un mínimo deseable, pero conllevan una máxima imposibilidad de que aún con esa suma se cumplieran: el proyecto tiene que ser ‘llave en mano’ y no admitir fragmentaciones por etapas o por ‘pedacitos’ para que no dure la eternidad ni se produzcan ‘ajustes intermedios’; se debe adjudicar a un ente en el cual el poder lo tenga una junta directiva ajena a la Alcaldía; al proyecto se le aumenta la integralidad con los trenes de cercanías, sin lo cual quedaría como un puente que solo toca un lado.

Es un cheque de ‘fondos insuficientes’ y no solo porque no se sabe de dónde saldrán; el presupuesto existente es de hace un año, lo cual no se compensa con que se le reduzca un trecho; tampoco se menciona el aumento de costos que por el componente del mayor valor del dólar se producirá hasta el momento de la adjudicación.

Pero omiten recordar que igual o más insuficientes pueden llegar a ser los del Distrito, y no solo por el desfase en cantidad ya existente por las razones anteriores. No convence el cuento del uso de las reservas de la ETB y de la EEB que las suponen tener para sus propias necesidades y proyecciones, y afectaría a esas empresas en una forma u otra; tampoco lo de otra sobretasa a la gasolina; esto, además de las críticas y cuestionamientos en el Plan de Desarrollo.

También se cruza lo que se busca mostrar en el papel y las expectativas de la ciudadanía en la reforma de ‘Equilibrio de Poderes’.

Quienes intervinieron deben y tienen que haber pensado en un proyecto de Reforma Constitucional con un horizonte más amplio que los intereses propios...pero en los debates fue mucho lo personal que de ellos se cruzó.

Todos los hoy enjuiciados –parlamentarios y magistrados– y los que eventualmente puedan llegar a esa condición –desde presidentes y expresidentes, hasta las cabezas de los órganos de control– gustarían y han tratado de que lo que salga de este Acto Reformatorio les garantizara su tranquilidad y definiera su seguridad en los casos ya existentes o posibles de llegar a la Justicia.

Pero, en lo contenido en esa Reforma –que se presentó como ‘a la Justicia’– no hay un solo punto que represente un efecto inmediato para quienes acuden a ella; lo único que trata ese ‘papel’ es de las relaciones entre los diferentes órganos de poder –y no necesariamente entre las clásicas de legislativo, ejecutivo y judicial, sino incluyendo los nuevos centros en que se han convertido los órganos de control, hoy tan personalizados y activos más allá del campo que les corresponde–.

Cambios de papel en los papeles que representarán quienes detenten el poder, pero sin cambiar nada en las funciones, aplicación u orientación como administradores de justicia. Consensuada y pertinente es la eliminación de la reelección presidencial, tan casuística y personal como la reforma que la creó; pero reconociendo los traumatismos que aquella causó, sirvió de pretexto, propició y permitió una puja para rebarajar las relaciones, más para asegurar niveles de inmunidad que para resolver problemas de la ciudadanía.

Curiosamente –y enfatizando la necesidad de respaldar la firma del acuerdo con las Farc–, la anterior carátula de Semana acertó en mostrar una paloma de papel perforada por unos tiros, no tanto por señalar los peligros que corre el proceso, como porque muestra que eso es lo único que es, una paz de papel, necesaria, pero solo para arrancar a darle un contenido que no nace del mismo.

También mucho papel y nada concreto son las carreteras del 4G: retrasadas en la programación de su adjudicación en más de un año, hoy apenas comienza el plazo de un año para un ‘cierre financiero’ en el cual se contaba como apalancamiento con la financiación del Estado gracias a la venta de Isagen, operación hoy completamente ‘embolatada’.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?