Opinión

  • | 2015/11/11 19:00

    Durmiendo con el enemigo

    “Mami por aquí es tranquilo, no se preocupe, sí nos han dicho que por aquí hay guerrilla, pero nos dicen que no podemos defendernos hasta que no nos ataquen, porque hay cese al fuego”. Antonio Rodríguez Clayder, soldado secuestrado por el ELN, 26 de octubre. Sigue secuestrado.

COMPARTIR

Esta última afirmación es una sorpresa. Los colombianos no éramos conscientes de que los soldados no pueden iniciar enfrentamientos, así sea con el ELN, porque hay cese del fuego con las Farc y se pueden confundir. Los soldados tienen que identificar el blanco primero para poder disparar. 

Para rematar, el Presidente prohibió los bombardeos a campamentos de las Farc, lo que le quita a la Fuerza Pública el arma más efectiva que tenía contra la insurgencia.

Al tiempo que los negociadores del Gobierno ceden y dan concesiones a las Farc, no se ha visto un solo pronunciamiento en que estas cedan en la negociación. El resultado es que las “líneas rojas” que mencionaba Santos hace tiempo se sobrepasaron.

Entrega de armas antes de la firma del acuerdo. La guerrilla ha manifestado que no va a “entregar” las armas, las va a “dejar” dos meses después de la firma del acuerdo. Habrá guerrilla armada y paz firmada.

Ratificación ciudadana: el Presidente prometió ratificación ciudadana. Las Farc quieren su Constituyente amañada para matar a la extradición. No aceptan otra vía.

En Palacio están haciendo toda clase de maromas jurídicas para poder hacer un plebiscito sin umbral. O sea que, independientemente del total de votos, la opción más votada gana. Esto porque Santos sabe que perdería la opción paz en una votación con las reglas actuales. Pero las Farc ya han rechazado esa opción e insistirán en la Constituyente hecha a su medida, como explicó Luis Fernando Velasco: [La Constitución] no sería como la que nosotros conocemos... que se elige libremente a través del voto ciudadano, sino… una constituyente corporativa, que se elige con un sector de las reservas campesinas, de los afros, de los estudiantes, de los indígenas, de las amas de casa, de los estudiantes y así”.

El Gobierno mete un mico en el Congreso, a espaldas del país, donde se les dan curules a las Farc automáticamente. El Congreso tumba el mico, pero el Gobierno advierte que lo volverá a presentar.

No hay prisión para las Farc. Se irán a granjas agrícolas, o sea a sus fincas y haciendas.

El narcotráfico (y el secuestro) son delitos conexos de la rebelión, por lo tanto indultables.

De manera oculta, el Gobierno suspende el programa de desmovilización de guerrilleros a instancias de las Farc, desde hace más de un mes. Por su parte, las Farc han rechazado o incumplido.

Se fija un plazo de seis meses para llegar a un acuerdo en el apretón de manos de Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño Echeverri, pero las Farc han anunciado que la hora cero no ha empezado a correr.

A pesar de que Santos ofrece plebiscito, la guerrilla no acepta. El Gobierno, sordo, sigue tramitándolo en el Congreso.

La gran sorpresa después del show de las manos y guayaberas es que el acuerdo que menciona el Gobierno no tiene 10 puntos sino 75, que hasta el día de hoy siguen siendo “secretos”. Los puntos revelados por el Gobierno son inmediatamente desmentidos por la guerrilla.

Insisten en promover “procesos organizativos sociales” que provean... servicios de salud, trabajo, vivienda y seguridad social a “todos y cada uno” de los integrantes de la guerrilla”. Esto significa que será el Estado, con el dinero de los contribuyentes, el que sostendrá per secula seculorum a estos personajes.

No van a reparar a las víctimas. Según ellos, no tienen recursos. ¿Serán los contribuyentes quienes acaben pagando la casa en Anapoima de Rodrigo Londoño Echeverri?

Así las cosas, viendo cómo Gobierno y negociadores se debilitan y pierden toda su credibilidad, me uno a los deseos de Claudia López: “Que se vayan o no, pero que dejen de joder”.

Finalmente, parafraseando a la columnista del WSJ, Mary Anastasia O’Grady, “estos acuerdos parecen negociados por los emisarios de Obama en Irán”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?